COOKIES:  Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. ·  Más información » ACEPTAR
Publicidad
Motor 2000
 Síguenos en YouTube.com  RSS
Sábado, 26 septiembre - 2020 (13:35 h.)
Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter
Reflexionando, que es gerundio
“Fusión fría” ante un panorama “helador”
2 Comentarios03-11-2010  |  El Guardián del Faro
AMPLIAR
Enlaces y Multimedia
“Para que la reacción de fusión sea posible hay que vencer la repulsión electrostática entre dos núcleos igualmente cargados; esto es, al existir núcleos atómicos con igual carga, y en virtud del principio de que cargas iguales se repelen, hay que aplicar una gran energía para conseguir la unión de las mismas”.


Realidad y proyección del mercado del automóvil Español
Para poder planificar, adecuadamente, una estrategia de futuro, resulta imprescindible definir, claramente, la trayectoria evolutiva previa, mediante la medición y análisis estadístico de grandes series, así como proyectar la línea de tendencia potencial. En referencia concreta a nuestro sector, aplicamos el criterio de “gran serie” a los volúmenes de matriculación registrados anualmente (Turismos+Todo terrenos) en el Mercado Español desde el 1.988 hasta el cierre previsible del presente año 2.010.

Visualizando el anexo 1, puede decirse que la grave crisis económica que esta afectando a nuestro País (y que continuará afectándolo aún durante varios años), ha retrotraído veinte años (dos décadas, que se dice pronto) los volúmenes anuales de mercado, situándolo en el trienio 2008 a 2010 en 1,00 millones de unidades/año vs los 1,55 millones que se registraron, como valor promedio, en el periodo 1.999 a 2.007, produciéndose una caída resulta superior al 35%, que ha causado (y causará) un inmenso daño a la estructura empresarial del sector.

También nos alarma, la línea de tendencia potencial obtenida de la gran serie analizada y representada en el anexo 1, pues viene a indicar que, aunque el mercado pudiera parecer que ha tocado fondo y hasta llegar a presentar algún síntoma de mejoría, siempre respecto a los pésimos ejercicios 2008, 2009 y 2010, su volumen anual medio proyectado apunta a 1,250 millones de unidades/año. Es decir, en el mejor de los casos, experimentará una caída superior al 20% sobre el periodo 1.999 a 2.007, muy alejado, en cualquier caso, del año record 2.005 con 1,650 unidades, volumen que nos sorprendería volviera a repetirse en el mercado Español antes del comienzo de la tercera década del siglo XXI.

Analizando los registros de los cinco últimos ejercicios, es decir desde el alumbramiento de la crisis actual, en año 2.006, reiteradamente negada por el Gobierno, el gráfico evolutivo del mercado (Turismos+Todo Terrenos) muestra una caída en picado, como puede observarse en el anexo 2.

El gráfico anexo 3 recoge la variación interanual del mercado en el ciclo 2002 a 2010, (base 100 el volumen del año 2.001). Con este gráfico se pretende reflejar la posible repercusión, sobre el volumen anual de matriculaciones en el mercado Español (Turismos+Todo Terrenos), de la entrada en vigor del Reglamento 1400/2002 de la CEE, pudiendo decirse que, hasta la llegada de la crisis (2006) mostraba síntomas claros de crecimiento interanual.

No obstante, consideramos que la evolución más preocupante viene a mostrárnosla el gráfico anexo 4, que se corresponde con las matriculaciones del canal NIF (persona física), al ser este canal de ventas el que, en el corto plazo, aporta mayor margen de contribución a la cuenta de explotación de los Concesionarios, permitiendo, optimizando su nivel de actividad gestional, alcanzar la estabilidad, viabilidad y sostenibilidad del negocio global de la Concesión y de manera primordial en el área de postventa (Mano de Obra y Recambios), al constituir el verdadero cuore business de la misma. En el ejercicio presente, 2010, la caída de ventas a través del canal NIF, superará el -50% vs el año 2002, duplicando la caída experimentadas en los años 2008 y 2009. El anexo 5, reseña la evolución de todos y cada uno de los canales de venta, es decir RAC, CIF y NIF en el periodo 2.002 a 2.010, tomando como base 100 la realidad del ejercicio 2.001.

