Imprimir  Imprimir
Motor 2000
Subida a la Cumbre de El Hierro (Final)
Zósimo, en su tierra. José M. González, imparable
Dentro de su habitual línea en esta temporada, José Manuel González, vencía en barquetas, mientras el local Zósimo Hernández con una conducción muy espectacular, ofrecía este triunfo en turismos a los suyos, el primero que conquista un herreño en su prueba.
01-09-2010  |  Olegario Leal: Texto y fotos
Una de las particularidades en esta edición de la subida herreña era el saber qué piloto podía meterse arriba, pues a falta de los tenores de los campeonatos, todo apuntaba a lo ya visto esta temporada en Barquetas, donde el gomero González -de procedencia palmera- iba a ser el piloto a batir, como así lo demostró en carrera, dominando con cierta autoridad hasta la llegada de la última manga, en la que un fantástico registro de Eduardo Alonso, debutando con la Osella PA 20 de Domingo Ramos, que le iba tomando el tacto en cada manga, tras sufrir problemas con la gasolina en entrenamientos. En esta manga final, limaba nada menos que 14 segundos a sus primero cronos, accediendo a la segunda posición a escasos cuatro segundos del gomero, que por su parte con esta nueva victoria en la Isla de El Hierro, lleva una fenomenal racha en lo que llevamos de temporada, con plenos totales allí donde ha participado, por lo que ahora con este resultado podría hacer doblete, tanto en un casi conquistado regional de la modalidad como ahora también en el interinsular de Tenerife.

Muy bien comenzaban las cosas para Diego Rodríguez, que se situaba tras el gomero, en las dos primeras mangas donde estaba precediendo a Jonathan Reyes, que en el último instante, supo dar la vuelta a la situación, por lo que Diego, pasaba de un segundo puesto a una inesperada cuarta posición final, antecediendo con ello a los locales Pedro Capote, que cometía varios errores en esta parte final de carrera y de Sergio Febles al que una ligera avería en un sensor del motor, le aconsejaba no tomar la salida en la ultima manga y con ello un año mas se esfumaban las posibilidades de los herreños de triunfar entre los suyos, dentro esta categoría.

Zósimo, un herreño en turismos
Sin embargo en Turismos, y a pesar de no tener un líder definido previo a la carrera por la igualdad entre los vehículos, las cosas sí tenían otro color, para los herreños, por cuanto Zósimo Hernández marcó un ritmo que le permitió estar siempre delante a los mandos de un Mitsubishi de Grupo N con especificaciones de tierra, utilizado habitualmente por los hermanos Pedro y Javier González, en los certámenes de tierra, al que solo se le sustituían las suspensiones, además con una carrera marcada también por la espectacularidad que brindaba a su afición, todo ello le significaba el grabar por primera vez el nombre de un herreño en el palmarés de vencedores en su isla.

Pero la sorpresa de la jornada estaba a cargo del palmero Francisco Acosta (Porsche 911 GT3), y mas que por su montura, totalmente ganadora, si por su condición todavía de novel y por ello carente de esa experiencia para amansar el enorme potencial de la montura. Sin embargo Chicho, supo aprovechar su oportunidad, pues con una resta final de seis segundos, a pesar de ligeros errores en el recorrido, lograba alzarse con su primer triunfo parcial al lograr el mejor registro en esta manga final, en la que se situaba tres posiciones por arriba de la anterior, antecediendo a Cristo Padilla que, otro año mas en El Hierro, supo mantener el tipo con el BMW M3, así como de Rubén Jonay Martín, quien lograba alzarse hasta la segunda poción, tras la primera manga oficial y en el intento de mantener e incluso mejorar, sufre una salida de carretera quedando esta bloqueada para los cuatro últimos participantes de Turismos, aunque como mal menor, su buen resultado de la primera, le sirve al joven tinerfeño para mantenerse cuarto. Este accidente también perjudicaba al grancanario Gustavo Bolaños, en su primera visita a El Hierro, pues metido entre los cuatro primeros, y con aspiraciones incluso a victoria, debía detenerse, y con ello extraer su posición con el tiempo logrado en la primera manga.

Lucha también sin tregua la que estaban ofreciendo los Honda Civic Type-R, de Eduardo Quintero y de Daniel Suárez, en la que este último, se presentaba con la anterior unidad Honda del propio Quintero. Ambos rebasaron la meta de la primera oficial, separados por apenas un segundo, propiciado por una afinada manga de Suárez y por que el tinerfeño sufría fallos de gasolina. Luego Quintero mejorada esta deficiencia e hizo valer sus mayores prestaciones para abrir mayor margen con el palmero, que por su parte mantuvo en tipo en todo momento.

Otro de los pilotos que debía detenerse en el tramo era Félix Ramón García, quien tras comenzar como quinto, luego tenía problemas con el selector del cambio, que le llevaba a tener que sujetar la palanca durante todo el recorrido, sumándose a todo ello el mencionado corte de carretera, que le llevaba a la novena posición final con su espectacular Alfa Romeo, por detrás del grancanario Miguel Ángel Quintino, al principio con tiempos marcados por unas excesivas cruzadas y por un trompo que ya concede en cada carrera con su BMW M3, en la última cambiaba el chip para ir a por tiempo y lo mejoraba en siete segundos, marcando con ello una temporada totalmente participativa acudiendo a la casi totalidad de la pruebas de Montaña que se desarrollan en las Islas.

