COOKIES:  Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. ·  Más información » ACEPTAR
Publicidad
Motor 2000
 Síguenos en YouTube.com  RSS
Martes, 22 mayo - 2018 (01:23 h.)
Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter
Volkswagen e-Golf: no caben más excusas
La firma alemana ha sido la primera marca generalista en comercializar un eléctrico con 300 km de autonomía teóricos y casi 260 reales, es decir, un alcance que permite desplazarse en un territorio como el nuestro sin preocupaciones. A los escépticos de la movilidad sostenible se les han acabado las excusas.
0 ComentariosImprimir11-12-2017  |  Aythami Alonso / Fotografía: Micael Löfgren
En tan solo tres años, el e-Golf ha pasado de patito feo de la electrificación al cisne más bello del estanque, y la culpa la tienen 120 km, la diferencia entre los 180 km de autonomía de la versión 2014 y los 300 km que anuncia la actual, superando a los principales protagonistas del segmento V.E.: BMW i3 (290 km), Hyundai IONIQ (280 km) y Nissan LEAF 2016 (250 km), aunque la versión 2018 de este último le arrebatará el cetro con sus 380 km de autonomía, según el NEDC (Nuevo Ciclo Europeo de Conducción).

Los principales cambios externos del nuevo e-Golf se centran en los rasgos adoptados por el Golf 2017 lanzado a principios de año, siendo la incorporación de una nueva batería el factor tecnológico más destacable y principal culpable del salto cuantitativo experimentado.

Esta nueva batería ha incrementado su capacidad de almacenamiento desde 24,2 kWh hasta los 35,8 kWh, un incremento del 148% que ha supuesto un extra de peso de tan solo 30 kg, sumando una masa total de 318 kg.

Por otro lado, el desarrollo de un nuevo sistema conversor de la energía eléctrica ha permitido incrementar la potencia en 20 CV (136 CV total) y el par en 20 Nm (290 Nm total), lo cual proporciona al e-Golf una capacidad de aceleración 0-100 km/h en 9.6” y una punta de 150 km/h.

Factor clave es el tiempo de recarga que, según anuncia el fabricante, es de poco más de una hora en una toma CCS (DC, 40 kW); unas 6 horas para una toma tipo ‘wallbox’ (AC, 7,2 kWh), cuyo precio instalada ronda los 600 euros; y unas 11 horas para una toma doméstica de corriente, aunque habría que contratar una potencia elevada para evitar que salte el diferencial del cuadro eléctrico.

Muy importante, el precio de recarga: tomando la media de costo del kWh en unos 0,12 eur, una recarga completa del e-Golf se situaría en 4,5 euros. Más adelante damos el costo cada 100 km, como dato comparativo respecto al Golf térmico.

Impresiones de conducción
Cuando nos ponemos al volante de un vehículo eléctrico tenemos que dejar en casa el sentimentalismo y el lado romántico que todos llevamos dentro, pues se trata de aprovechar la posibilidad de viajar del punto A al B contaminando cero y al menor costo posible.
Si tenemos claro esa filosofía, un eléctrico como el e-Golf nos colmará de satisfacción, e incluso nos regalará alguna que otra concesión, pues sus 136 CV y entrega inmediata de 290 Nm de par nos permiten sprintar con decisión y sin más contaminación acústica que un fino silbido.

Uno de los elementos clave en este vehículo es el selector de modos de conducción, que permite escoger entre Normal, Eco y Eco+, adaptando la entrega de potencia, velocidad máxima y nivel del climatizador a cada circunstancia.

En el modo Normal, la punta es de 150 km/h, sin restricción al nivel de actuación del climatizador, ya sea como calefacción o en acondicionamiento del aire, que es uno de los periféricos que más energía consume.

El modo Eco tiene la velocidad limitada a 115 km/h, así como la respuesta del acelerador, bastante más moderada, lo mismo que la potencia del climatizador; mientras que el programa Eco+ prescinde del climatizador, limita la velocidad a 90 km/h y ofrece una entrega de potencia muy dulcificada.

La caja de cambios es automática, de una sola velocidad, con las posiciones habituales del selector: P, R, N y D. Esta última dispone de cuatro variantes en función del nivel de regeneración en deceleración: D1, D2, D3 y B, siendo la 1 la que casi no frena el coche al soltar el acelerador, mientras que la B (Brake) actúa casi como un freno, obteniendo una alta capacidad de recarga.

En cuanto a equipamiento tecnológico, el e-Golf que se comercializa en Canarias dispone de dos elementos que sobresalen del resto,
como es el cuadro de instrumentos digital (Active Info Display) y el sistema multimedia Discover Pro, que incluye el manejo mediante control gestual.

