Imprimir  Imprimir
Motor 2000
La Villa de Firgas mantiene viva la historia de nuestro automovilismo
Siguiendo su elogiable tradición, por quinto año consecutivo, el Auto Classic Firgas 2010 ha promovido un encuentro con figuras que han sido y hecho historia en el automovilismo grancanario.
22-10-2014  |  Juan J. Alonso
Lo vivido en la noche del martes alcanzó cotas emocionales tan intensas que no se recuerdan, con las vivencias de testigos y protagonistas de hace 60 años, cuando un 2 de mayo de 1954 nacía el “I Rallye Isla de Gran Canaria”.

Expectación en la plaza de la Villa de Firgas, con grupos, corrillos y aficionados de ayer y hoy que acudían para ser ávidos testigos de los recuerdos históricos de personajes tan ilustres como el periodista Pascual Calabuig, narrador radiofónico y “escribidor” en el Diario de Las Palmas de la prueba pionera del automovilismo canario –en la actualidad rallye decano de España- y de Domingo González Guerra, firguense de pro y además ganador de tres ediciones del rallye grancanario en los años 50.

Estos ilustres veteranos estaban acompañados por José María Ponce, que el próximo mes de diciembre cumple los 40 años como piloto en activo, y Pepe Monzón Artiles, que está a punto de culminar un excepcional libro sobre la primera etapa del automovilismo grancanario, comprendiendo de los años 1954 al 1967.

Todos eran recibidos por Jaime Hernández, alcalde de la Villa, acompañado por varios concejales, y los miembros del Auto Classic Firgas 2010 (José Luis Sosa, Manolo Perdomo y José Tomas Lubillo “Pepote”) como organizadores del encuentro legítimamente orgullosos de la respuesta que tenía la convocatoria, con representantes de diversas escuderías y José Víctor Rodríguez, presidente en funciones de la Federación de Automovilismo de Las Palmas.

El salón de actos de la Casa de la Cultura, una especie de coqueto teatro, lucía un lleno de público expectante y dispuesto a compartir vivencias con los ilustres veteranos y felicitar a Pascual Calabuig por sus espléndidos 90 octubres que cumplía el pasado jueves día 15.

Como acto preliminar, se dio a conocer la concesión de la “Medalla al Mérito al Trabajo”, por parte del Gobierno de la nación a D. Domingo González, y que le será entrega el 4 de noviembre en Madrid, el destacado industrial –y benefactor del pueblo de Firgas- que a sus 84 años sigue cumpliendo diariamente sus obligaciones empresariales al frente de la empresa Aguas de Firgas. Fue la primera gran ovación de las muchas que se iban a suceder a lo largo de la noche.

Homenaje de ida y vuelta
A continuación se resumía el brillante y denso recorrido profesional de Pascual Calabuig en el periodismo deportivo, muy en especial su constante apoyo al automovilismo en su etapa como jefe de Deportes de TVE en Canarias, destacando la transmisión en directo de la carrera en circuito Gran Premio Ciudad Turística Puerto de la Cruz en el año 1968. Y lo que se suponía iba ser un homenaje al veterano periodista, fue justamente al revés, porque este personaje, tan brillante como en sus mejores tiempos, nos regaló un excepcional artículo, leído ante el micrófono con la magistral expresión y locución de sus mejores tiempos, y que conserva como un milagro de la naturaleza en términos físicos y mentales.

Comenzó exaltando los méritos personales y deportivos de sus compañeros de mesa, para extenderse en vivencias personales en y sobre nuestro automovilismo….

“Y no les extrañe ni parezca raro el ofrecimiento y la alabanza, porque ustedes son, en gran parte, los culpables de que hoy me pueda sentir como me siento periodista conocido y, eso si, privilegiado, por poder contar como cuento que ustedes siguen siendo herederos de aquellos a quienes yo vi y ayudé a que fueran promotores del mayor seguimiento de aficionados en sus pruebas principales, rodando sobre antes desconocidos rincones arbolados o desérticos de la islas.

Gracias porque puedo contar que, con mis compañeros de la radio y la televisión, compartí desde puntos estratégicos de los recorridos sus primeras muestras en madrugadas frías, neblinas lluvias calores y curvas sobre barranqueras impresionantes y, hasta, -insólito para la época,- hice el seguimiento aéreo de algunos tramos.

Cierro… cierren ustedes los ojos y recuerden el proceso de lo bueno y de lo malo. Los estímulos para cada cual y la acción ante los demás. Valor, valentía, decisión, riesgo y, el necesario reflejo y responsabilidad medidas al máximo.

