COOKIES:  Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. ·  Más información » ACEPTAR
Publicidad
Motor 2000
 Síguenos en YouTube.com  RSS
Sábado, 26 septiembre - 2020 (12:36 h.)
Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter
Desde mi Atalaya -con mayúscula-
Zonas 30 “todo por la pasta”
7 Comentarios18-02-2011  |  Juan José Alonso Prieto
AMPLIAR
La Dirección General de Tráfico (DGT) propondrá reformar el Reglamento de Circulación para reducir de 50 a 30 kilómetros por hora el límite de velocidad para las vías urbanas de un solo sentido o con un único carril por sentido, que constituyen el 80% de las calles de las ciudades. Esta medida, consensuada con la Federación Española de Municipios y Provincias, busca reducir los accidentes en estas zonas en más de un 50 por ciento y frenar la contaminación.

Una vez más, y ya no sorprende a nadie, se criminaliza al automovilista de todos los males de la sociedad: desde la accidentalidad peatonal hasta la contaminación. Y se hace “a lo bestia” haciendo un uso muy particular y torticero de la causa-origen de las víctimas del tráfico y de la polución atmosférica en las ciudades, aspecto éste último inexistente en Canarias gracias a la acción constante y benefactora de los vientos alisios y el mar que nos rodea.

Tampoco se hace mención por parte de Pere Navarro, director general de Tráfico, de la actitud y comportamiento temerario de los peatones, no solo totalmente ajenos a un elemental sentido de conservación, sino provocando situaciones límite para su persona y para los demás usuarios de la vía. Todos los datos conocidos indican que cuanto mayor es la edad del peatón, mayores son los riesgos que asumen en el lugar y momento de cruzar las vías urbanas: fuera de los lugares señalados, con su semáforo en rojo, irrumpiendo súbitamente, etc, etc. De todo ello hay triste constancia en las crónicas de sucesos, y basta situarse en cualquier lugar de gran afluencia para comprobar el anárquico y temerario comportamiento de los peatones frente a la corriente circulatoria.

Y no es que pretenda otorgar prioridad a los vehículos frente a los humanos, sino que cada uno tenga su espacio y su tiempo, y que si los automovilistas son acosados, perseguidos y multados, lo sean también los peatones incivilizados, que parecen haberse evaporado para el inquisidor Pere, tan amigo del “palo y tente tieso” de la sanción al automovilista, con el aplauso unánime de la Federación de Municipios, que aquí tiene un nuevo capítulo de ingresos.

Garrote y multa al conductor, pero al peatón nada, que se siga jugando la vida alegremente sin dedicarle no ya una sanción, ni tan siquiera educarle con una campaña de concienciación, que sería otra forma importante de rebajar los accidentes y sus consecuencias. Pero claro, ésta es una labor social que requiere dedicación y trabajo, lo cual no entra en los pobres presupuestos mentales de los homúnculos que nos gobiernan, incapaces de aplicar otra norma que no sea la radical y efectiva de “todo por la pasta”.

En aras de una coherencia, hay que admitir la necesidad o conveniencia de una limitación a 30 km/hora en determinada calle, o en una zona concreta, pero “el café para todos” es optar por lo cómodo y además frotarse las manos con la perspectiva municipal de poner radares móviles o fijos en aquellas vías más desahogadas y propensas a superar el límite.

Esto de la “zona 30” para toda una urbe es lo más rentable para los concejales y demás responsables de la cosa circulatoria, así se evitan realizar estudios de la movilidad calle por calle, aplicando la norma de una forma razonada, e incluso realizando las modificaciones urbanísticas que fuesen necesarias.

Es evidente que las densidades del tráfico son variables, no es lo mismo una zona comercial muy densa en zona antigua de una ciudad, que los viales amplios de una urbanización industrial con tránsito cero fuera del horario laboral

Así ya tenemos la generalización de esa costumbre tan española de solucionar un problema colocando una señal como preaviso de un bache hasta un derrumbamiento o cualquier obstáculo para el tráfico. Todos sabemos que la reparación, sea grande o pequeña se eterniza en el tiempo, lo cual indica que no existe preocupación alguna por la seguridad.

El segundo argumento, tan recurrente como el anterior, es el de la contaminación atmosférica, ignorando que el sector del automóvil es el que más ha hecho en este sentido, pues un vehículo actual contamina cinco veces menos que un modelo de hace quince años. El momento de mayor emisiones es el de las arrancadas, seguido por el funcionamiento al ralentí, éste minimizado con los sistemas Start&Stop cada vez más extendidos que paran el motor cuando se detiene el vehículo. Y cuanto menor sea la velocidad media, mayor será el número de paradas y consiguientes arrancadas.

Unos aspectos que no se reconocen porque no interesa, y además tampoco se favorece por las administraciones es la renovación del parque, con unas campañas de ayudas raquíticas, insuficientes y plagadas de trabas burocráticas, para culminar con la morosidad en el pago de esa subvención que ya había adelantado el vendedor en los tiempos que esta precaria norma estuvo en vigor.

Queda de manifiesto una vez más que el automóvil y los usuarios del mismo son los eternamente perseguidos y culpables de todos los males de la sociedad. Unas culpas de las que se redime vía impuestos, por eso cada poco tiempo aparece una nueva fórmula de acoso y su correspondiente expiación económica, cuyos importes sancionadores son inflados convenientemente, para luego “favorecernos” con el descuento por pronto pago.

