Imprimir  Imprimir
Motor 2000
“Tato” Suárez gana el Gran Canaria y Gustavo Sosa los títulos
Los campeonatos Regional de Canarias y Provincial de Las Palmas ya tienen dueño: Gustavo Sosa, culminando triunfalmente una excepcional temporada, mientras que “Tato” Suárez ha hecho otra de sus acostumbradas demostraciones, ganando por tercera vez el Ralllye Gran Canaria de tierra.
23-10-2011  |  Juan J. Alonso/ Fotos Orlando Yánez
Como todos los rallies sobre tierra, el Gran Canaria ha sido duro, porque duros son también los únicos tramos que con unas mínimas condiciones se encuentran disponibles en la isla para ser utilizados sin trabas medio ambientales. En las últimas pasadas el duro firme de “Pozo Izquierdo” ya estaba roto en varias zonas y el de “Bahía Feliz” sin los baches de otras ocasiones, pero con mucha tierra y piedras sueltas. Todo ello se tradujo en más del cincuenta por ciento de abandonos: 18 equipos retirados y 16 en la meta final del Centro Internacional de Windsurfing.

De las dos bajas de anoche, Benjamín Avella lo era de forma definitiva por avería en la caja de cambios del Mitsubishi Evo IX, mientras las asistencias de Nichel Guerra trabajaban hasta las tres de la madrugada para poder reparar los daños causados en el motor del Golf GTI por la rotura del cubrecárter que afectaba a la bomba de aceite y a varios órganos del motor, partiendo con una penalización de 5 minutos.

Sumando otros dos scratchs en los primeros tramos de la mañana, “Tato” Suárez ya iniciaba el que iba a ser su despegue definitivo y triunfal con el Escort WRC, mientras a sus espaldas Gustavo Sosa y “Sene” Cazorla se anotaban, respectivamente, los mejores tiempos de “Pozo Izquierdo - El Doctoral” y de “Bahía Feliz-Juan Grande”. De esta forma, antes de que se produjera el cambio de sentido en los tramos, “Tato” Suárez controlaba el rallye con una ventaja de 16”4 sobre “Sene” Cazorla y 27” respecto a Gustavo Sosa, que estaba haciendo un rallye “a asegurar resultado” de cara a los campeonatos, pero corriendo con un gran ritmo.

Borja Pérez destacaba en un cuarto lugar, aunque ya a medio minuto de Sosa, mientras por la quinta plaza luchaban en un margen de pocos segundos Juani Santana, en el primer rallye de su vida después estar trece años participando esporádicamente en slaloms, y un Paco Romero que en esta ocasión estaba lleno de problemas, con un calentamiento de motor a causa de una fisura en el depósito superior del radiador.

Séptimo puesto de la general, y sexto entre los Mitsubishi Evo, el herreño Pedro González, feliz de vivir el ambiente y los tramos del rallye grancanario.

Ariel Navarro, noveno con el Golf GTI, mantenía un igualado mano a mano con el majorero José Jesey Rodríguez (VW Polo Classic) en el apartado de dos ruedas motrices, separados por algo menos de dos segundos, intercalándose entre ellos el siempre tranquilo Sergio López en su habitual táctica de disfrutar del Mitsubishi Evo VIII, pero con el mínimo riesgo.

En el camino se habían quedado Vicente Arencibia-Víctor Suárez, los grandes trabajadores en pos del rallye, que se veían fuera de carrera ya en el primer tramo de la mañana por una fuga de aceite en el motor del Mitsubishi Evo IX, demostrándose una vez más que el automovilismo es el deporte más ingrato de todos.

El TC5, segunda pasada por “Pozo Izquierdo” fue mortífera, ya que Josué González se quedaba por salida sin otra consecuencia que una horquilla del Evo IX dañada -volvería en SúperRallye con tiempos muy destacados- , Miguel Jiménez después de arreglar los fallos eléctricos que ya había tenido por la noche en el Nissan Pulsar GTI-R se quedaba por avería en la caja de cambios. Dailos Santana necesitaba la grúa porque dos bielas habían escapado por el bloque del rápido Toyota Starlet. En el enlace abandonaban Angel Daniel Guerra (Toyota Corolla 1.6) y Alejandro Hernández (VW Golf GTI), mientras por las clásicas averías de roturas de palier. horquillas de suspensión, pequeñas salidas, etc, eran baja Julio Luaces con el Seat Ibiza y los tres Peugeot de Carmelo Alonso, Helenio Ascanio y el palmero Robert Concepción.

Segunda parte, con los tramos invertidos

Con un total de cinco tamos, los mismos de la mañana pero en sentido inverso, la segunda parte del rallye tenía unas características similares. Con un par de pinchazos lentos, “Tato” Suárez mantenía el liderato sin mayores problemas.

