COOKIES:  Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. ·  Más información » ACEPTAR
Publicidad
Motor 2000
Recibir Newsletters  Síguenos en YouTube.com  RSS
Sábado, 16 diciembre - 2017 (22:39 h.)
Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter
Desde mi Atalaya -con mayúscula-
El gran atasco, de la ficción a la realidad
1 ComentariosEnviar28-11-2017  |  Juan José Alonso Prieto
Finalizada la rica y creativa etapa neorrealista en blanco y negro del cine italiano, coincidiendo con el desarrollismo posmoderno traducido en la venta de automóviles como signo de independencia personal, ya en el lejano año 1979 se producía aquella gran película titulada “El gran atasco”, dirigida por Luigi Comencini y basada en la obra “Autopista del Sur” del escritor italiano Julio Cortázar.

Podría interpretarse como un estudio sociológico de la interrelación personal en clave satírica, pero sobre todo como un avance, mitad onírico, mitad real, de que el fin del mundo podría llegar como consecuencia del gran atasco global que colapsaría la movilidad de los grandes centros estratégicos y el consiguiente apagón de las redes que ahora mismo rigen la actividad humana en todo el planeta.

El último avance de esa supuesta fantasía lo han vivido en plena y dolorosa realidad los habitantes de Tamaraceite, barrio del extrarradio urbano de la capital grancanaria con una población de cincuenta mil habitantes, que este pasado fin de semana, especialmente el viernes 24 de noviembre, tardaron más de una hora en llegar a sus domicilios ante el brutal impacto que ha supuesto para el tráfico la apertura del Centro Comercial Alisios.

Era algo que, con el natural temor, se venía anunciando desde hace muchos meses, desde que se puso en marcha la obra del gigantesco centro comercial. Sin embargo, ni técnicos en la materia, ni gobernantes a nivel municipal, provincial o regional, han movido un dedo para prevenir y poner en marcha las soluciones necesarias.

Solo cuando faltaba una semana para que se produjera el “gran atasco” de Tamaraceite, es cuando los responsables políticos de las distintas áreas en Ayuntamiento, Cabildo y Gobierno se reunieron para “estudiar posibles soluciones”.

Si no se tratara de un auténtico drama para miles y miles de personas, sería para echarse a reír por el “tremendo esfuerzo” de estos padres de la patria para aliviar el sufrimiento de unos conciudadanos que, sin embargo, son considerados súbditos de tercera.

Sin embargo, lo anterior no es un hecho aislado o extraordinario. Es una pesadilla ciudadana que se suma a las brutales retenciones de tráfico que son un tormento para los automovilistas y usuarios de los transportes públicos en las autopistas GC-1 y GC-2, en el acceso al Campus Universitario, en el Túnel Julio Luengo y anexo cruce Torre de Las Palmas, la histórica trampa para salir -escapar- de la Urbanización El Sebadal. Sin contar los ocasionales problemas que se generan cuando hay acontecimientos deportivos en el Estadio de Gran Canaria y Gran Canaria Arena, lamentablemente construidos en el área de los grandes centros comerciales.

El tramo vital para la seguridad, Agaete-El Risco, se ha visto afectado por el recorte de ocho a cuatro años del Plan de Carreteras con el Estado, dada la ineficacia negociante de nuestros gobernantes, que históricamente cometen el gran error de aliarse con la oposición, en lugar de unir sus fuerzas al partido gobernante.

Para un análisis más amplio hay que dejar el “mamotreto” de la Metro-Guagua, que puede ser mortal no solo para el tráfico, sino para el tejido comercial de la ciudad, y que ya ha generado una oposición unánime entre la población.

Estos sufrimientos no son distintos a los que padecen los habitantes de Tenerife, isla en la que el listado de “calvarios” es interminable: Autopista TF-1 entre los cruces de Guaza y Los Cristianos, acceso a Santa María del Mar-Las Chumberas; y en sentido contrario el largo tramo-trampa comprendido entre San Isidro-Torviscas-Las Torres; así como la entrada y salida al Puerto de Los Cristianos; TF-5 en el nudo gordiano de la rotonda de Padre Anchieta, que se traduce en retenciones desesperantes para los usuarios de todo el norte de la isla; Autovía de San Andrés; tramo La Cuesta-Taco y varios etcéteras cuya solución se eterniza porque los políticos se intercambian los presupuestos como si fueran cromos de la época infantil, cuyo resultado dependen de las guerrillas entre los partidos políticos, de sus arreglos entre bastidores, de su constante navajeo personal.

Otra aventura tenebrosa es circular por las carreteras de La Palma, sobre todo en Santa Cruz capital y travesía de Los Llanos de Aridane.

A los muchos problemas de infraestructuras que padece la isla de Lanzarote, se suma ahora el empeño de la alcaldesa de Arrecife para cerrar al tráfico toda la Avenida Marítima, colapsando el centro urbano, no solo el playero, sino los hoteles, restaurantes y establecimientos de la importante zona comercial.

Fuerteventura tuvo en los años 90 su época de gloria cuando el Consejero de Obras Públicas y Transportes del Gobierno de Canarias fue Ildefonso Chacón, que tanto hizo por su isla, la que ahora sigue clamando por la ejecución de los tramos Puerto del Rosario-La Caldereta, enlace de Parque Holandés y, sobre todo el desdoblamiento del tramo Aeropuerto-cruce de Pozo Negro, que es un “punto negro” dado el alto índice de accidentes con víctimas mortales.

Y dentro de esta pesadilla, como gran excepción de la regla el hecho de que la cuarta y última fase de la circunvalación Las Palmas de Gran Canaria-Arucas, estará concluida a finales de 2018, un año antes de lo previsto, pero ¡ojo! dentro de los siete años de retraso que lleva el calendario de la obra.

Mientras, los medios generalistas, que tanto espacio dedican a las guerrillas y contubernios políticos, cuyo interés para el pueblo llano es mínimo, apenas se ocupan de estos grandes sufrimientos personales y quebrantos económicos generados por la falta de previsión y programación para hacer frente a situaciones que se ven venir con antelación. Como afirma el arquitecto y urbanista Fernando Prado: “mientras no se indague con seriedad el origen de los problema urbanos, las soluciones serán siempre un parche”.

¿Esto les suena a algo?

Para reflexionar…
Página 1 de 1   
Comentarios · 1
1 · Tenoya 06-12-2017 10:41 h.
Bueno, pues el centro Los Alisios ya tiene hasta el parto de una niña en pleno atasco. Seguro que vendrán más, tal como se pone eso cada tardecita.
Página 1 de 1   
Su comentario: Normas de Uso

Nombre:    E-mail: 
  
  • Para que un comentario sea publicado, deberá validarse con el correo eléctronico del usuario, que será verificado por el administrador.
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Motor2000.net.
  • No se permiten comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Motor2000.net se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere fuera de lugar o inadecuados, sin previo aviso.
  • El envío del comentario supone la aceptación de la Política de Privacidad.
» No pueden realizarse más Comentarios. Gracias por su visita.
Contactar   |   Recomendar Web   |   Añadir a Favoritos   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal
Ediciones Especializadas del Motor, S.L. © Copyright 2017 - Todos los derechos reservados
Cerrar
Imagen de la Entrada