Imprimir  Imprimir
Motor 2000
II Slalom El Pajar (Arguineguín)
Treinta inscritos, resultado de un calendario loco
En esta vida todo tiene un límite, un límite que se estrecha con la crisis económica, y en el costoso deporte del automóvil aún más. Si a ello se suma un calendario imposible, el resultado es lógico. Para el Slalom del próximo domingo en El Pajar las inscripciones apenas llegan a la treintena.
06-09-2010  |  Juan J. Alonso
Nuestro automovilismo, sin gobernanza que lo regule y con unos dirigentes que lo viven desde lejos, da bandazos como una gallina a la que le han cortado la cabeza.

Analicemos someramente la situación en la modalidad de tierra, que además es el refugio de los modestos, o de los menos pudientes en lo económico. El calendario de rallies y slaloms contabiliza un total de nueve pruebas entre el 4 de septiembre y el 16 de octubre. siete de ellas valederas para los correspondientes campeonatos regionales. Esto supone que en esos cuarenta y dos días se intercalan las citadas nueve carreras, el promedio es de ¡una prueba cada 4,6 días!. Simplemente de locos.

Afortunadamente -entre comillas, por supuesto- se han cancelado los dos rallies de tierra en Lanzarote, pero aún nos quedan siete citas en esos cuarenta días. Los pobres pilotos hacen números, le dan vueltas a la cabeza, exprimen el bolsillo, presionan a sus modestos y entusiastas patrocinadores, pero no hay manera.

De las citadas siete pruebas que sobreviven, tres de ellas se disputan en la Isla de Gran Canaria. El resultado a la vista está: treinta equipos como máximo, aunque hasta la publicación de la lista de inscritos el organizador se dará a la tarea de llamar y comprometer a algunos de los que no figuran en el cierre, y puede que esa repesca dé algún resultado adicional. En cualquier caso será insuficiente, incluso para la propia autofinanciación de la carrera con el consiguiente arrastre de un déficit que se va acumulando y terminará en una asfixia por inviabilidad económica. Recordemos que el anterior Slalom de El Pajar tuvo 40 inscritos, el descenso ha sido del 25 por ciento. Alucinante.

Cada vez que hablamos con Carlos Gaztañaga, presidente de la FCA, o bien realiza manifestaciones en algún medio, siempre saca el tema de la reducción de los calendarios, pero pasan los años y el resultado es el opuesto. No hay decisión para acometer una operación salvadora, o no se sabe plantear y defender adecuadamente, como vimos en la última Asamblea.

Visto así, se trasluce que en lugar de mojarse y operar de urgencia para evitar la necrosis, esperan a que la crisis económica vaya produciendo una autorregulación que empieza por un goteo y terminará en un diluvio. La maldita crisis ha espantado a los patrocinadores comerciales, quedan los institucionales, cuyos compromisos se diluyen ante obligaciones más perentorias de tipo social, sanitario, laboral, etc. Pero queda lo peor: a partir del uno de enero de 2011 las corporaciones municipales o insulares ya no podrán endeudarse por ley. Mejor no pensar en ello.

Este año tenemos elecciones federativas, los que vayan a presentarse, o a prolongar mandato, que se paren un momento a reflexionar sobre el futuro, sobre estos macrocalendarios y la penuria que se otea en el horizonte. Porque lo dicho respecto a las competiciones sobre tierra, es válido también para las de asfalto, cuya bancarrota lleva una ruta más o menos paralela.

De momento la crisis asoma por la zona de Arguineguín, precisamente en los slaloms, que hasta ahora venían siendo los que mejor estaban aguantando el tirón de la crisis. Pero con un calendario como el que tenemos, el resultado no puede ser otro que el agobio financiero de organizadores y deportistas. Sólo un milagro nos puede salvar. Recemos pues.


Enlaces de la Noticia
www.motor2000.net © Copyright 2022 - Todos los derechos reservados