Quizá los lectores lleguen a preguntarse ¿Se dan las circunstancias para prever un panorama tan pesimista? Juzguen Uds. mismos. Por lo que mi respecta, creo que si. Además, para insuflar “optimismo antropológico” ya disponemos, en la cúpula del “gobierno” del País, de algún político “iluminado”, aunque la dura realidad se encarga, diariamente, de dejarle con sus vergüenzas al aire. Ningún profesional, medianamente informado, es capaz de atisbar, ni de lejos, argumentos, razones o motivos que puedan inducir al optimismo.

Status actual y visión de futuro de las Redes de Distribución
Ante tan incierto panorama las Redes Oficiales de las Marcas tienen que establecer, necesariamente, una estrategia empresarial que les permita afrontar, con posibilidades de éxito, el devenir de sus negocios en el corto, medio y largo plazo. Sin duda alguna esa es una difícil, muy difícil, papeleta, máxime cuando lo que deben cuestionarse, seriamente, son las probabilidades de mantener la actividad al 100% en su área de postventa, amenazada, muy seriamente, por la profunda y reiterada caída en el volumen de ventas a cliente final (NIF-Persona física), verdadero, y casi único, sostén de dicho área de negocio, al representar, en si misma, más del 50% de la generación de beneficios de la Concesión media (como mostraba, gráficamente, en uno de mis anteriores blogs).

La situación no tolerará nuevas decisiones arriesgadas al empresariado del sector. Equivocaciones propias o inducidas, exigencias, manipulaciones y medias verdades, como ha podido acontecer en los últimos años tanto por parte de Organismos Oficiales (Plan 2000E, por ejemplo) como de las algunas Marcas, representarán un grave factor de riesgo que podría situar al borde de la quiebra y/o cierre empresarial a un elevado número de Concesiones.

Las inversiones afrontadas por los Concesionarios en los últimos años, atendiendo a las exigencias de algunas Marcas (Edificaciones ostentosas/Estándares de calidad/Incremento RRHH/etc), interpretando parcial e interesadamente el Reglamento 1400/2002 CEE, unido a la utilización de las Redes, por las Marcas, como sus Entidades de Financiación (a coste cero) para intentar mantener sus erráticas políticas de producción, de stocks y de ventas, han minorado, drásticamente, los recursos propios, drenado la liquidez, rebajado la solvencia y la garantía financiera de los Concesionarios con lo que han dificultado y obstaculizado, en forma muy grave, sus posibilidades de recurso al endeudamiento externo y el acceso al crédito bancario. Con las reservas más el endeudamiento externo se afrontó la construcción de mastodónticas y “exclusivas” edificaciones, a mayor gloria de la imagen de la Marca, aunque inapropiadas para la actividad empresarial a desarrollar en las mismas, La crisis ha dejado al descubierto semejantes disparates. La liquidez, solvencia y garantía de un número importante de Concesiones está en precario, siendo escasas sus probabilidades de superar este ciclo de crisis que todo apunta a que será extenso y profundo.

Al objeto de diversificar y atomizar sus propios riesgos, las Marcas han venido aplicando, en épocas de mercados expansivos, una política de “balcanización” de sus Redes de Distribución. Ante ciclos fuertemente restrictivos, como el actual, dicha política representa, en si misma, un factor de riesgo en cuanto a las posibilidades de poder mantener un número de Concesiones inadecuado al volumen de mercado real. Las Marcas temen que el “descuelgue” de determinadas Concesiones pudiera afectarlas estratégicamente. Pudieran ser mayoría las Marcas generalistas que no cuentan con un Plan Estratégico de Red de Distribución para afrontar tanto las etapas de crisis como la eventualidad de procesos de fusión e integración. En la practica las Marcas no adoptan, casi nunca, medidas correctoras directas, evitando con ello el tener que afrontar los casi seguros costes que dichas medidas podrían llegar a representarle, dejando que sea la propia realidad del mercado la que actúe de factor corrector, provocando cierres empresariales, ventas, fusiones o absorciones en su Red. Postura comodísima, sin duda alguna, aunque de muy bajo perfil profesional.