Colofón de los recuerdos de los que practican este deporte, para el que no todos sirven y en cambio todos acogen, son los sentimientos que abundan y aparecen en sus conversaciones entre corredores, amigos, o entre piloto y copiloto recordando momentos buenos o tragedias hábilmente regateadas.

Son varias las situaciones que he conocido en casos emocionales. El otro día mismo, hablando del Espíritu de Juncalillo llegué a emocionarme viendo como uno de los mas destacados pilotos del ayer pretendía hablar de otro, ya desaparecido, y no pudo . Las lagrimas se lo impidieron…”

Estos párrafos son una muestra del tono y contenido de la charla con que Calabuig deleitaba a la concurrencia.

Domingo González Guerra explicaba cómo eran las competiciones de la época, los coches, las carreteras de la isla, y los rallies, básicamente de regularidad pero sobre unas carreteras que en su mayor parte eran sobre tierra. Habló de sus tres triunfos en el rallye Isla de Gran Canaria, y del que pudo haber sido cuarto si no es porque en un control en la localidad de San Mateo se pasó de frenada y tuvo que dar marcha atrás… mencionó otras carreras, incluso de velocidad en circuito en Tenerife, con un segundo puesto en su categoría, y de sus coches: Hillman, Sunbeam Rapier y Triumph TR3, entre otros, no faltando el recuerdo a sus copilotos, como Juan Domínguez Arias y Luisa Naranjo, su esposa, presente en el acto.

José María Ponce se refirió a su debut como piloto el 29 de diciembre de 1974 en la III Subida de Juncalillo, donde solo pudo recorrer apenas unos metros, porque en la arrancada saltó por los aires la transmisión del BMW 1800 TISA con el que su padre había competido años anteriores. Como mejor recuerdo: la conquista del Campeonato de España de Rallies en 1991, no solo por él mismo, sino por la trascendencia que tuvo como relanzamiento y fortalecimiento del automovilismo entre patrocinadores, autoridades y medios de comunicación. Interrogado sobre su peor recuerdo fue concluyente: “está por llegar”.

Durante estas intervenciones se estuvieron proyectando una serie de fotografías sobre carreras de los años 50 y 60, cedidas por Pepe Monzón Jr. y que forman parte de las más de 1.700 imágenes que contendrá su libro. Sobre este libro, el autor indicaba la intensa labor de investigación y rastreo que le ha supuesto recopilar datos, fotos, clasificaciones y hechos referidos a las 45 carreras que se disputaron en Gran Canaria en esa primera época que abarca el libro, segundo que acomete el incansable Pepe, ya que hace unos años hizo lo propio con otra publicación dedicada al motociclismo.

Happy birthday, Pascual !!!
Pascual Calabuig recibió diversos reconocimientos por parte de la Federación de Automovilismo de Las Palmas y Escudería Drago, al tiempo que su trayectoria era exaltada por los presidentes José Víctor Rodríguez e Hilario Gómez, así como por parte del Ayuntamiento de la Villa de Virgas y Auto Classic Firgas 2010, entregándole el cartel de la Clásica 2013 protagonizado por un Saab 99 Coupé, que en tiempos fue de su propiedad, pues Pascual fue un enamorado de la marca sueca, de la que llegó a ser propietario de seis coches sucesivamente, empezando por un Saab 96 de 2 tiempos, del que por supuesto relató alguna anécdota.

Domingo González Guerra fue obsequiado por Pepe Monzón con un poster donde aparece pilotando el Triumph TR3 en la Subida a Tafira de 1961; además fue homenajeado por el Ayuntamiento y club firguense, así como también José María Ponce.

Súbitamente se apagaron las luces, y por el pasillo avanzaba hacia el escenario una joven que portaba la tarta dedicada al 90 “cumple” de Pascual Calabuig, quien soplaba las velas con los dos dígitos, mientras los asistentes coreaban el clásico “happy birthday”.

Una tarta con los logos del Auto Classic Firgas 2010 y la Escudería Drago que, al término del animado brindis posterior, fue partida por Pascual Calabuig y Domingo González, como colofón a una reunión especial, entrañable, que se prolongaba casi hasta la medianoche y que difícilmente podrá ser olvidada por quienes tuvimos la suerte de compartirla.

Por todo ello, además de felicitar a los homenajeados, hay que reconocer y valorar la actitud del Auto Classic Club de Firgas en su permanente labor cuyo objetivo es hacer del automovilismo un nexo de amistad, conservándolo y enalteciéndolo como respeto por la historia y de reconocimiento a los que fueron pioneros en el automovilismo grancanario, pues en casos como éste, bien vale recordar aquello de “tenemos presente porque antes hubo un pasado”.

Felicidades a todos, y hasta el próximo año… ¡pues no faltaba más!




www.motor2000.net © Copyright 2022 - Todos los derechos reservados