COOKIES:  Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. ·  Más información » ACEPTAR
Publicidad
Motor 2000
 Síguenos en YouTube.com  RSS
Sábado, 26 septiembre - 2020 (12:41 h.)
Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter
Desde mi Atalaya -con mayúscula-
Zapatero a tus zapatos
4 Comentarios04-10-2010  |  Juan José Alonso Prieto
Este mundo de la información, al menos la del automóvil que es donde me muevo casi exclusivamente, es como un cruce de caminos donde confluyen diariamente docenas y docenas de comunicados diversos: técnica, mercado, presentaciones de productos o de índole deportiva, actividades de organizadores, o de pilotos en particular; los de estos últimos son como una lluvia que descarga en los previos de cada carrera.

Se supone que cada documento tiene interés para los visitantes de nuestra web, o para una parte de ellos, más o menos amplia.

Una buena parte de estos comunicados son impublicables, tal cual los ha elaborado el autor de turno. Las razones son varias, unas de planteamiento, otras por extensión inadecuada, otras simplemente por motivos ortográficos o gramaticales.

Empezando por la cúspide de la pirámide están las carpetas de prensa que elaboran las marcas -fabricantes, importadores y a veces concesionarios- cuyo contenido es puramente comercial, seguramente elaborado en el departamento de Marketing, cuando a los medios especializados lo que nos interesa es el contenido técnico del modelo en todos sus distintos apartados, y sobre todo tener la oportunidad de conocer el vehículo en vivo, es decir, con una prueba para poder opinar con independencia, no de forma subjetiva tras haber procedido a separar el grano de la paja en tanta literatura destinada al consumidor final para convencerle de la compra.

Éste es uno de los casos más graves de “zapaterismo” porque se supone que los departamentos de Prensa están ocupados -o debieran estarlo-. por profesionales de la información, y por lo tanto conocedores de las necesidades de los medios en el plano informativo. Sin embargo, en numerosos casos, se mezcla de forma descarada la información con la publicidad, lo que ya es un fenómeno de nuestro tiempo y que por su abuso parece que se está considerando normal, cuando en realidad se trata de un flagrante adulterio informativo que se nos endosa sin ningún rubor.

Se ve que en estos departamentos sobran redactores en mercadotecnia y faltan ingenieros o especialistas que transmitan la base y fundamento tecnológico con criterio profesional sin ningún plumaje publicitario.

Eso sí, aunque el trabajo se haya encargado erróneamente a la persona no adecuada, la redacción suele ser impecable en su tratamiento gramatical y ortográfico.

Pasamos al siguiente estrato, ya en el contexto deportivo, donde englobamos a federaciones, entidades organizadoras y deportistas. En algunos casos, pocos, pero que celebramos con alborozo, el trabajo de prensa se encarga a verdaderos profesionales de la información, y esto se nota rápidamente por la impecable redacción y el procedimiento para hacer llegar en la forma adecuada documentos de texto e imágenes en el formato adecuado.

Este tipo de información tiene una salida rápida porque no necesita apenas revisión o transcripción.

Pero cuando este trabajo, en lugar de encargarse a una empresa de comunicación, o a un profesional de lo mismo, se le encomienda a un “zapatero” cualquiera, entonces el resultado es catastrófico. Los textos, si es que se pueden abrir, son de difícil traducción lingüística, porque el juntaletras de turno desconoce la oración gramatical con sus tiempos verbales, o el elementalismo del sujeto, verbo y predicado. Las más de las veces van directamente a la papelera, sólo cuando existe algún relativo interés en el panfletillo, se procede a reescribirlo totalmente, respetando la esencia noticiable que pueda contener.

Aquí también se produce la venta de humo, cuando al referirse a un piloto se utilizan alabanzas tan impropias que llegan a ser extravagantes e impublicables; este rechazo a la difusión proviene también cuando la extensión del documento no se corresponde con el interés de la noticia, o la categoría deportiva del exaltado con tanto sahumerio -exceso de humo- ni con sus hechos deportivos, que en caso de fracaso ya no se produce comunicación posterior, escondiendo la noticia sin razón de ser.

Otros aficionados a la comunicación, elaboran unos documentos tan floridos y floreados en su diseño estilo rococó, e inundados de logotipos y fondos coloreados, que a veces es imposible abrir ese frangollo pseudo informativo.

De acuerdo con los tiempos que corren, casi todas las entidades deportivas tienen su propia web. Y aquí si que entramos en un cajón de sastre, pero de un sastre loco. Se nota que han metido la mano osados “zapateros” por afición y con un atrevimiento supino en la materia. Cuando por necesidad hemos de recurrir a extraer alguna información en esas páginas “naif”, hay que armarse de paciencia y disponerse a bucear por ignotos y retorcidos caminos de una informática cocinada por pinches, e incluso freganchines de la cosa.

