COOKIES:  Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. ·  Más información » ACEPTAR
Publicidad
Motor 2000
Recibir Newsletters  Síguenos en YouTube.com  RSS
Jueves, 23 noviembre - 2017 (13:17 h.)
Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter
Range Rover Velar, armas de seducción masiva
Situado entre Evoque y Sport, el cuarto miembro de la familia Range Rover dispone de unos encantos de los que resulta imposible zafarse. Tanto estética como tecnológicamente el Velar da un importante aviso a los fabricantes del segmento premium, que creían tenerlo todo bajo control.
0 ComentariosEnviarImprimir16-10-2017  |  Aythami Alonso / Fotografía: Micael Löfgren
AMPLIAR
La historia de Range Rover arranca en 1970 cuando Land Rover decide lanzar un todo terreno de lujo enfocado a la clase alta británica, que en su tradicional cacería del zorro y demás actividades campestres se sentían fuera de lugar a bordo del tosco Defender.

Durante la fase de diseño y desarrollo, el prototipo en el que trabajaban los ingenieros de Solihull fue bautizado como Velar, una denominación en clave que casi medio siglo después ha sido rescatada para dar nombre al cuarto miembro de la familia, situado entre Evoque y Sport, con el Range Rover -a secas- en lo más alto de la pirámide.

Dinamismo visual
Velar comparte plataforma modulable con el Jaguar F-Pace, quedando acotado por una longitud de 4.803 mm, 2.145 mm de anchura (incluyendo retrovisores), altura de 1.665 mm y una distancia entre ejes de 2.874 mm, aunque la forma en que se han distribuido esas cotas resulta fundamental para la percepción visual que transmite este SUV compacto.

Lo que más llama la atención es el corto voladizo delantero, en contraste con lo alargado del posterior, a lo que se suma la gran inclinación del pilar A, todo lo cual transmite una innegable sensación de dinamismo visto de perfil, pues parece que la silueta ha sido moldeada por la velocidad y el viento.

Grupos ópticos delanteros estilizados, una calandra compacta, el capó apoyado sobre las aletas, las grandes tomas de aire del paragolpes, una línea de carácter casi horizontal que recorre la carrocería longitudinalmente,
el techo flotante rematado con un spoiler, y la zaga “cayendo hacia arriba”, conforman una obra de arte de la automoción que combina elegancia y deportividad de manera sublime

En la resolución del perfil, formado por una superficie de chapa y cristal totalmente plana, intervienen unos elementos habitualmente olvidados, como son los tiradores de las puertas, pero que Range Rover ha tenido muy en cuenta ya que han sido provistos de un mecanismo escamoteable que los esconde cuando se bloquean los seguros de las puertas, o se superan los 8 km/h. Por soluciones como ésta y la forma recogida de la zaga, entre otras, el Velar es el Range Rover más aerodinámico de la historia de la marca, con un coeficiente CdA de 0,32.

Habitáculo, un santuario de paz
Si exteriormente el nuevo SUV británico es capaz de encandilar al más escéptico, cuando nos adentramos en su habitáculo resulta inevitable que se aceleren las pulsaciones. Todo está perfectamente situado, todo encaja de forma nanométrica, los acabados son excepcionales, la combinación de colores y materiales no tiene el más mínimo resquicio, el ambiente es cálido, elegante, minimalista, premium. Y aún no hemos pulsado el botón de contacto.

En el momento de activar la corriente y dar vida al Velar se abre un nuevo universo ante nuestros ojos, en el que dos pantallas táctiles capacitivas de 10” nos miran e invitan a tocar.
Es el Touch Pro Duo, nuevo sistema de infoentretenimiento estrenado por el nuevo crossover, perfectamente mimetizado con la consola central, que estando apagado se muestra totalmente negro brillante.

El display superior acoge funciones como audio, telefonía o navegación, mientras que el inferior permite gestionar el sistema de climatización, programas de conducción (Terrain Response), asientos (calefacción y masaje) y ajustes principales del vehículo, entre otros la altura de carrocería, en caso de montar suspensión neumática, si bien algunos de estos parámetros se pueden controlar igualmente desde el volante.

Como elemento opcional se ofrece un cuadro de instrumentos virtual de 12.3” en alta definición tras el volante, cuya apariencia es configurable, de forma que el conductor puede seleccionar a la carta la información que quiere visualizar, desde un indicador doble de revoluciones y cuentakilómetros, hasta el navegador a toda pantalla, la emisora sintonizada, etc. Este ‘Interactive Driver Display’ se complementa con el ‘Head Up Display’, el ya conocido proyector de información en el parabrisas, igualmente multi-configurable.