Nueva incursión del palmero Pedro Concepción, con su espectacular Renault Clio V6, que en esta ocasión poco pudo hacer ante la proyección de Francisco Acosta en el Grupo GT, aunque si se mantiene muy arriba dentro del certamen interinsular de Tenerife, y del que ya es practicante ganador el palmero dentro de esa categoría; en esta carrera tuvo que defenderse ante el veterano piloto tinerfeño José Ángel Figueroa, de nuevo en El Hierro, con su Renault Clio RS Sport, encuadrado dentro del Grupo A2, con mejor registro en esta apartado a pesar de hallarse con problemas de alternador.

Debut en El Hierro del grancanario Luis Montesdeoca, que en su reaparición con el Toyota MR2 comenzaba dominando a Figueroa, pero que al final y solventando en parte su deficiencia eléctrica, lograba recortar cuatro segundos a su registro anterior, por solo uno, que hacia del suyo el grancanario.

Juan Lorenzo Fernández, reaparecía tras su participación de la Gomera con unos buenos cronos sobre su remodelado Citroën AX Sport, que le servían para ir controlando al local Emérito Padrón, esta temporada sobre Honda Civic, y que apenas descontaba un segundo a la primer manga, pero si le servia para ganar la posición al veterano piloto palmero Javier Concepción, con visibles errores de adaptación en su reencuentro con el automovilismo a los mandos de un Mitsubishi Evo VII de Grupo A, que perdía la correa de la dirección asistida y no le permitía ascender en la última manga. Decir que el palmero Concepción venía a ser el mas veterano piloto en activo en esta competición, puesto que sus inicios hay que encontrarlos allá a mediados de los setenta. Una fecha que muy posiblemente sea compartida también por Félix Ramón García “Monchi”.

Particular lucha ofrecida por Mauricio Cabrera (Mercedes 190) y Bonifacio Torres, éste tomando al final la salida con BMW 325i, en lugar del Fiat 131, con el que se hallaba inscrito, en la que ambos lo daban todo, además de una forma muy espectacular con unos vehículos que se prestaban a ello. Mientras Ayose Campos, joven piloto proveniente de la tierra, se dedicaba a hacer su carrera dadas las limitaciones de su Peugeot 205 Rallye, teóricamente dispuesto a la lucha con el local Manuel García, que una vez mas hacia acto de presencia en la rampa de su isla, al que problemas en su Volkswagen no le permitían alcanzar la meta de la primera manga, por ello accediendo a la clasificación, solo con el registro de la última.

Jesús Lastra, sobre el BMW 323i de Pedro Castilla, lograba implantar el récord de Grupo H, dentro de una carrera con cierta moderación.

Incidencias y abandonos
Varios fueron los retirados, porque además de la factura que pasaba un fortísimo calor, con temperatura próxima a los 40ºC y por la longitud de la rampa, hubo varias salidas de carretera, como la de José Miguel Expósito y de Airam Cruz. Por diversas averías, tampoco pudieron acceder a la clasificación final, los BMW de de Guadalberto Luis, Nauzet Brito por temperatura, así como Armando Díaz, cosa de bujías, o el propio Félix Brito, quien con su Evo III, rompía un palier antes de concluir la primera manga oficial, que se sumaba a otro que ya había roto en la salida del Ferry en su llegada al Puerto.

Recordar que el trazado de la carrera se había ampliado hasta los 7,5 Km, lo que la convierte en la segunda subida mas larga de Canarias, tras la de Haría en Lanzarote. Por esta nueva distancia, los mejores registros marcados en cada de las categorías pasan a ser los nuevos récords.

Organización
Muy animosa un año más la entrega de los hombres y mujeres de la Escudería Hierro Sur, que si bien cumplieron con su objetivo de hacer una competición de diversión para los herreños, lo que un año mas quedó patente por la gran afluencia de aficionados, no es menos cierto que la carrera pasó a estar en “sobre alerta” por el fuerte calor reinante en esa zona y con el agravante de desarrollarse en un “Espacio Natural “Protegido” lo que se tradujo en la advertencia de las autoridades competentes en la materia de ser suspendida si la temperatura llegase a rebasar esa barrera de los 40ºC, a la que afortunadamente no se llegó, pero si de debe servir como un muy serio aviso a los organizadores, bien para un cambio de fechas que se nos antoja poco recomendable, ya que con ello y de aparecer la siempre temida llovizna, iría en perjuicio de los pilotos, y por otra agilizar lo más posible la competición, tanto en la propia carrera como en su comienzo, que debiera pasar por adelantarlo a tempranas horas de la mañana, y con intervalos de medio minuto minuto entre coche y coche, como se hace desde hace bastantes años en otras islas, evitándose así la llegada a esas caniculares y fatídicas horas de las dos de la tarde.


www.motor2000.net © Copyright 2022 - Todos los derechos reservados