Las actuales Redes Oficiales de distribución están inmersas en una situación crítica, no atisbándose un horizonte de mejoría, aunque de escasa relevancia, hasta el año 2.014.

En el entorno económico actual, la supervivencia de todos los operadores actuales del mercado no está asegurada. Está sobredimensionado el numero de talleres, en relación con el parque automovilístico Español, así como en comparación con los países de nuestro entorno. El temor al cierre de talleres va en aumento. El riesgo es mayor en las redes marquistas. Los talleres de los concesionarios, principales damnificados por la caída de las ventas de coches nuevos, se ven más amenazados al formar parte de unas estructuras empresariales más complejas por tamaño y diversificación. La posventa en las redes oficiales de las marcas afronta un período convulso, que exige de la implantación de estrategias audaces para atraer a unos usuarios más sensibles al precio y más reacios, en principio, a acudir al concesionario para las operaciones de reparación al percibirlas como más caras que las realizadas por sus colegas multimarca. Uno de los retos básicos es el de conseguir el mayor grado de fidelidad de los clientes, como formula magistral que coadyuve a encontrar una salida a la laberíntica situación actual.

La caída en las matriculaciones de vehículos, además de lastrar las cuentas de los concesionarios, ha tenido un impacto directo en la edad media del parque circulante, que en 2009 se situaba en los 7,4 años, frente a los 7,1 que se mantenían estables desde 2004. El 27,4% del parque tiene más de diez años.

En una economía globalizada, la atomización empresarial y la frágil estructura de recursos se convierten en factores adversos, por ello, los procesos de consolidación a través de las fusiones se perfilan como una posible solución. Con las fusiones también se consiguen ventajas económicas y financieras inmediatas como, por ejemplo, incrementos patrimoniales y mejora de los índices de solvencia, reducción de costes operativos y de personal, así como un incremento del porcentaje de cobertura de la carga financiera al mejorar el flujo de caja. Así pues, las fusiones se están convirtiendo en una necesidad en casi todos los sectores, ya que permiten la optimización de oportunidades que brinda el mercado.

No obstante, en la mayoría de las fusiones de empresas familiares, (circunstancia que se da en un gran numero de Concesionarios) el rechazo inicial del empresario es un problema que se plantea con bastante frecuencia. Resulta primordial en este tipo de procesos que la propiedad adopte una actitud abierta, que entienda que ceder una cuota de poder en la conducción de la nueva empresa es imprescindible para la integración de las sociedades, y que para lograr los objetivos, los puestos de dirección deben estar en manos de los profesionales más capacitados.

El empresario, previamente a la fusión, debe preparar su compañía, formular un Plan Estratégico que presente los mayores retornos con el menor riesgo, fijar expectativas de precio razonables, ser cauteloso en el establecimiento de metas conservadoras, tanto en los resultados económicos como en los objetivos comerciales u operativos, y sobre todo en la velocidad a la hora de proceder a la integración de culturas entre las empresas fusionadas.

En definitiva, las fusiones bien gestionadas son en la actualidad la oportunidad idónea para lograr salir a flote, en un mar de innumerables quiebras e insolvencias empresariales.

Si se pudiese contar con un Plan de Ayudas similar el utilizado por el Gobierno con las Cajas de Ahorros, se podría acometer, como ellas están haciendo, un proceso de “fusiones frías”.

¿Qué son las “fusiones frías” o “virtuales”?