En el TC7 “Sene” Cazorla perdía 14 segundos como consecuencia de haberse fisurado una manguera del turbo, pero tuvo a su lado como gran aliado los nuevos neumáticos “Dmack Tyres” -los mismos que dieron la victoria a Hayden Paddón el pasado domingo en el Rallye de Andalucia-2 cuando los presentó en España- lo que permitió una constante remontada que a falta de un tramo le ponía a solo 6 décimas de la segunda plaza de Gustavo. Aquí “Sene” sacó toda su veteranía y contrastada rapidez para anotarse el segundo scratch de la tarde con 1,3 segundos sobre Gustavo Sosa, lo que suponía el segundo puesto del podio para Cazorla y el segundo lugar a efectos de los campeonatos para un feliz Gustavo Sosa, obteniendo doblete con los títulos Regional de Canarias y Provincial de Las Palmas, un doble logro muy especial también en lo personal y en lo deportivo, por lo que representa de superación en ambos conceptos.

Destacar que en el scratch de Cazorla fue decisivo el el “Flat-Tire”, un sistema antipinchazos de Dmack Tyres, que mantiene la presión en las condiciones más extremas, en este caso una rueda delantera del Evo IX.

Ya en diferencias más escalonadas, Borja Pérez obtenía una muy meritoria cuarta plaza. Paco Romero era quinto, finalizando con la junta de culata quemada y la temperatura siempre a tope, pero capturando unos puntos valiosos que pueden ser fundamentales para que el veterano e incansable piloto obtenga los subcampeonatos de la especialidad a nivel regional y provincial.

Juani Santana se vio relegado a la sexta posición tras sufrir en los TC8 y TC9 un agarrotamiento muscular en los brazos que le ponía más que difícil controlar el vehículo. Un reparador baño en la Playa de Pozo Izquierdo -anexa al parque de trabajo- le dejó en forma para cubrir los dos tramos finales, terminando exultante “por haber descubierto la magia de los rallies”.

Pedro González mantuvo la séptima posición y Sergio López pasó a la octava tras el abandono de José Jesey Rodríguez al perder una rueda delantera del VW Polo Classic en el ya destrozado tramo de “Bahía Feliz”, un nombre más que contradictorio para los participantes en el rallye. Con este abandono, Ariel Navarro respiraba a fondo y con tranquilidad en su objetivo de 2RM, terminando en décima posición de la general a continuación de Armide Martín, que estuvo acosado por los pinchazos, igual que Juan Romano, ambos con Toyota RAV4.

Esta segunda parte también fue prolífica en abandonos, el más importante y aparatoso el de Diego Calderin-Daniel Ramírez, impactando con el Toyota Celica sobre un poste de teléfonos, siendo observados clínicamente según el protocolo establecido, no teniendo ninguna lesión que los hematomas propios del impacto y un dolor en el cuello del piloto. El tinerfeño Gustavo Fumero era baja por una importante fuga de aceite en el motor del Seat Ibiza; Rafael Pérez terminó con la fama de indestructible que tenía el Mercedes G230. aunque fuera solo porque se soltaron los soportes del radiador de agua y la colmena fue dañada porlas aspas del ventilador. José Luis Santana por culpa de la bomba de gasolina en el Golf GTI; el palmero Alberto Carlos Granados rompía una horquilla y se salía el palier del Golf GTI, volviendo en la fórmula SúperRally, lo mismo que Jéssica Lorenzo, también con Golf GTI, pero sin opción a figurar en la clasificación final.

Excelente planteamiento organizativo
Pese a ser una prueba deficitaria en lo económico por falta de patrocinadores -tomen nota los perroflautas- la Federación de Automovilismo de Las Palmas capitaneada por Víctor Rodríguez ha hecho un trabajo de excepción, con un equipo amplio, mezcla de veteranía y una juventud suficientemente preparada (JSP) como garantía de relevo en un futuro.

Los rallies en Gran Canaria son los que son, y los tramos los que hay, no existen otros con la debida longitud en los escasos espacios que no se encuentran bajo protección especial. Con los mimbres de Pozo y Bahía se construyó un cesto bastante sólido y que gustó a una gran mayoría de pilotos, porque todos comentaban haber disfrutado ampliamente.

Un acierto total la concentración del rallye en el Centro Internacional de Windsurfing con sus instalaciones para la sede, y las zonas anexas para la zona de asistencia, parque cerrado, rampa de salida y llegada y unas extensas áreas de aparcamiento... y además un buen restaurante -El Calabrote- para reponer fuerzas. No se puede pedir más, aunque particularmente insisto que deben ser diurnos la ceremonia de salida y el primer tramo del viernes, dejando la nocturnidad -que fue un éxito- como cierre de la primera jornada.

Vicente Arencibia, un hombre del deporte

Una felicitación, tan merecida como especial, para Vicente Arencibia, que se desvivió en las gestiones para disponer del mejor trazado en Pozo Izquierdo, negociando con los agricultores y las empresas allí instaladas, así como el arreglo de los baches de Bahía Feliz, e incluso gestionó una torreta con varios y potentes focos -incluido el correspondiente grupo electrógeno- para iluminar adecuadamente y dar vistosidad a la ceremonia inicial y al entorno de control horario y salida de los tramos nocturnos. Afortunadamente aún contamos con gente generosa y desprendida por amor al deporte. Felicidades Vicente, y no cambies nunca.

Enlaces de la Noticia
www.motor2000.net © Copyright 2022 - Todos los derechos reservados