Para finalizar con el resumen del apartado tecnológico, cabe destacar la posibilidad de conexión de hasta ocho dispositivos a la red Wi-Fi del sistema InControl, o el envío de órdenes de voz, y la llamada SOS en caso de emergencia.

Huelga profundizar en aspectos como el confort de marcha, la habitabilidad, capacidad de sujeción de los asientos, disponibilidad de soluciones portaobjetos, etc, aunque sí merece la pena destacar la capacidad del maletero, cifrada en 673 litros con las cinco plazas operativas, pudiendo extenderla hasta los 1.731 litros abatiendo totalmente la segunda fila.

V6-300 CV, 8 marchas
Para esta prueba, Pelican Motor nos ha cedido la versión intermedia de la gama Velar: SE (entre S y HSE), propulsada por el motor V6-3 litros turbo de 300 CV que se caracteriza no solo por su generosa potencia, sino por su exuberante par de 700 Nm, que le permite acelerar hasta 100 km/h desde parado en 6.5” y obtener un consumo homologado de 6,4 litros/100 km, que en condiciones normales de conducción se eleva hasta los 8,1 litros.

Aparte de su extraordinario poderío, destaca su baja rumorosidad y suavidad de reacciones, ésta principalmente proveniente de la caja automática ZF de ocho relaciones, que puede ser manejada mediante las levas del volante o de forma totalmente automática.

Tan solo está disponible con tracción total inteligente, el conocido sistema IDD (Intelligent Driveline Dynamics), encargado de optimizar continuamente el reparto de par entre ambos trenes, con el fin de optimizar el consumo de carburante, la manejabilidad y capacidad de tracción sobre suelo deslizante, para lo cual se puede contar igualmente con un diferencial trasero electrónico bloqueable.

El sistema Terrain Response, que se maneja de forma táctil desde la pantalla inferior de la consola central, permite adaptar la respuesta del Velar a las condiciones del pavimento, pudiendo escoger entre Confort, Hierba/Gravilla/Nieve, Barro/Surcos, Arena, ECO y modo Dynamic.

Como opción se puede solicitar la versión 2 de este sistema, que incluye un ajuste automático, el cual se encarga de evaluar en centésimas de segundo la configuración más adecuada a cada situación. Además integra el ATPC, el cual funciona como un control de crucero a velocidades muy bajas de entre 2 km/h y 30 km/h, lo que permite al conductor concentrarse en el volante y sortear los obstáculos que vayan apareciendo.

Suspensión neumática, una alfombra voladora
Montada de serie en todas las versiones con motorización de 6 cilindros, la suspensión neumática es uno de los elementos más destacados del Velar, pues lleva el confort de marcha y manejabilidad hasta unos estándares celestiales.

Cuando se superan los 105 km/h desciende la altura de carrocería en 10 mm, optimizando estabilidad y aerodinámica al mismo tiempo. Al cerrar el contacto, la altura baja 40 mm, lo cual facilita el acceso y apeamiento del vehículo, mientras que al seleccionar manualmente el modo de conducción ‘off-road’, el casco se eleva 46 mm, hasta alcanzar una altura libre al suelo de 251 mm (hasta 50 km/h). Entre 50 y 80 km/h la elevación de carrocería se sitúa en un punto intermedio de 18 mm, combinando estabilidad y confort sobre rutas fuera carretera.

Las cotas ‘off-road’ del Velar permiten afrontar situaciones de dificultad alta, pues dispone de 28,9º de ángulo de ataque, 29,5º de salida y 23,5º ventral, para una profundidad de vadeo cifrada en 650 mm con suspensión neumática y 600 mm con espirales. No existe la posibilidad de montar transfer central con reductora, a diferencia de su hermanastro el Discovery 5.

En estas líneas he intentado condensar todo lo que ofrece el nuevo miembro de la familia Range Rover, pero sería necesario mucho más espacio para poder pormenorizar cada apartado, pues esos 4,8m de planta encierran detalles tecnológicos reservados a fabricantes premium que se cuentan con los dedos de una mano.
Página 1 de 1   
Comentarios · 0
Página 1 de 1   
Su comentario: Normas de Uso

Nombre:    E-mail: 
  
  • Para que un comentario sea publicado, deberá validarse con el correo eléctronico del usuario, que será verificado por el administrador.
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Motor2000.net.
  • No se permiten comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Motor2000.net se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere fuera de lugar o inadecuados, sin previo aviso.
  • El envío del comentario supone la aceptación de la Política de Privacidad.
» No pueden realizarse más Comentarios. Gracias por su visita.
Contactar   |   Recomendar Web   |   Añadir a Favoritos   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal
Ediciones Especializadas del Motor, S.L. © Copyright 2017 - Todos los derechos reservados
Cerrar
Imagen de la Noticia