Así se escenifica una nueva versión de “todo por la pasta” como medida para equilibrar los presupuestos de las administraciones por la eterna fórmula de exprimir al automovilista, mientras el 99,99 de los medios reproducen con fidelidad bovina las homilías interesadas de la DGT, eso sí, con la lejana esperanza de que les alcance la pedrea del reparto correspondiente al pastel publicitario de alguna campaña.

Ante el actual estado de cosas, propongo el límite “0 km/hora” y así habremos alcanzado ese huxleniano “mundo feliz”, pero sobre todo que los vividores de la política se ganen el sueldo con su trabajo y no con el recurrente sistema de abusar del ciudadano y exprimir al automovilista.
Página 1 de 1   
Comentarios · 7
7 · Lolona 21-02-2011 15:40 h.
Totalmente de acuerdo con el artículo y con los comentarios que ha suscitado, pero veo que no hay opinión de los peatones. Yo lo soy, unas veces por trabajo y otras como paseo, pero nadie habla de ese gran peligro que tenemos, tanto o más grande que el de los coches, y es el de los perros, perritos y perrazos. Y tengo ya dos buenas mordidas, aparte de infinitos sustos, además de la mierda que hay que aguantar en las aceras. De esto nadie se acuerda, porque a los perros no se les puede cobrar multa, ni grúa ni nada, y encima si los llevan a la perrera tienen que darles de comer. Conclusión; las autoridades que nos gobiernan son unos bandidos, y como se escribe en este titular, solo piensan en la pasta. Reitero, para que no olviden de la idea: PERROS=PELIGRO peatones, grandes y chicos.
6 · Ricardo 21-02-2011 07:14 h.
Propongo como posible solucion a estas y casi todas las cuestiones que atañen al sector de la automocion, el uso de vehiculos de traccion animal (burros, asnos, cabras... ) Es decir, como hace 70 u 80 años. Y por los stocks de estos vehiculos no se apuren, solo debemos tirar mano de los sesudos, formados y eficientes mandatarios que conforman el carísimo entramado de organizaciones de poder sectario que abundan en nuestro pais y que ocupan las tan generosamente remuneradas poltronas. Firmado: Asociaciacion pro-recuperacion del uso civico del burro silvestre.
5 · AMJPress 20-02-2011 20:03 h.
¿Pero será posible que nadie pueda poner punto y final a la cantidad de nuevas normas que marcan al conductor como un "loco al volante"? Lo que habría que hacer es limitar las vías a una velocidad coherente, y no de manera general. En las estadísticas habría que revisar a qué velocidad han ido los vehículos en el momento de atropellos mortales, puesto que si iban a 70 en una vía de 40 está claro que el problema no es la limitación de la vía sino la infracción del conductor. Poner limitaciones a 30 de manera generalizada es un abuso hacia los automovilistas, además de una falta de seguridad puesto que te obliga a ir más pendiente del velocímetro que de las circunstancias de la vía, despistándote y provocando más accidentes. Con estas normas no hace falta hacer coches tan seguros.
4 · Comandante 20-02-2011 10:32 h.
Completamente de acuerdo, D.Juan Jose. Cabe preguntarse si las estadisticas que exhibió el sr.Navarro respecto a mortalidad en atropello segun la velocidad, eran recientes, porque habría que destacar todos los cambios que los nuevos vehículos incorporan en el frontal -incluso espacios-colchon entre el cápó y las partes duras del motor-, para minimizar los daños en atropellos en aras de las estrellas euro nCAP.
3 · Comandante 20-02-2011 10:32 h.
Por otro lado, el coro mediatico de las ultimas semanas respecto a la polución en las grandes ciudades ha sido acallado por unas oportunas lluvias, antes de que a algún bienpensante prócer se le ocurriera una solución vía tasas impositiva. Solo el automovil es el responsable de ella? ¿y el cercano aeropuerto de barajas, quemando queroseno a razon de 50 despegues por hora? ¿y las calefacciones de edificios antiguos, sin que existan planes de las administraciones para su reonovacion?¿ y que tal la promocion de la modernizacion del vetusto y contaminante parque movil? se resolveria la contaminación, y se promovería ventas, consumo, empleo, etc....Es mas facil asaltar al contribuyente
2 · Charly 19-02-2011 07:50 h.
Por cierto, vivo en una calle con limitación a 30 km/h, cerca de un cuartel de la Guardia Civil, no entraré en si es la velocidad justa o no, pero hay vehículos que pasan a 80 o más, incluídos los "verdes"... el que viva en zona urbana lo verá a diario. Y luego que te multen ellos por ir a 140 por autopista cuando pasan por delante de mi casa al doble o más de lo permitido.
1 · JOSE CARLOS 18-02-2011 18:51 h.
AMEN.
Página 1 de 1   
Su comentario: Normas de Uso

Nombre: 
  
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Motor2000.net.
  • No se permiten comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Motor2000.net se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere fuera de lugar o inadecuados, sin previo aviso.
  • El envío del comentario supone la aceptación de la Política de Privacidad.
» No pueden realizarse más Comentarios. Gracias por su visita.
Contactar   |   Añadir a Favoritos   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal
AUTOMOTOR EXPERT, S.L. © Copyright 2020 - Todos los derechos reservados
Cerrar
Imagen de la Entrada