Y el delirio llega cuando algunos se atreven por su cuenta con el on-line de las competiciones. Entonces ya el desideratum es total: errores en los tiempos, coches que faltan, inestabilidad visual de la página, retrasos, y un largo etcétera. Todo ello por no recurrir a profesionales en la materia, que los hay y suficientemente acreditados.

Entrando ya más en el terreno estricto de los organizadores, hay casos en que la incultura exhibida produce un sonrojo de “tierra trágame”. No sé por qué, pero la carencia ortográfica suele ser paralela a la categoría de la prueba. Por ejemplo nos llegan listas de inscritos o clasificaciones con errores ortográficos en los nombres de los participantes, en la denominación de los vehículos... se llega al extremo récord de excluir totalmente la utilización de acentos o tildes. Estas aberraciones, atentados a la cultura en general y al automovilismo en particular, pasan sin más el filtro de las federaciones, que en vista de tanto desmadre debieran establecer un filtro corrector cuyo nivel mínimo sea ESO -Educación Secundaria Obligatoria- para dar el visto bueno a estos documentos antes de exponerlos a la vergüenza pública.

¿Pero, claro, qué vamos a pedir a los entes federativos si alguno de ellos en su propia página web hace competencia a los medios de comunicación...? Un canibalismo informativo cuya falta de ética es paralela a los que la han promovido y la consienten.

Y es que el ”zapaterismo” no es una broma, es algo establecido ya como algo normal, mientras a todos los niveles vamos descendiendo profesionalmente, en credibilidad, en trascendencia pública, en imagen, en ética, en un mínimo contenido cultural que obliga, en ese nuestro cruce de caminos del mundo informativo, a la utilización de un exigente filtro tipo “ósmosis inversa” para separar publicidad de información, para corregir, para dar forma e incluso reescribir esa importante cantidad de subproductos expelidos desde el botafumeiro por el “zapaterillo” de turno.

Y que me perdonen los honrados y eficientes artesanos del zapato. Éstos sí que saben, y desde luego a ellos no les perdonamos -por la cuenta que nos tiene- ninguna de la aberraciones que hemos de soportar en este desmadrado mundo de la información.
Página 1 de 1   
Comentarios · 4
4 · Aquilino Esteban 22-10-2010 11:16 h.
Ahí,podemos leer la cultura y la dósis de falta que necesitan algunos metidos a "periodistas" que cuando mucho serian comunicadores,pero que le vamos a hacer,lo que pasa,que los profesionales de la información,ya se han cansado un poco,y se sienten avergonzados de todo lo que está pasando.Un cordial Saludo
3 · Plumilla 15-10-2010 17:59 h.
Muy estimado: cuanta razón tienes y cuanto deberíamos reflexionar sobre la mayoría de los temas que has expuesto. Se te ha olvidado uno importante: cuando nos reenvían los comunicados del fabricante en inglés, y con las fichas técnicas de los coches en pulgadas, libras y galones. Hay mucho "zapatero" suelto por ahí fuera.
2 · Patrocinio 05-10-2010 07:12 h.
Se ha atrevido usted con algo que en nuestra compañía padecemos casi a diario. Recibimos, a lo largo del año, cientos de propuestas solicitando patrocinio de todo tipo: Clubes de Lucha Canaria, pilotos de motociclismo y automovilismo, escuderías, asociaciones de vecinos, centros parroquiales y hasta equipos de dominó y zanga... Desgraciadamente y debido a la falta de profesionalidad en la presentación de las propuestas, éstas son desechadas porque sencillamente, no sabemos que nos proponen y cuando adivinamos algo, hemos llegado a encontrarnos hasta con tres campeones de la misma especialidad y del mismo deporte en el mismo año y campeonato... ¿Dónde están los profesionales de la comunicación?
1 · Juan A. Guerrero 05-10-2010 07:11 h.
Subrayo todo lo comentado por el señor J.J. Alonso y me gustaría añadir también en este saco al 99% de los informadores de radio y televisión, muchas veces intentando quedar como abanderados de la RAE y quedando, ante algunos por desgracia, como verdaderos toletes incultos (me recuerda el chista de la señora "fina" que dice "Cola-Cado" y "Bacalado" para quedar bien). Muchas gracias por atreverse a hacer un comentario tan "atrevido" en nuestro día a día, tanto por el número de "zapateros" que invaden nuestras cunetas, talleres, departamentos de prensa, empresas "especializadas" en información, etc, y que seguro que no les hará nada de gracia este artículo, aunque muchos de ellos, probablemente, no llegarán ni a entenderlo. Saludos y las mañas nunca pierda.
Página 1 de 1   
Su comentario: Normas de Uso

Nombre: 
  
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Motor2000.net.
  • No se permiten comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Motor2000.net se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere fuera de lugar o inadecuados, sin previo aviso.
  • El envío del comentario supone la aceptación de la Política de Privacidad.
» No pueden realizarse más Comentarios. Gracias por su visita.
Contactar   |   Añadir a Favoritos   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal
AUTOMOTOR EXPERT, S.L. © Copyright 2020 - Todos los derechos reservados
Cerrar
Imagen de la Entrada