COOKIES:  Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. ·  Más información » ACEPTAR
Publicidad
Motor 2000
Recibir Newsletters  Síguenos en YouTube.com  RSS
Jueves, 23 noviembre - 2017 (13:11 h.)
Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter
Stelvio, el SUV según Alfa Romeo
Deportividad va indisolublemente asociada a la firma italiana, que ha hecho su primera incursión en el segmento crossover por la puerta grande. De momento, la versión Stelvio Quadrifoglio es el SUV que más rápido ha rodado en la casa de sus enemigos naturales, el Infierno Verde de Nürburgring, indicio más que evidente de sus prestaciones.
0 ComentariosEnviarImprimir13-11-2017  |  Aythami Alonso / Fotografía: Micael Löfgren
AMPLIAR
Alfa Romeo es una de las pocas marcas centenarias del mercado que, lejos de sobrevivir por su capacidad de adaptación, lo ha hecho precisamente por todo lo contrario, por preservar los principios que transmitió desde su nacimiento, que le han permitido granjearse un respeto dentro de los cánones de la deportividad asociada al buen gusto.

A partir de estos mimbres ha nacido el primer SUV Alfa, el Stelvio, nombre con el que ha sido bautizado en conmemoración del famoso puerto de montaña transalpino, el más alto de Italia, con 20 km de trazado y un total de 75 curvas, auténtica oda a la conducción deportiva a que invita el nuevo crossover.

Las proporciones del Stelvio, con una longitud de 4,68 m, una altura de 1,67 m y anchura de 2,16, transmiten poderío, dinamismo y compacidad. La vista lateral confirma esta impresión, con un perfil que sugiere un automóvil compacto, comenzando por el frontal y desarrollándose hacia atrás, rematado por la cabina que termina en un portón trasero marcadamente inclinado, coronado por un alerón enfocado a extraer las máximas prestaciones aerodinámicas.

En el frontal no podía faltar uno de los sellos de la casa: la calandra en forma de triángulo invertido con la matrícula emplazada a la izquierda, todo ello complementado por la pareja de estilizados grupos ópticos y unas generosas entradas de aire en la parte baja del paragolpes. El pequeño capó está recorrido por unas nervaduras encargadas de enfatizar la presencia de un poderoso motor bajo éste.

Ambiente tecnológico-deportivo
Aún en estático, la impresión que transmite el Stelvio es de deportividad, sensación corroborada con el simple hecho de acomodarse en el puesto de conducción, siendo recibidos por el botón de arranque ubicado en el propio volante. Una vez lo pulsamos resulta inevitable que se aceleren las pulsaciones, pues todo lo que nos rodea rezuma deportividad, con el volante achatado por debajo, las costuras rojas rematando el salpicadero y el cuadro de instrumentos coronado por una doble y evocadora visera.

Alfa Connect es como se denomina el sistema de infoentretenimiento que equipa el Stelvio, desarrollado conjuntamente con Magneti Marelli, cuya pantalla (6,5” u 8,8” según acabados) se encuentra perfectamente integrada en la zona central del tablero, y permite la conectividad bidireccional con dispositivos Apple y Android, además de recibir órdenes y ejecutarlas por medio del reconocimiento de voz.

Todas las versiones del Stelvio incorporan cambio automático de ocho relaciones, cuyo accionamiento se puede llevar a cabo mediante la ergonómica palanca situada en la consola central, o por medio de las levas situadas tras el volante, cuyo tamaño es, bajo mi opinión, algo exagerado.

Según acabados, la parte alta del salpicadero queda adornada por unas inserciones en madera o fibra de carbono. Los mandos del climatizador son del tipo analógico. Destaca el cofre central, ubicado entre los asientos delanteros, por su capacidad y buena iluminación, así como el hueco portaobjetos anexo al mando de luces, el cual se ha germanizado, pues ha pasado de la leva de intermitentes a la zona izquierda del salpicadero, bajo la tobera de climatización.

El maletero dispone una capacidad de 525 litros y cuenta con un cómodo portón trasero eléctrico, que se puede configurar directamente con el selector giratorio Alfa Rotary, a escoger entre ocho niveles de programación para un acceso adaptado a cada usuario y necesidad.

Sensaciones de turismo
Si no fuera por su elevada posición de conducción, la sensación que transmite el Alfa Stelvio es de turismo de altas prestaciones, no solo por el poderoso motor 2.0 turbo de 280 CV, sino por unas suspensiones muy firmes y una dirección hiperdirecta. De hecho su relación de 12,0:1 es la más corta del segmento.

Por otro lado, los neumáticos Good Year 285/55-19 incorporan la inscripción “SUV” en el flanco, pero su dibujo se inclina claramente por un uso en carretera, donde se pueden explotar con plenitud las prestaciones de este misil de 1.660 kg, capaz de saciar la sed del conductor más motivado, apoyado en otro elemento que el fabricante ha desarrollado con esmero, como es la suspensión Alfalink, de doble trapecio en el tren delantero y cuatro brazos en el trasero.

No podía faltar en el Stelvio una de las funciones más alabadas de Alfa Romeo, el DNA, un selector de modos de conducción que permite cambiar el carácter del vehículo con el simple giro del pomo ubicado tras la palanca de cambios, escogiendo entre los programas Dynamic, Natural y Advanced Efficiency.

Del motor solo caben alabanzas, concretamente el gasolina turbo 2.0 cedido por el concesionario Icamotor, cuyos 280 CV y 400 Nm de par confieren al Stelvio una proverbial movilidad, cifrada en 5,7” para alcanzar 100 km/h desde parado, registro propio de un hiperdeportivo. La otra opción en cuanto a motorización es el 2,2 turbodiesel, disponible en 210 y 180 CV, esta última con posibilidad de incorporar propulsión posterior.

Parte fundamental en lo que es capaz de ofrecer el Stelvio es su mecanismo de transmisión, confiado al sistema integral inteligente Q4 y a la caja AT8. La tracción total queda encomendada a un transfer central activo gobernado por una centralita que va distribuyendo el par de un tren a otro según las condiciones de adherencia, de forma que con buen grip todo el par queda en las ruedas posteriores, para ir desplazándose a la delanteras según empeoran las condiciones, hasta un reparto máximo 50/50.

En cuanto a ayudas a la conducción, no se echa en falta ninguna de las imprescindibles, contando con sistema de frenado integrado (IBS), aviso de colisión frontal y freno de emergencia autónomo con detección de peatones, aviso de salida de carril, detector de ángulo muerto (BSM) con detector de cruce en la parte trasera y control de crucero activo.
Página 1 de 1   
Comentarios · 0
Página 1 de 1   
Su comentario: Normas de Uso

Nombre:    E-mail: 
  
  • Para que un comentario sea publicado, deberá validarse con el correo eléctronico del usuario, que será verificado por el administrador.
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Motor2000.net.
  • No se permiten comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Motor2000.net se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere fuera de lugar o inadecuados, sin previo aviso.
  • El envío del comentario supone la aceptación de la Política de Privacidad.
» No pueden realizarse más Comentarios. Gracias por su visita.
Contactar   |   Recomendar Web   |   Añadir a Favoritos   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal
Ediciones Especializadas del Motor, S.L. © Copyright 2017 - Todos los derechos reservados
Cerrar
Imagen de la Noticia