Imprimir  Imprimir
Motor 2000
III Slalom CDIC: Tacoronte-Mariola y Miguel Santana, los empolvados triunfadores
Hoy se ha cometido en el Circuito Islas Canarias el tercer Slalom de la temporada 2019. El desastre en sí ha sido de tal magnitud, que por nuestra parte no merecería ni una sola línea. Pero pesa más el respeto al público, a los participantes y a los aficionados ausentes, así como a los comisarios de pista y cronometradores, que han tragado kilos de polvo. Pilotos y copilotos han soportado un programa que ha superado las 24 horas. Todo ello inhumano e intolerable.
15-09-2019  |  Juan J. Alonso
Ha sido tal el descontrol global de este slalom, que los resultados deportivos quedan diluidos ante pandemónium vivido en el recinto de Hoya Niebla, hoy batiendo récords de intensas e irrespirables polvajeras, también aplicables al topónimo por lo que se refiere a la falta de visibilidad.

Todo esto proviene de que se viene usando en el recubrimiento de las pistas el subproducto resultante de una cercana machacadora-trituradora de escombros, cuyo finísimo polvo cementero y similares no sirve como base compactadora, ni el agua de riego tiene ningún efecto sobre el mismo, es como echar un vaso de agua en el desierto.

Consecuencia: ha habido que espaciar los intervalos de salida, en los coches de un minuto, en los kart cross primero de 90 segundos, y después esperando a que el precedente llegara a meta. De modo que las mangas se han hecho eternas, pues comenzando puntualmente a las nueve de la mañana, la última ha finalizado en torno a las….

En pasadas carreras, desde que se renovó el Circuito bajo las directrices de Ángel Trigueros, se utilizaba un tipo de arena volcánica de color rojizo, que ni levantaba polvo y al tener una propiedad deslizante para los vehículos, hacía que las pistas terminaran intactas. Incluso en las celebraciones nocturnas la visibilidad era perfecta.


Pero este árido tiene un costo, de extracción y transporte, mientras el desecho de la trituradora es gratis y a tiro de piedra del circuito. El señor Trigueros ha demandado a la Federación de Las Palmas y Club Cludemoteld (Escudería Telde para entendernos) un aumento del cánon por carrera, para tener las pistas en aquellas condiciones. Los organizadores se agarran a lo que se ha firmado en un contrato a cuatro bandas y de ahí no se mueven. El resultado a la vista queda.

Por otra parte tenemos el absurdo de las verificaciones la tarde anterior, hecho del que se nos quejaban numerosos equipos. No es la primera vez que se da una lista con unos ochenta inscritos, pero antes la solución estaba en duplicar o triplicar el número de comisarios técnicos para agilizar las verificaciones en la misma mañana de la carrera. Ahora la cuestión es distinta, los organizadores se ahorran las dietas a costa de sacrificar económicamente, personalmente y en una inmensa pérdida de tiempo a los deportistas. Un escándalo.


Antes se criticaba a boca llena el hecho de cobrar el acceso al circuito, hubo una denuncia o algo parecido y se volvió a la gratuidad. De nuevo se ha retomado el cobro, y me parece bien que así sea, porque el mantenimiento de las instalaciones lo requiere. Pero lo que ya no es admisible es el control de acceso al circuito por un grupo de personas con un simple peto amarillo, que ignoran la validez de las acreditaciones de prensa FALP para acceder al recinto, y piden las acreditaciones de la carrera que se entregan la tarde anterior, pretendiendo que también tengamos que dedicar dos días a nuestro trabajo. El controlador (por llamarlo de alguna manera) me impedía el acceso, pretendía anotar la matrícula de mi coche y que me identificara…

Sepan los responsables de montar este control (no los pobres mandados que estaban en la puerta) que el control de acceso a cualquier recinto público debe ser efectuado por una empresa de seguridad legalizada, y en cada actuación solicitar permiso a la Policía Nacional, según establece la Ley de Seguridad 5/2014 del 4 de abril, que indica expresamente: “Se establece un conjunto de controles e intervenciones administrativas que condicionan el ejercicio de las actividades de seguridad por los particulares. Ello significa que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad han de estar permanentemente presentes en el desarrollo de las actividades privadas de seguridad, para ello conociendo con antelación la información trascendente para la seguridad pública que en las mismas se genera”.

Sin entrar en tantos pormenores, simplemente se trata de aleccionar al personal de control (sea sean particulares o empresas de seguridad) sobre la validez de la acreditación de prensa expedida por la Federación de Automovilismo de Las Palmas. Y de paso, una vez más, me niego a reconocer el “Carné de Colaborador” con el que ofende al gremio de informadores la Federación Canaria de Automovilismo.

Y pasando al capítulo de seguridad, ese que tanto preocupa actualmente a los dirigentes de la FALP, resulta que se ha establecido en un extremo del paddock un área específica de refuelling (tampoco cuesta nada decir repostaje, en cristiano) y también es positivo que se haga, pero con todas las medidas de seguridad: es decir, que los mecánicos o personal que se encarga del repostaje, lo haga con indumentaria adecuada (ropa ignífuga) y no en pantalones cortos y con las pantorrillas al aire, como se veía hoy. Porque en este caso ¿dónde está la seguridad…?

Y no vamos a seguir relatando hechos. Unos hechos a la vista de todo el mundo, no son simples opiniones.

Hoy el automovilismo ha sido maltratado de la peor manera. Este medio, que lleva desde su fundación en 1991 cubriendo con amplitud y generosidad todas las carreras del Circuito Islas Canarias, deja de prestar ese servicio hasta que no se constate un cambio radical en los planteamientos y en las formas.

