Imprimir  Imprimir
Motor 2000
Una Clásica dura y exigente con 202 controles
Germán y Agustín Rodríguez, reyes de la noche en Teror
El equipo de los hermanos Germán y Agustín Rodríguez (BMW 323i) han sumado otra victoria que les hace más líderes tanto en la Clásica Canaria como en la Copa Gran Canaria de Regularidad. En la categoría Biciclómetros, vencieron Víctor e Indalecio Lorenzo; en “Sin Aparatos”, José T. Lubillo-José Cárdenes, y en Post ´80, Gerardo Hernández-Rosa Marrero.
18-09-2011  |  Juan J. Alonso
Con un desarrollo nocturno en el noventa por ciento de su rutómetro, 13 tramos de regularidad y un total de 202 controles, la VI Clásica de Teror ha puesto a prueba la extraordinaria labor de los navegantes, su compenetración con el piloto y hasta la resistencia de los vehículos, que en general se portaron de maravilla, pese a estar cargaditos de años, como es lógico.

La lucha por la victoria tuvo varias protagonistas en los tramos iniciales: Gustavo Martel-Antonio Estalella con el Porsche 911 SC (no el T, que tuvo una avería de diferencial días antes), Luis Miranda-Ricardo Espinosa (BMW 29002), ganadores de la edición anterior; Ismael Rodríguez-Juan Monzón (Mazda RX-7), Víctor Arocas-Raimon Martínez, pese a llevar un pequeño Autobianchi A-112; Roberto García-Claudio Martín, siempre efectivos con el Honda Civic, José Reyes-Tino Vega a los mandos del Toyota Corolla Coupé, y por supuesto Germán Rodríguez-Agustín Rodríguez, que tras los cinco primeros TR, ya disfrutaban la cena de Teror como líderes de la prueba.

El único abandono de esta primera parte era el de Hilario Gómez-Pepe Manolo Marrero, al sufrir una avería eléctrica en el Lancia Fulvia que les dejaba solo con la luz de cruce, cuando precisamente esta era una prueba de faros suplementarios para facilitar la lucha en una difícil batalla nocturna.

En este primer asalto ya mandaban en Biciclómetros los Rodríguez con el Toyota Starlet y en Sin Equipos la pareja Lubillo Cárdenes con VW Golf GTI.

La segunda parte resultaba más compleja, con problemas de calibración para varios equipos, lo que motivaba algún despiste y problemas de navegación, como era el caso de los tinerfeños Luis Miranda en la zona de Las Presas y Barranco Hondo, hundiéndose en la clasificación para abandonar posteriormente; algo parecido les ocurría a Gustavo Martel-Antonio Estalella con un despiste en el tramo de La Cumbre, además no llevaban faros suplementarios en el Porsche 911 SC. Por diferencias de calibre, Pepe Reyes-Tino Vega bajaban tres posiciones en la que iba siendo una gran actuación.

Todas estas incidencias no afectaban en absoluto al equipo líder, que no siempre era el primero en los tramos, pero si en conjunto los más regulares -como dice el propio enunciado de la especialidad- hasta consolidar una victoria que convierte a los Rodríguez en una pareja virtualmente imbatible esta temporada.

Gran remontada de Ismael Rodríguez-Juan Monzón, segundos finalmente tras mantener un espectacular mano a mano con Roberto García-Claudio Martín, otra vez en puestos de privilegio con el modesto Honda Civic.

En los tramos finales los tinerfeños Víctor Arocas-Raimon Martínez fueron ganando la partida poco a poco a Martel Estalella, pese al diferencial mecánico de las monturas, demostándose una vez más que el factor potencia no es decisivo en la Regularidad.

Excepcional el sexto puesto en la general de Víctor Lorenzo-Indalecio Lorenzo, el equipo ganador en Biciclómetros por delante de Julio Esperanza-Antonio Peña (Lancia Fulvia 1.3) uno de los equipos que sufrieron las peculiares condiciones de la segunda parte del rutómetro. Terceros en esta categoría, los aruquenses Juan González-Mario Yebri con Toyota Celica.

En “Sin Aparatos” José Lubillo y José Cárdenes certificaron la victoria ante los especialistas José Luis Sosa-Manuel Perdomo (BMW 316) que pagaron un inicio con penalizaciones un tanto altas. Tercero, a mucha distancia de los anteriores, el equipo tinerfeño Rafael Gil-Florentino Domínguez con BMW 318i.

Solo dos clasificados en Post 80, Gerardo Hernández-Rosa Marrero que estrenaban un Mitsubishi Starion frente al equipo femenino Judith Martel-Estela Darriba, que aguantaron perfectamente con el Seat Pandita. Abandono de Juan M. Sánchez-Nicolás Sánchez, (Saab 900 Turbo) que marchaban como líderes destacados de la categoría hasta su abandono a cuatro tarmos del final.

También abandonaba otro Saab, el singular 96 V4 de los tinerfeños Juan J. Pérez-Eduardo Pérez, que con un depósito para solo 25 litros de combustible veía limitada su autonomía, la cual se agravó por una inoportuna burbuja de aire en el sistema, que únicamente les dejaba repostar 14 litros de combustible. En fin, esas brujerías que hacen su aparición en el momento más inoportuno.

Hay que resaltar la gran actuación de un par de noveles, como Pepe Ramírez -organizador de la Clásica Santa Lucía- copilotado por Carlos Ramírez terminando en el puesto 12º de la general, asi como Saúl Martel-Pablo Ojeda, vigésimo primeros con Mini 1000.

En la llegada final, satisfacción general entre los participantes y también por parte de los organizadores, Fotingo Classic Cars bajo la coordinación de Manuel Hernández Pololo, en una prueba sin incidencias, con gran rapidez en el proceso de tiempos y clasificaciones a cargo de Alejandro Ucha, y agilizando al máximo la entrega de trofeos para que los diez equipos tinerfeños pudieran regresar lo antes posible a su isla.

Toda la operatividad que supuso el desarrollo nocturno de puertas para adentro, fue negativa de cara al exterior, con una notable pérdida de repercusión para el público y esos aficionados que siempre salen a obtener imágenes gráficas y de vídeo e estos maravillosos coches, lo cual sin la luz diurna carece de sentido y de resultados prácticos. Por otra parte el mínimo tamaño de los números “de carrera” imposibilita al aficionado, e incluso a los medios informativos la identificación de cada equipo.

Unos aspectos negativos de cara a la difusión pública que deben ser corregidos, si es que realmente interesa que la prueba sea compartida por alguien más que los propios organizadores y participantes. Por supuesto que son distintos puntos de vista, pero buscando la conciliación de ambos estaríamos ante un equilibrio casi ideal.
www.motor2000.net © Copyright 2022 - Todos los derechos reservados