COOKIES:  Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. ·  Más información » ACEPTAR
Publicidad
Motor 2000
 Síguenos en YouTube.com  RSS
Domingo, 5 diciembre - 2021 (11:21 h.)
Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter
Prestaciones de infarto por un precio desde 17.650 €
VW Polo GTI, el hipervitaminado
Volkswagen ha puesto en el mercado un auténtico matagigantes, capaz de hacer ruborizar a modelos de segmentos superiores
3 ComentariosImprimir23-11-2010  |  Aythami Alonso/Fotos: Micael Löfgren
Agradecimiento: Circuito de Maspalomas

Hace algo más de una década el actual Polo GTI podría haber defendido perfectamente a la marca en el segmento de los compactos portando el anagrama de Golf, pues por potencia, estabilidad y equipamiento, supera al Golf IV de 1997.

El nuevo Polo tiene la misma potencia que aquél (180 CV) pero con un motor 1.4 TSI, en vez del 1.8 Turbo, a lo que se suma un elemento tecnológico aún mas trascendental que el propulsor, como es el cambio DSG-7 marchas de segunda generación, un auténtico baluarte del Grupo VAG que en el Polo GTI se incorpora como equipo de serie, con levas en el volante.

Motor 1.4 TSI-180 CV
La tendencia “downsizing”, o disminución del tamaño, consiste en lograr altos niveles de potencia para cilindradas cada vez menores, y el ejemplo anterior de equiparación de potencias entre el 1.4TSI y el 1.8T es la constatación más evidente de la aplicación de las actuales tecnologías.

Pero aún más importante que la potencia final del Polo GTI es la forma de entregar ésta, pues la combinación de un compresor volumétrico para la sobrealimentación a bajo régimen (hasta 1.500 rpm) y un turbocompresor para medios y altos hacen que el empuje sea constante, con la posibilidad de circular con suavidad sin apenas consumir carburante (5,9 lit/100 km), o llevar una conducción más alegre, a cambio de unas sensaciones verdaderamente deportivas.

Para este último caso se aconseja seleccionar el modo “S” de Sport en la rejilla de la palanca de cambios y utilizar éste, el DSG, en modo manual, es decir, cambiar con las levas del volante. Desde el primer momento tendremos la sensación de que nos falta carretera, pues entre que las normas de circulación son bastante restrictivas y que nuestras vías suelen tener un alto grado de congestión, resulta imposible exprimir en toda su extensión las prestaciones de este pequeño aparato, incluso sobre nuestras empinadas carreteras de montaña, tan utilizadas en las modalidades de rallies y subidas en cuesta, donde el Polo no se achanta, sino que incluso se envalentona.

Desde los primeros kilómetros en carretera abierta detectamos que el rodar del Polo es bastante silencioso en comparación al Fabia RS, circunstancia motivada por dos elementos directamente ligados a la parte ciclo, como son los neumáticos de perfil ligeramente superior (215/40 Polo, contra 210/40 Fabia), y los espirales de menor dureza del Volkswagen, pues al tener éste mayor ancho de vía (+20 mm) la transferencia de masas en apoyo es inferior, lo cual permite montar muelles más blandos sin penalizar en exceso la agilidad de movimientos.

Pues bien, estos dos componentes (neumáticos y espirales) propician un comportamiento del Polo bastante civilizado y muy predecible, especialmente sobre vías abiertas al tráfico, cuyas irregularidades son absorbidas con eficiencia.

Circuito cerrado, la única solución
Lo más razonable ante el tropel de prestaciones que ofrece el Polo GTI es exprimirlas con total seguridad en un circuito cerrado, concretamente el único que existe en Canarias, el de Maspalomas, en el que ensayamos todos los modelos deportivos y sobre el que tenemos cientos de datos para comparar, siendo precisamente el último modelo que habíamos sometido a una prueba deportiva el Skoda Fabia RS, rival directo del Polo GTI, con el que comparte todo menos el bastidor.

Para una conducción en circuito, algo que la casi totalidad de los usuarios de este modelo no van a practicar, las diferencias de dureza de muelle y perfil de rueda respecto al Fabia RS se tornan en hándicap para el modelo alemán, pues en pista se requieren reacciones más secas e inmediatas, pero valgan estos kilómetros que hemos recorrido sobre el trazado corto de Maspalomas para evaluar el Polo GTI al límite.

Su comportamiento frenando y entrando en curva es algo más lento e impreciso que el Fabia, pero en zonas rápidas se muestra muy seguro y con un alto nivel de estabilidad, resultando algo más fácil de conducir para conductores inexpertos.

