Imprimir  Imprimir
Motor 2000
41 años después se reedita la historia
Todos los caminos conducen a Juncalillo
Justamente 41 años y 3 días después de la primera edición de la Subida de Juncalillo que organizó la entonces jovencísima Escudería Drago, este fin de semana vuelve la acción al mismo histórico escenario, y curiosamente, tanto en la organización como en la lista de inscritos figuran muchos de los que en aquel momento fueron los que sacaron al automovilismo grancanario de las catacumbas gubernamentales.
22-02-2013  |  Juan J. Alonso
Una larga historia de “lucha contra los elementos” y victoria final que convirtió a Juncalillo en el símbolo del automovilismo deportivo al terminar con cinco año de prohibiciones para organizar competiciones en la provincia.

Estos hechos se han transmitido de generación en generación, y pese a que en los últimos tiempos esta subida ha tenido un itinerario más bien incierto, incluida su inactividad desde 2033, los que llevan el automovilismo como una bandera de valores personales, morales y deportivos, han vuelto a luchar para recuperar su propia historia.

Y lo hacen a la antigua usanza: sin tráfico económico. Quiere esto decir que en la XVII Subida de Juncalillo actúan gratis los organizadores de la Escudería Drago, los directos colaboradores de Escudería Aterura y Pipo Motorsport, los federativos, comisarios técnicos, comisarios deportivos, comisarios de ruta, cronometradores y todo el personal que tiene misiones deportivas. Además, a muchos de ellos, les cuesta dinero de su bolsillo, también como en los viejos tiempos....

Todo ello ha permitido ofrecer unos derechos de inscripción fuera de lo común por su economía con el objeto de motivar al máximo la participación en unos tiempos difíciles, más aún siendo la primera prueba de la temporada, esa que requiere gastos adicionales en licencias, preparación del vehículo, etc. Pese a todos estos inconvenientes, han acudido a esta emotiva llamada de la reconquistada Escudería Drago hasta 31 participantes con vehículos clásicos a históricos para festejar una efemérides que no se debe perder en el transcurso de los años.

A los clásicos se les han sumado 22 pilotos en el apartado de Velocidad Open, que también se suman a la fiesta deportiva, donde el puesto en la clasificación no es lo prioritario, sino la convivencia, el reencuentro con los colegas y amigos de ayer, admirar la silueta de unos coches quizá desconocidos para las nuevas generaciones, extasiarse con el sonido de los escapes y el ronquido de las admisiones, deleitarse con el peculiar aroma de sus aceites, reeditar emociones, sentir con los ojos y el corazón, reencontrarse ante el drago que recuerda al piloto Andrés Medina, ser testigos del nuevo drago que homenajea a partir de mañana a otro gran piloto: Manuel Rodríguez “El Vaquero”... comprobar los estragos que el paso del tiempo ha hecho en nuestro físico, los cabellos que han desaparecido, o se han teñido de blanco, pero los corazones latiendo con fuerza imparable, acelerándose a medida que las innumerables curvas del recorrido los acercan al recóndito y entrañable pueblecito galdense, casi perdido e incrustado en las verdes medianías.

Dice y repite Hilario Gómez, nuestro presidente de la Escudería Drago, que “Juncalillo es algo más que una carrera” y lo es para todos los que hemos vivido y para los que la hicieron posible, especialmente desde la competición en la carretera con su esfuerzo personal y económico, cuando no no habían llegado al automovilismo los fastuosos patrocinios que tuvimos hasta no hace mucho tiempo. Una amplia representación de estos pilotos, desfilará mañana en los prolegómenos de la carrera sobre vehículos abiertos, por supuesto clásicos e históricos, para que el público, la afición, les premie y les dedique su cariño y admiración por todo lo que dieron, aunque en su gran mayoría hoy estén retirados de la actividad deportiva.

Por esto, y por tantas cosas, mañana sábado todos los caminos conducen a Juncalillo, a esa gran fiesta que debe tener continuidad todos los años para que la historia no se olvide, para siga transmitiéndose de generación en generación. Y es que tenemos presente porque hubo un pasado...

Amigo Hilario, repito, recalco y saboreo el concepto de tus palabras: “Juncalillo es algo más que una carrera”.


Enlaces de la Noticia
www.motor2000.net © Copyright 2022 - Todos los derechos reservados