COOKIES:  Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. ·  Más información » ACEPTAR
Publicidad
Motor 2000
 Síguenos en YouTube.com  RSS
Miércoles, 15 julio - 2020 (04:07 h.)
Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter
Desde mi Atalaya -con mayúscula-
Lo nuestro, lo primero
3 Comentarios19-08-2010  |  Juan José Alonso Prieto
AMPLIAR
AMPLIAR
AMPLIAR
Según la última Encuesta de Población Activa (EPA) correspondiente al segundo trimestre de 2010 y publicada el pasado 30 de julio, las cifras relativas a Canarias son simplemente espeluznantes, y ante ellas nadie debería permanecer insensible, ni tan siquiera en este mes de agosto. Según los datos de la citada EPA los parados alcanzan en nuestra comunidad la alarmante cifra de 317.000 parados, con una tasa del 29,48 por ciento, la más alta de España, cuya media nacional es del 20,09 por ciento. Con respecto al mismo trimestre de 2009, el número de desempleados en las islas aumenta en 44.200 personas, un 16,19 por ciento más. Para reflexionar...

Estos mismos días, el presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, se ha quejado públicamente de que las empresas de las Islas no están utilizando las distintas subvenciones destinadas a la creación de empleo, y que solamente 400 contratos se hayan acogido a los incentivos regionales de la primera convocatoria: 600 euros máximo por contrato, mientras el Estado bonifica el 100% de la Seguridad Social por nuevos contratos durante un mínimo de un año.

La patronal canaria ha reaccionado de forma contundente y con múltiples argumentos cargados de esa irrefutable lógica derivada del sufridor, porque mientras no se reactive la economía no se creará empleo por muchas subvenciones que haya. Los agentes económicos han tildado de “pura demagogia” la actitud del Ejecutivo y el presidente Rivero.

Y es totalmente cierto, porque Paulino Rivero no posee ninguna experiencia empresarial, ya que su extracción profesional procede de la docencia -muy honorable por cierto- lo que equivale a decir de un acomodaticio papel de funcionario que nunca ha pasado por la angustia de tener que pagar las nóminas de sus trabajadores a fin de mes, ni ha pasado por el angustioso trance de tener que arriesgar las propiedades para intentar una desesperada defensa de la empresa tratando de dar continuidad al negocio. Si en toda su vida no ha creado más empleos ni mas empresas que la Radio y la Televisión Canarias -su particular botafumeiro- y la Policía Canaria -el no va más del ego personal- cuyos derroches económicos son sufragados por los presupuestos, es decir, por los contribuyentes, no se puede acusar gratuitamente de pasividad al empresariado canario, que bastante hace con subsistir, aunque sea pasando por el muy doloroso trance de suprimir empleos y apretarse el cinturón, mientras esto sea posible y tenga fe en esa recuperación que nunca llega, acribillado por impuestos y encima cuestionado por estos caraduras de la política, cuyo currículo se basa en medrar dentro de su partido, zancadilleando a los opositores internos y externos, pero sin un sólo mérito en el terreno profesional o intelectual que les pueda avalar, aunque sólo sea a la hora de opinar.

El empleo, profesor Paulino, se crea apoyando y protegiendo al empleador, es decir, al empresario. Por ejemplo, la primera y gran empresa del Archipiélago Canario, es el turismo. Sería muy necesario que el Presidente exigiera a todo su staff ejecutivo pasar sus vacaciones en las Islas, y además difundirlo, un ejemplo que sí hemos de reconocer en él. Pero no, llega agosto y viene la desbandada nacional e internacional, cuando aquí tenemos la mejor oferta hotelera complementada con inmejorables playas, numerosos campos de golf, red de senderos y un programa de actos festivo-culturales en los que rara vez aparece un político, dando con ello pésimos ejemplos y que causan desconcierto, cuando las localidades de privilegio reservadas a las autoridades quedan acusadoramente vacías.

Y tomando este hilo de desprecio a lo que es apoyo a la empresa regional, vemos cómo diversos trabajos, en especial los relacionados con el sector editorial, y de equipamientos diversos se adjudican a empresas de otras comunidades, sin que a veces sean las de mejor oferta económica.

Aunque esto ya se ha corregido en gran parte, en especial porque los empresarios del ramo han puesto el grito en el Teide o en el Roque Nublo, en actos y recepciones oficiales, se ha brindado mayoritariamente con vinos foráneos, cuando las siete islas -incluyendo la recién incorporada Fuerteventura- poseen una carta de vinos amplia y de una calidad reconocida en el exterior. Personalmente he tenido la satisfacción de pedir vinos de Canarias en restaurantes de la España peninsular, especialmente en Madrid; es decir, profesionales de la restauración que están por encima del snobismo de esos consejeros de la cosa canaria que desprecian a sus viticultores y bodegueros, creadores de empleo y mantenedores del maravilloso paisaje de las islas, cuyo paradigma es el de la Geria en Lanzarote.