Tampoco se han escatimado medios en ayudas a la conducción, incorporando sistemas como el control de crucero adaptativo y vigilancia del entorno ‘Front Assist’ con freno de emergencia en ciudad; para finalizar con un gadget apreciado por los ‘geeks’, o fanáticos de la tecnología, como es la posibilidad de gestionar desde el smartphone el inicio o desconexión de la carga, o activar el climatizador a través de la aplicación ‘e-Remote’.

Autonomía real: 259 km
La prueba del nuevo e-Golf se ha extendido algo más de lo previsto, pues la experiencia en conducción de vehículos eléctricos nos dictaba que una cosa es lo que anuncia el fabricante y otra muy diferente la autonomía real, axioma que me alegra se haya incumplido por una vez, pues da validez con más fuerza aún a la viabilidad del eléctrico, incluso en una orografía desfavorable para el mismo como es Canarias.


RECORRIDOURBANOCtra. del NORTE GC-2Ctra. del SUR GC-1Ctra. del CENTRO GC-3CÓMPUTO GLOBAL
Autonomía disponible293 km245 km172 km101 km53 km
Km recorridos36597833206
Nivel eficiencia62%87%116%67%82%

En el cuadro superior aparece esquematizado el desglose de la prueba, que se llevó a cabo en Gran Canaria, comenzando por un recorrido urbano, con dos adultos varones a bordo y el nivel de autonomía indicando 293 km, es decir, casi al 100% de su capacidad. El recorrido por Las Palmas de Gran Canaria fue variado, en modo de conducción Eco+ y utilizando vías como la Avenida Marítima; subida del Hospital Dr. Negrín hacia Siete Palmas y su correspondiente bajada; zona del Puerto-Parque Santa Catalina, etc, es decir, todo tipo de recorrido y fluidez del tráfico, hasta completar 35,5 km, con un nivel de eficiencia del 62%.

A continuación, con el modo de conducción Eco seleccionado y únicamente el conductor a bordo, se tomó la GC-2 (Ctra. del Norte) hasta Guía, retornando hacia la capital por la GC-3 (Nueva autovía que bordea Tamaraceite), lo cual supuso ascender la empinada cuesta que une la costa con Arucas, completando 59 km con una sorprendente eficiencia del 87%.

Le siguió el trayecto desde la capital grancanaria hasta Bahía Feliz por la GC-1, en modo Eco y un solo ocupante, a una velocidad de crucero de 90 km/h, completando 77 km con una soberbia eficiencia del 116%.

Para finalizar el test, un trayecto en modo de conducción normal y un solo ocupante, que tuvo su inicio en la potabilizadora, desvío de la GC-3 a la izquierda, para tomar la salida dirección Santa Brígida, prácticamente todo en subida. Una vez llegado a “la Villa” se inició la bajada hacia Las Palmas de Gran Canaria, dirección las ramblas de Siete Palmas, punto de devolución del e-Golf a la responsable de prensa de Domingo Alonso.

El ordenador de a bordo reflejaba unos datos infinitamente mejores que las previsiones: Distancia total recorrida: 206 km. Autonomía restante: 53 km. Velocidad media: 47 km/h. Eficiencia: 82%; y por último, el consumo medio de toda la prueba: 11,8 kWh.











No cabe duda de que Volkswagen ha logrado con el nuevo e-Golf cargar de argumentos a los defensores del vehículo cero emisiones “en conducción”, y entrecomillo “en conducción” porque otra cosa es el gasto energético y nivel de emisiones en la fabricación de un componente clave como la batería de ión-litio, pero esos son factores que ni me corresponde ni puedo evaluar.

Para resumir la prueba de un automóvil que invita al análisis de datos, y como conclusión traducida en guarismos económicos: El coste de circulación del e-Golf es de 1,75 euros/100 km, basado en los 4,5 euros que cuesta recargar la batería y los 260 km que se pueden recorrer con esa carga.

Un Golf convencional (1.5 TSI-150 CV) que tuvimos ocasión de probar el pasado mes de mayo consumió durante la prueba, en condiciones reales, 6.8 litros de gasolina Súper 98 cada 100 km, lo que arroja un coste de 7,5 euros/100 km, es decir, cinco veces superior al del e-Golf.

El precio de compra del Golf eléctrico es de 25.855 euros (incluido Plan Movalt), mientras el Golf 1.5 TSI Highline Connect cuesta 25.650 euros. Que cada cual saque sus propias conclusiones...
Página 1 de 1   
Comentarios · 0
Página 1 de 1   
Su comentario: Normas de Uso

Nombre: 
  
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Motor2000.net.
  • No se permiten comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Motor2000.net se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere fuera de lugar o inadecuados, sin previo aviso.
  • El envío del comentario supone la aceptación de la Política de Privacidad.
» No pueden realizarse más Comentarios. Gracias por su visita.
Contactar   |   Añadir a Favoritos   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal
Ediciones Especializadas del Motor, S.L. © Copyright 2018 - Todos los derechos reservados
Cerrar
Imagen de la Noticia