Imprimir  Imprimir
Motor 2000
Steve Jobs, el coche que tenía y el que proyectaba...
Como suele ocurrir con los grandes genios, la desaparición de Steve Jobs, el padre del iPod, el iPhone y el iPad, lo ha elevado a la categoría de leyenda y todo lo que le ha rodeado suscita interés, incluidos sus coches, el único que tenía y el que deseaba tener.
10-10-2011  |  Redacción
El genio Jobs no era un apasionado de los coches, de hecho solo poseía uno, un Mercedes SL 55 AMG que, en la sede de Apple, aparcaba en una plaza reservada para minusválidos. En el pasado, y durante muchos años tuvo un Porsche 928. Y no deja de sorprender que una de las grandes fortunas mundiales no invirtiera en un parque de automóviles mucho más amplio.
 
Pero lo más cierto es que Steve Jobs aplicaba el lema que marcó el inicio de Apple, 'Think different' (Piensa diferente), en todo lo que hacía. Incluido su coche. Y es que, el Mercedes SL 55 AMG de Steve Jobs no tenía matrícula. En su lugar, había colocado ¡un código de barras! La leyenda cuenta que, en el hueco destinado a la placa de matrícula, lucía la archiconocida manzana de Apple pero que, harto de que se la robaran, decidió sustituirla por las barras.
 
Visionario del automóvil
 El padre del iPod, el iPhone y el iPad murió demasiado joven y dejó muchos proyectos sin terminar. Considerado por muchos como un visionario, también estampó su huella en el mundo del automóvil: En el mes de agosto de 2008 llego a reunirse con el presidente de Volkswagen, Martin Winterkon con el propósito de establecer una colaboración conjunta entre Apple y la firma automovilística para producir el llamado extraoficialmente iCAR. Todos los rumores se basaban en que Apple suministraría el interface de usuario con pantalla táctil, muy similar en su concepto al de Apple Cover Flow IU, para ser implementado en un pequeño auto micro urbano basado en alguno de los prototipos Volkswagen del momento, pero con todos los accesorios de Apple y el logo de la manzana presente en todo el coche.

Como suele suceder con los diversos rumores que siempre ha generado Apple, es más probable que el iCAR estuviese más cerca de los deseos de ese público amante de las tecnologías “i” que de la realidad, aunque la idea llegó a lanzarse incluso como mensaje publicitario: “El iCar, tan fácil de usar como un iPod”.
www.motor2000.net © Copyright 2023 - Todos los derechos reservados