“Fusión fría es el nombre genérico dado a cualquier reacción nuclear de fusión producida a temperaturas y presiones cercanas a las normales, muy inferiores a las necesarias para la producción de reacciones termonucleares (millones de grados Celsius)”.

En el argot financiero se denomina (SIP) -o fusión 'fría' o 'virtual'- a la constitución de alianzas mediante las cuales varias entidades (empresas) ponen en común parte o todo su negocio y comparten la titularidad de una nueva institución empresarial. No renuncian a la pervivencia de las empresas originarias, que impulsan el proyecto y que mantienen su personalidad jurídica, sus órganos propios de gestión y de gobierno, sus marcas y denominaciones mercantiles y la propiedad de sus activos. Sin embargo, se aprovechan de servicios comunes que, abaratan las estructuras de costes

(En una fusión clásica, lo que se produce es una disolución de las entidades de origen en una nueva institución única en la que quedan diluidas las organizaciones preexistentes, que dejan así de existir para dar vida a una nueva organización).

Conclusión- Marco de actuación

No albergo duda alguna de que jamás existirá un SIP Gubernamental para el sector del automóvil, y muchísimo menos para las Redes de Distribución, pero debiéramos pensar que la formula podría resultar perfectamente valida, aún sin ayuda oficial.

La situación está exigiendo actuaciones urgentes que representen, en si mismas, un proceso de “nuclearización” con el cual poder compensar la “balcanización” ejecutada desde las Marcas y afrontar, con unas ciertas garantías de éxito, la larga travesía del desierto que se avecina, sin tener que dejarse en el camino las ilusiones, la rentabilidad, el empleo, en una palabra la supervivencia y el futuro de las empresas que tanto esfuerzo personal, profesional y económico ha costado crear y sostener.

En el proceso tendrían que involucrarse plenamente las Asociaciones de Concesionarios, al objeto de poder explicar detalladamente, en el proceso de negociación con las Marcas, todas y cada una de las posibles operaciones de fusión “clásica” o “fría”.

Las Asociaciones, y los propios Concesionarios, en el caso de operaciones de fusión/adquisición/venta “clásicas” además del lógico e imprescindible asesoramiento legal y laboral, debieran recurrir a expertos del sector, que conozcan en profundidad, tanto del funcionamiento interno de las Marcas como el de las propias Concesiones y con los cuales establecer las bases y criterios para la elaboración de PLANES DE ACTUACION, a nivel individual y/o de operación.
Página 1 de 1   
Comentarios · 2
2 · Majuelo 17-11-2010 10:09 h.
Felicidades por esta sección, que para los profesionales es un lujo, y para los canarios un orgullo el hecho de que aquí podamos ofrecer a todo el mercado nacional esta docencia tan ejemplar. cuyas entregas merecen ser encuadernadas para que ocupen lugar especial en la mesa de los dirigentes empresariales.
1 · P. Santana 11-11-2010 09:12 h.
Mi mas sincera enhorabuena, señor Guardián, sus sabios consejos ya podrian ser aplicados por muchos empresarios que se limitan a ponerse un casco esperando que el hundimiento no les parta el cráneo, y también a la patronal canaria, mas dada a hacer política que a redirigir la crisis. Es un privilegio leer estos comentarios, y sería bueno que alguien le organizara unas jornadas a este señor para que los aficionados a ser empresarios del automóvil recapaciten sobre el grave momento que vive el sector.
Página 1 de 1   
Su comentario: Normas de Uso

Nombre: 
  
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Motor2000.net.
  • No se permiten comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Motor2000.net se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere fuera de lugar o inadecuados, sin previo aviso.
  • El envío del comentario supone la aceptación de la Política de Privacidad.
» No pueden realizarse más Comentarios. Gracias por su visita.
Contactar   |   Añadir a Favoritos   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal
AUTOMOTOR EXPERT, S.L. © Copyright 2020 - Todos los derechos reservados
Cerrar
Imagen de la Entrada