Y siguiendo el hilo de los vinos, el agravio sigue con productos agrícolas y ganaderos, con ejemplos sangrantes como las papas que se almacenan sin salida frente a una competencia externa muy inferior en calidad; la producción platanera que no se protege frente a la invasión de ultramar; el cultivo del tomate canario está menos subvencionado por la UE que el marroquí, sin que estos políticos-marionetas sean capaces de “dar un puñetazo” en la mesa del Gobierno central para dejar oir los derechos de su región. No es la primera vez que los ganaderos tiran en la calle miles de litros de leche, de la leche de nuestras vacas, porque se les paga una miseria, mientras ven con asombro como el REA subvenciona leche y productos lácteos de Dios sabe dónde, simplemente favoreciendo a unos cuantos privilegiados de la intermediación que se enriquecen a base de arruinar a nuestras gentes que se sacrifican por mantener viva la esencia de la canariedad en sus cultivos y en sus labores artesanas, por ejemplo, de unos quesos reconocidos mundialmente, pero sin ninguna ayuda en su producción, más bien frenados por mil trabas burocráticas.

Y así se podría seguir por centenares de ejemplos si los gobernantes que padecemos se preocuparan de impulsar lo nuestro, como son la miel, los dulces de almendras y su bienmesabe como postre que debería ser obligatorio, tanto por defensa de la tradición artesana como por mantener unos puestos de trabajo en el sector primario, que debería pasar también por primar a los establecimientos que comercializan productos genuinamente canarios, incluyendo los restaurantes con cartas que reivindiquen una revisión y recuperación de lo autóctono, tan rico como variado, mucho más allá del falso tipismo de las “papas con mojo”.

Y para terminar, otro ejemplo del agravio gastronómico vía Ejecutivo canario. Con demasiada frecuencia vemos cómo en los Restaurantes-Escuela de HECANSA, unos desaparecidos o en decadencia, mientras en otros se programan jornadas o semanas dedicadas a cocinas y cocineros, no ya nacionales, que hasta ahí podríamos comprender su difusión, sino a las de regiones remotas y exóticas, con oficiantes y productos no menos extraños y exóticos. Uno piensa que estos establecimietnsos deberían ser la primera plataforma para expandir lo nuestro, para mejorarlo y difundirlo, pero no, con presupuestos públicos, divulgar y promocionar usos, sabores y productos que, en todo caso, vienen a ser una competencia más o menos directa, y de hecho lo son al utilizar espacios, medios y dineros públicos en detrimento de lo nuestro y auténtico.


Esta reflexión no es un romanticismo banal, sino un posicionamiento básico a favor de la cantera del empleo, que debería protegerse a base de unas normativas eficaces y duraderas, no por el camino facilón de ofrecer un puñado de euros para un empleo temporal, como único argumento o recurso tópico de los que carecen de imaginación o deseos de implicarse en una dinámica realmente protectora de lo propio, tal como se hace en otras comunidades.

Dicho todo lo anterior sin distinción política de ningún tipo, porque en el paso de los tiempos, no he conocido programa de actuación que sea digno de concederle esa mínima credibilidad de las propuestas electorales que pronto empezaremos a padecer. Para mayor desgracia del pueblo.
Página 1 de 1   
Comentarios · 3
3 · Juan de Dios 21-08-2010 13:09 h.
Cuanta razón tiene usted Sr. Alonso. Casualmente hoy que estoy de vacaciones en Fuerteventura, veo un cartel en El Matorral (Término Municipal de Puerto del Rosario) quedase lo siguiente: "Un día Puerto; compras, fiestas, gastronomía y cultura..." Muchos errores en este slogan, desde mi punto de vista. Primero que el cartel está orientado a los que salen del municipio en lugar de informar a los que en él entran. Y a continuación una serie de referencias que van en línea con su entrada del Blog, dejando claro el anunciante (Ayuntamiento de Puerto del Rosario) que al pueblo hay que "entretenerlo" con compras (consumismo) y fiestas, seguido de "papeo" que nos invite a la siesta de los tontos y relegando la cultura al último lugar. Algo parecido a la "España de charanga y pandereta de Machado
2 · Santana 21-08-2010 09:37 h.
Me da mucha alegria ver que no todos los canarios somos unos palurdos y encontrar personas que piesen como tu, pero que ademas sepan expresar lo que tu no sabes decir te llena de orgullo.Los periodicos canarios deverian de publicar los articulos de J.J en primera pagina porque creo que reflejan el pensamiento de muchos que no sabemos hablar como J.J.Siempre he leido sus articulos desde la revista y ahora desde internet y estando mas o menos deacuerdo me han parecido mas que interesantes y constructivos , pero este ultimo ya "CHAPO". Muchas gracias JJ y adelante, en mi casa sera usted bien recibido
1 · julio f 20-08-2010 00:32 h.
No por duras, dejan de ser ciertas las opiniones de éste magnífico artículo/reflexión. Los ejemplos citados son la evidencia de la veracidad, del fundamento y de la razón que lo avalan. Muchos otros ejemplos del desprecio institucional a los emprendedores de Canarias se podrían citar, cada sector productivo sabe cuanto y por quienes lo padecenlo. Gracias J.J. por ser tan claro y tan libre en sus opiniones. Felicidades y un cordial saludo Julio.
Página 1 de 1   
Su comentario: Normas de Uso

Nombre: 
  
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Motor2000.net.
  • No se permiten comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Motor2000.net se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere fuera de lugar o inadecuados, sin previo aviso.
  • El envío del comentario supone la aceptación de la Política de Privacidad.
» No pueden realizarse más Comentarios. Gracias por su visita.
Contactar   |   Añadir a Favoritos   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal
AUTOMOTOR EXPERT, S.L. © Copyright 2020 - Todos los derechos reservados
Cerrar
Imagen de la Entrada