Imprimir  Imprimir
Motor 2000
El Grupo PSA propone diferenciar claramente sus marcas Citroën y Peugeot
La dirección del grupo automovilístico francés PSA ha ratificado los objetivos estratégicos de la multinacional para conseguir su recuperación, entre los que destaca la apuesta por dos marcas “fuertes y claramente diferenciadas”.
13-03-2013  |  Europa Press
Los otros dos objetivos estratégicos de la corporación gala son el retorno a la rentabilidad y la culminación de los acuerdos con General Motors, propietario desde hace un año aproximadamente del 7% del capital de PSA.


A partir de ahora, el segundo mayor fabricante de coches de Europa se centrará en enfocar sus firmas a dos tipos distintos de clientes en lo que ha dado en llamar "grupos de lucro": a un lado, en un escalón superior de calidad, estará Peugeot, como reclamo para aquellos usuarios que buscan un automóvil más tradicional. En este segmento, PSA busca aumentar sus ganancias gracias a, como han demostrado con el éxito de modelos como el 208 o el 2008 GTi, unos márgenes de beneficio mayores.

Mientras, por debajo quedará la marca Citroën que, pese a que ampliará su familia DS para obtener mayores ganancias, situará a los principales modelos que componen su gama (del C1 al C5) ligeramente por debajo de los coches actuales. Este movimiento significa que la firma del doble chevron abandona su estrategia anterior de tres niveles distintos para los Citroën DS, C y modelos de entrada a la gama mediante la fusión de los dos últimos.

Para la consecución de estos objetivos, PSA ha llevado a cabo una reestructuración de la cúpula directiva, en la que se constituye un comité de dirección formado por sólo cuatro miembros: Philippe Varin como presidente, Jean-Baptiste de Chatillon como director financiero, Grégoire Olivier como director de Asia y Jean-Christophe Quémard como director de Programas.
 

Además de este comité, PSA contará con otros nueve directores que reportarán directamente al presidente, entre ellos los máximos responsables de las marcas Peugeot y Citroën, Maxime Picat y Frédéric Banzet, respectivamente. Por su parte, las actividades de relaciones sociales se integran en la Dirección de Recursos Humanos para reforzar la calidad del diálogo social
. 

Varin ha confiado a los miembros del comité la consecución de objetivos operacionales. Así, el director financiero vigilará la optimización de los resultados del grupo, actuando como árbitro entre las marcas Peugeot y Citroën cuando sea necesario.
 

Por su parte, el director de Asia tendrá como misión el desarrollo rentable del grupo en Rusia y su desarrollo industrial fuera de Europa y de América Latina, mientras que el director de Programas tendrá que pilotar los proyectos comunes con General Motors.
www.motor2000.net © Copyright 2022 - Todos los derechos reservados