Con el Polo hay que anticipar unas décimas la trazada, pues al responder con un ligerísimo desfase al movimiento del volante, podemos perder el vértice de la curva.

Estas observaciones tienen sentido para un pilotaje en circuito, pues en carretera abierta nunca vamos a encontrar condiciones de tráfico y de la calzada para poner en práctica técnicas muy refinadas de conducción, limitándonos a aprovechar el torbellino de prestaciones del GTI como buenamente podamos, pues nos veremos sobrepasados en todo momento por las condiciones externas: límites legales de velocidad, estado del pavimento y lo que es más importante, respeto por nuestra integridad y la de los demás.

La gran ventaja del Polo 3 puertas probado radica en su peso -50 kilos inferior al Fabia- ya que le aporta una mayor vivacidad y sensación de deportividad a la solicitación sobre el pedal del acelerador, expresando toda su potencia con cierta virulencia, aunque por fortuna disponemos de un amplio sistema de ayudas a la conducción que nos asisten en todo momento, incluso aunque no queramos, pues el control de estabilidad ESP es desconectable, pero no del todo, ya que siempre queda un resquicio de su interacción ante una situación de pérdida de control.

La guinda del pastel la pone el cambio DSG de segunda generación, cuya principal peculiaridad es la separación de sus tres componentes: embrague, piñonería e hidráulica, los cuales con anterioridad compartían fluido, que hacía las funciones de lubricante e hidráulica de presión, a la vez que bañaba el embrague.

En esta nueva generación el embrague es seco, lo cual da una mayor inmediatez de respuesta. La piñonería va bañada en valvulina específica; y el sistema hidráulico de accionamiento de embrague e inserción de marchas va accionado por el comúnmente conocido como ATF.

De esta manera, se evita el intercambio de líquido, con sus sedimentos, su temperatura y su grado de viscosidad, lo cual había sido objeto de crítica, ya que con la acumulación de kilómetros, la generación de partículas dañinas y las altas temperaturas del embrague, propias de un alto grado de exigencia, hacían perder eficacia y velocidad de respuesta al DSG.

Fisonomía GTI
Los rasgos GTI saltan inmediatamente a la vista, tanto en el interior como en el exterior, donde destacan las llantas de aleación ligera de 17 pulgadas “Denver”, el difusor integrado en el parachoques trasero y la doble salida de escape cromada que ha sido ubicada en la parte trasera izquierda.

En el habitáculo se reflejan detalles como los asientos deportivos tapizados con la clásica tela de diseño a cuadros y el emblema GTI bordado. El revestimiento de las columnas, los asideros y los parasoles del techo vienen acabadas en color negro. Los tiradores de las puertas, la palanca de cambios, el botón del freno de mano, las levas ‘DSG’ y los tres radios del volante deportivo de cuero han sido diseñados completamente en cromo mate.
Página 1 de 1   
Comentarios · 3
3 · Héctor falcón Moreno 30-11-2010 22:11 h.
Había leido, no recuerdo donde, que la relación de la cajas DSG del Polo y del Cupra eran exactamente iguales y que la del Fabia RS era un pelín más corta. Nunca se nombró el pèrfil del neumático, hablaba directamente de las cajas DSG. También he leido en una revista que el alerón de RS le da apoyo aerodinamico al tren trasero y en otra decía todo lo contrario.
2 · Motor2000.net 23-11-2010 11:14 h.
Efectivamente, la relación de cambio y el grupo diferencial de ambas cajas son idénticas, pero no así el perfil de rueda del Polo GTI y el Fabia RS, y éste es un factor que interviene en la velocidad final en cada marcha. Neumático Polo GTI: 215/40-17 = diámetro de rueda: 603,8 mm. Neumático Fabia RS: 210/40-17 = diámetro de rueda: 599,8 mm. Es decir, el Fabia tiene 4 mm menos de diámetro, por lo que su velocidad es inferior. Saludos
1 · Raul73 23-11-2010 10:22 h.
¿Si se supone que la caja del Polo y del Fabia son iguales porqué hay diferencia de las velocidades en las marchas? Enhorabuena por la prueba.
Página 1 de 1   
Su comentario: Normas de Uso

Nombre: 
  
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Motor2000.net.
  • No se permiten comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Motor2000.net se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere fuera de lugar o inadecuados, sin previo aviso.
  • El envío del comentario supone la aceptación de la Política de Privacidad.
» No pueden realizarse más Comentarios. Gracias por su visita.
Contactar   |   Añadir a Favoritos   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal
AUTOMOTOR EXPERT, S.L. © Copyright 2021 - Todos los derechos reservados
Cerrar
Imagen de la Noticia