Y el que suscribe estas líneas, narrador en crónicas regionales y nacionales de todo el acontecer del circuito desde hace 41 años, con tanto disgusto como dolor, sigue el ejemplo de otros tantos miembros del gremio de informadores que me han precedido en la ‘espantá’ a los slaloms. Especialidad a la que el dios de cada uno guarde durante muchos años, y de la que me libero de esa ingrata tarea que es siempre tener que criticar la labor de unos o de otros, simplemente porque no ponen todo lo que hay que poner en la preparación, coordinación y ejecución de aspectos demasiados elementales.

Por última, vaya mi expresión de absoluta solidaridad con los pilotos, copilotos, comisarios de pista, y muy especialmente con el colectivo de cronometradores, porque hoy les han hecho tragar de una vez más polvo del que habían tragado en su vida. Los espectadores, al fin y al cabo tenían la opción de marcharse, lo que hicieron una mayoría de los escasos que habían respondido esta vez, escaldados ya del polvo de la anterior carrera, además de la ausencia de destacados pilotos de cabeza.

Los supervivientes de la gran polvajera
En primer término, resaltar que de los 79 equipos inscritos, un total de diez no se presentaron a las verificaciones del sábado: 4 en turismos, 4 en kart cross y 2 en quads.

En turismos hemos asistido a una demostración más de Jesús Tacoronte-Mariola Sáez con el Mitsubishi Lancer Evo VIII (no el Evo IX que figuraba en el listado) en todo caso más manejable en el revirado trazado, y con Pedro Cuarental-Donovan Suárez apretando cada vez con el Mitsubishi Evo X, incluso anotando el scratch del tramo quinto tramo (B2) quedando al final separados por 19,3 segundos. Es decir, lo previsto.

Esta vez podía haber sido la oportunidad del veterano Paco Romero (copilotado por Víctor Suárez) pero en la primera manga de la jornada debaja de funcionar un ventilador del Evo VIII, con calentón del motor, conato de incendio en el cubre cárter de kevlar y un tiempo importante perdido, además de la merma de potencia que quedaba la montura. Y me sabe mal porque Paco Romero, una institución en el deporte al que tanto se ha entregado, y que tanto ha favorecido en otros tiempos desde su responsabilidad empresarial, se merecía un gran resultado. Y podía haber sido hoy. Una pena.

Tercer puesto inamovible de principio a fin para Alejandro Martín-Kevin Peñate con el Toyota RAV4, vehículo con tantas reminiscencias en este circuito cuando varias unidades fueron utilizadas en la Carrera de Campeones. A su vez, este equipo era el primero en el Trofeo de Promoción.

Cristian Calderín-Verónica Tejera se afianzaron en la cuarta plaza, primera de 2RM con el Volkswagen Golf GTI, mientras en las siguientes se alternaban en mínimos márgenes Cayetano Quintana-Eduardo Martín (Opel Corsa GSi), el lanzaroteño Yoday Betancor (celebrando su reciente mayoría de edad, cumplió 18 años el lunes) copilotado por Jordi Díaz en el Seat Ibiza (segundo en Promoción) y los tinerfeños Ayose Cabrera-Lidia Rodríguez, como siempre exhibiendo su gran rapidez con el Opel Corsa GSi, terceros en el apartado promocional. Les seguía Francisco Javier Ramírez-Mierva Llarena, que hacían gran parte de la tercera manga apenas sin visión el levantarse en el salto el capó del Golñf GTI y quedar pegado al parabrisas.

En Grupo A (propulsión trasera) se impuso nuevamente José María Hererra, en esta ocasión copilotado por Juanfra Santana en el BMW 325i.

En el apartado femenino se impuso con holgura el equipo Lorea Cano-Paola del Buono (Toyota Yaris) mientras Jessica Lorenzo-Rita Rodríguez se quedaban en la misma línea de salida de la primera manga por parada de motor en el Nissan Micra, penalizando además 90 segundos.

Las protagonistas del programa Mujer y Motor de la FALP, se turnaron a los mandos de la misma unidad Dacia Sandero, y cumplieron con el objetivo promocional propuesto, teniendo en cuenta la limitada potencia de la montura, notándose la mayor experiencia en el pilotaje de Isabel Pérez (copilotada por Taidía Santana) respecto a Arminda Falcón, en este caso con una experta navegante, Alba Guerra.

Destacar los abandonos por averías mecánicas de Gilberto Hernández-Moisés Rodríguez (Audi S3), Jorge Trujillo-Octavio González (Audi A4 Quattro) y el júnior Armiche Mendoza, copilotado por Marcos González en el Peugeot 107.

En kart Cross gran remontada de Miguel Santana
Esta ha sido la parcela más emocionante de un domingo tan pesado como el plomo, gracias a la espectacular competitividad mostrada por Agoney Melo (Semog Bravo) y Miguel Santana (Kincar), entre los que se intercalaba David López (MV Racing Pro) terminando los tres separados por 4,5 segundos al término de las primeras pasadas.

Al invertirse el sentido, llegaba el turno de Miguel Santana, que marcaba los tres scratchs con mínimos márgenes, en todo caso los suficientes para imponerse por 2,3 segundos a Agoney, mientras David López se retiraba en el tramo B1, primero en sentido inverso, pasando al tercer puesto del podio el palmero Joel Triana (Ya-Car) a 12,5 segundos, y que precisamente había sido tercero en el inicial A1.

Al filo de las siete de la tarde pasaban meta los últimos quads, cuyo podio quedó formado por Miguel Ramón González (Suzuki LTR), Jesús Santiago (Suzuki LTR 450 R) e Israel García (Suzuki LTR 450 R).

Para olvidar...








www.motor2000.net © Copyright 2020 - Todos los derechos reservados