Imprimir  Imprimir
Motor 2000
Los coches de serie más rápidos del mundo
Récord: 431 km/h del Bugatti Veyron Super Sport
La velocidad es consustancial al mundo del automóvil, como es la curiosidad del público respecto a los vehículos más rápidos. En este reportaje sólo recogemos aquellos coches susceptibles, por su homologación, de poder circular por las vías públicas sin estar específicamente destinados a cazar récords ni al mundo de la competición.
22-12-2010  |  Redacción
Después de diversos intentos, el récord está en poder del Bugatti Veyron Super Sport: 431 km por hora y “sólo” 2,5 millones de dólares.

Jaguar XJ 220
En 1993 este modelo de altísima gama de la marca británica Jaguar se alzó con el título de coche de producción en serie más rápido del mundo al alcanzar los 343 km/h. Se produjo entre 1992 y 1994. Esta propulsado por un motor V6 de gasolina turboalimentado con 3.6 litros y potencia de 542 caballos. Se vendieron 275 unidades, una de ellas para el sultán de Brunei, que encargó a Pininfarina la personalización. En el momento de su lanzamiento tenía un precio de 650.000 dólares. 

McLaren F1
Este vehículo apareció en 1994 para destronar al Jaguar XJ220. Ese mismo año batió el récord de velocidad situándolo en 371 km/h. Cuatro años después, en 1998, lo volvió a pulveriza alcanzando este automóvil de producción en serie los 391 km/h. El motor que hizo posible las dos plusmarcas era un V12 de 6.1 litros desarrollado por BMW, situado en posición central trasera longitudinal. Permitía acelerar de 0 a 100 km/hora en sólo 2,8 segundos y su cotización, puesto en la calle, era de 970.000 dólares. 

Koenisegg CCR
La carrera por el récord de velocidad de en automóviles de serie se detuvo en 1998, para renacer en 2004, cuando la marca sueca Koenigsegg alcanzó en febrero de 2005 387 km/h, por supuesto en circuito. Bajo el capó del CCR latía un V8 de 4.700 cc y 806 caballos fabricado en aluminio y fibra de carbono. Su precio de adquisición era relativamente asequible: "sólo" 450.000 dólares matriculado. 

Bugatti Veyron
La mítica marca italiana, hoy en manos de Volkswagen, se apuntó al desafío velocístico en 2005 con el Bugatti Veyron, vehículo sobre el que el Grupo Volkswagen volcó todos sus conocimientos tecnológicos El Veyron, llamado así en honor del ganador de las 24 horas de Le Mans Pierre Veyron, estaba animado por un motor W16 con 64 válvulas y 4 turbocompresores que producían 1.000 caballos a 6.000 rpm. En abril de 2005 hizo añicos todos los récords anteriores, poniéndose a 408 km/h. Entre 2005 y 2006 se fabricaron 200 unidades, que fueron vendidas al “módico” precio de 1,5 millones de dólares cada una.

Shelby Super Cars Aero

En 2006 la moda de los supercoches saltó el Atlántico, y este pequeño productor de Washington anunció el lanzamiento de una auténtica bala: el SSC Aero, que un año más tarde batiría con 412 km/h el récord de velocidad que había fijado el Bugatti Veyron dos años antes. El Aero consiguió el récord sin necesidad de hacer tanto alarde de motor y a un menor precio que el Bugatti. Utilizó un motor V8 de 6,3 litros fabricado en aluminio que entregaba 1.200 caballos. Su precio de venta al público estaba en torno al medio millón de dólares.  

Bugatti Veyron Super Sport
La aparición del Aero llevó a los ingenieros de Bugatti a mejorar el Veyron para recuperar el récord. Después de tres años de trabajo el resultado fue el Veyron Super Sport, una reelaboración del modelo original hipervitaminada con 200 caballos respecto a la versión anterior, y gracias a los cuales conseguía poner el listón de los coches de serie el mes de abril de 2010 en 431 km/h, aunque el fabricante ha decidido instalar un limitador de velocidad para los modelos de venta al público cuando se alcancen los 415 km/hora, cortando el sistema de alimentación. Además, el Veyron Super Sport tiene otro récord: el de ser el coche más caro del mercado: su precio alcanza los 2,5 millones de dólares.

Dagger GT
No obstante, los americanos están dispuestos a jugarse la carta de la velocidad mundial y la empresa TranStar ha anunciado el desarrollo de un súper coche, el Dagger GT. Se encuentra actualmente en desarrollo y, según indica el fabricante, su objetivo es batir todos los récords posibles. El Dagger GT estará impulsado por un motor V8 de 9,4 litros y 2.000 caballos de potencia. El objetivo es acercarse a la marca de km/h y también bajar la aceleración de 0 a 100 a tan sólo 1,5 segundos. Será presentado en 2011 y falta por comprobar si puede cumplir con los objetivos propuestos.

Saleen S7

Este auto nació supuestamente para derrotar al Bugatti Veyron en cuanto a velocidad., pero no pudo hacerlo, ya que alcanzó una velocidad máxima de sólo 390 kilómetros por hora, siendo de 2,9 segundos el valor de aceleración 0/100 km/hora. El motor un V8 de 7.0 litros, sobrealimentado por doble turbo, siendo su potencia de 750 CV a 6.300 rpm. Su precio si fue interesante: 550.000 dólares.

Leblanc Mirabeau

Aquel amante de la velocidad que pueda disponer de 600.000 dólares puede permitirse el lujo de comprar este supercoche, preparado por la marca suiza Wysstec para competir en las 24 horas de Le Mans, pero que también puede circular por las calles. El motor central V8 de 4.7 litros y 700 CV es “cortesía” de Koenigsegg. Para manejar toda esa potencia sobre el eje trasero, dispone de una transmisión secuencial de 6 velocidades, llegando a los 370 km/h. La carrocería y el chasis son de fibra de carbono, con algunas partes de titanio y magnesio.

Bristol Fighter T
Ateniéndonos estrictamente al contenido del informe de prensa de la marca, el modelo británico Fighter T podría ser el auto más veloz del mundo en términos de velocidad máxima. Sí, así como lo leen. Pero intencionadamente Bristol ha limitado electrónicamente la velocidad máxima del Fighter T a 360 km/h -“velocidad más que suficiente“(sic)- ya que sin limitador alcanzaría los 432 km/h. Esta propulsado por un V10 de 8 litros con dos turbos y potencia de 1.012 CV que acelera de 0 a 100 km/h en 3.5 segundos en primera velocidad. Habrá que esperar la confirmación del dato de velocidad máxima, pues no faltarían los que podrían caer en la tentación de anular el limitador. Además, por un precio muy accesible, 680.000 dólares, podrían tener la satisfacción de intentar el desafío al “rey de la velocidad”, hoy por hoy el Bugatti Veyron.
Enlaces de la Noticia
www.motor2000.net © Copyright 2022 - Todos los derechos reservados