COOKIES:  Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. ·  Más información » ACEPTAR
Publicidad
Motor 2000
 Síguenos en YouTube.com  RSS
Martes, 4 agosto - 2020 (06:11 h.)
Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter
Desde mi Atalaya -con mayúscula-
Un verano sin tópicos ni serpientes, es suficiente con la realidad
3 Comentarios08-08-2012  |  Juan José Alonso Prieto
Hasta hace cerca de un lustro, cuando éramos felices flotando en la burbujita tolerada y hasta alentada por mismísimo Banco de España, el verano, y sobre todo el ferragosto, suponía la desbandada general, el “rompanfilas” y el adiós al trabajo durante treinta días.

Nuestros ciudadanos repartían sus ocios veraniegos de mil maneras: desde sestear en alguna de nuestras maravillosas playas hasta luchar contra variados insectos y extraños alimentos en lejanos y exóticos países, pasando por la fórmula más bucólica y económica que es la de apuntarse a “la casa de los abuelos” en algún apacible rincón de la geografía rural.

Esta desbandada dejaba despobladas las redacciones de los periódicos, que adelgazaban hasta caerse de las manos por lo poco que pesaban. Hoy los diarios también están a régimen de adelgazamiento, pero por culpa del descenso brutal de la publicidad y de los ERE´s que se han ido cargando a los plumillas más veteranos, pero también los más ágiles e ingeniosos.

En estos felices veranos de tiempos aun recientes “no pasaba nada” del 30 de julio al 31 de agosto. Los periódicos se inventaban historias increíbles que iban desde el “Monstruo del Lago Ness” hasta las aventuras corregidas y aumentadas de Eleuterio Sánchez “El Lute”. Las televisiones reeditaban “Verano Azul” un año tras otro, y las radios recurrían a esa fórmula infalible de rememorar los éxitos musicales de los años 60, que animaban los guateques de “la década prodigiosa”, que fue prodigiosa no solo en la música, sino en todo el despegue socioeconómico de nuestra España.

Hoy no se precisan serpientes veraniegas para entretener al pueblo. La gran serpiente es esa supranación llamada Unión Europea, manejada por los grandes banqueros que son la versión posmoderna de los usureros en su término más abusivo. Al propio tiempo, lo que antes era España, se ha desgajado en 17 califatos con sus correspondientes aparatos de burocracia, administración y, sobre todo, de boato despilfarrador.

La información día a día y multimedia está servida por los rescates, las intervenciones, los recortes, los cierres de hospitales y centros de enseñanza, las mutuas acusaciones de los políticos, las algaradas independentistas, las algaradas de los funcionarios que no se han movido hasta que les han tocado a ellos el bolsillo; el ruido y algo más de los mineros, como si fueran ellos los únicos que pierden sus trabajos en este país de miserables y ruinosas comunidades.

Y en este panorama de ruina moral y económica, además entristecido en nuestras islas por los devastadores incendios de cada verano, nos golpean con los derroches económicos que suponen los Juegos Olímpicos -para vergüenza del deporte español- y el viaje a Marte de ese artilugio llamado “Curiosity” para que nos informe de datos absolutamente inútiles para los humanos de este planeta llamado Tierra, que se debate en guerras que nadie quiere parar y en hambrunas criminales del tercer mundo que no queremos asumir.

El pueblo, el contingente social de este país antes llamado España, necesita en este mes de agosto algunas “gotas de optimismo”, aunque sea mínimas dosis, para que esta colmena de desamparados vea mínimamente alimentada su ilusión, para que nuestros jóvenes, los más valiosos y preparados, no se marchen al extranjero con su gran bagaje de conocimientos. Se necesita un poco de optimismo para estimular a los emprendedores y que sus impulsos no los vean como una peligrosa aventura.

En estos momentos de tragedia casi colectiva, la industria de la información debería ser más independiente que nunca, intentando desligarse de la dependencia política de uno u otro signo, del pesebrismo económico de los grupos de presión menospreciando al gran público que es el destinatario de la opinión e información.

Vivimos momentos muy comprometidos y lejanos de aquellos en que las páginas y los espacios informativos se llenaban con las serpientes de verano, o con las bodas, divorcios y cuernos varios de los famosos.

Hoy toca reeditar el neorrealismo informativo como fórmula de concienciación colectiva. Las serpientes veraniegas tuvieron su momento de gloria cuando todos estábamos bajo los efectos del “dolce far niente” -el dulce no hacer nada- del ocio y la despreocupación.

Los gobernantes dicen, o presumen, no irse de vacaciones. Es de esperar que sea para algo positivo, al menos para que decidan de una vez que seamos rescatados, un poquito o del todo, ya da lo mismo, pero que en septiembre, cuando se reinicie el curso, sepamos ya cual es el nuevo orden en el que nos toca sobrevivir.
Página 1 de 1   
Comentarios · 3
3 · ERE y parado 11-08-2012 08:39 h.
Impecable análisis de nuestros sufrimientos. Pero desgraciadamente no llegan gotas de optimismo, sino los desmanes de la izquierda radical, asaltando hiper y propiedades para nuestra vergüenza ante el mundo; y ya en estas islas, la incapacidad de técnicos y polìticos para apagar incendios, que duran semanas como los Juegos Olímpicos, pero que mantienen en secreto, silenciando las informaciones en sus medios propios y los subvencionados, que como muy dice D. Juan José no son independientes política o económicamente, o ambas cosas a la vez. Buen verano.
2 · i2B 10-08-2012 23:22 h.
Que razón tienes. Estoy contigo en eso de la necesidad de "gotas de optimismo".
1 · Agustin 10-08-2012 06:01 h.
Estimado Sr. Alonso: Una vez mas "da en el clavo" sobre la realidad actual, nuestra realidad. En su peculiar forma de redacción nos describe el bochornoso estado de nuestra sociedad, pero yo me pregunto: Y es que no hay ningún dirigente que lea estos artículos ? O es que su ignorancia llega hasta el punto de no saber leer? De una cosa si estoy seguro, y es que son expertos en crear cortinas de humo, o de manipulacion de la realidad. De unos años para acá, y casi coincidiendo con la actual crisis, las noticias se repiten en contenido y tiempo. Y a nuestros políticos los vemos muy fotogénicos en cada desastre que se produce natural, o excepcional, y eso es lo que el país necesita para salir adelante, gobernantes que salgan bien en la foto. Gracias D. Juan José, y siga en la misma linea
Página 1 de 1   
Su comentario: Normas de Uso

Nombre: 
  
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Motor2000.net.
  • No se permiten comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Motor2000.net se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere fuera de lugar o inadecuados, sin previo aviso.
  • El envío del comentario supone la aceptación de la Política de Privacidad.
» No pueden realizarse más Comentarios. Gracias por su visita.
Contactar   |   Añadir a Favoritos   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal
AUTOMOTOR EXPERT, S.L. © Copyright 2020 - Todos los derechos reservados
Cerrar
Imagen de la Entrada