COOKIES:  Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. ·  Más información » ACEPTAR
Publicidad
Motor 2000
 Síguenos en YouTube.com  RSS
Domingo, 5 diciembre - 2021 (10:34 h.)
Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter
I Slalom de Los Llanos de Aridane
Unos fueron al crono y otros al puro espectáculo
En una competición en la que no pareció importar mucho la victoria, al menos al menos los que se hallaban en disposición de ello, el triunfo final en turismos era para Miguel Ángel Suárez con su Renault Clio de Grupo N; mientras en Barquetas, sin oposición alguna, Samuel Castro (BRC) no quiso dejar pasar la oportunidad de ser el mas rápido de cuantos participaron en este I Slalom.
0 ComentariosImprimir27-12-2010  |  Olegario Leal: texto y foto
AMPLIAR
AMPLIAR
AMPLIAR
De éxito absoluto podría calificarse el desarrollo del I Slalom Valle de Aridane, pues a una jornada en la que los pilotos se dividieron a la hora de determinar su opción -ser rápido o espectacular- para una prueba en la que no se ponía nada en juego, que no fuera la diversión propia o hacerlo de cara a la afición, que supo agradecerlo al acudir de forma masiva.

Así, cada cual tomo su determinación sobre la base de la mejor adaptación de su montura a la circunstancia del trazado, que en este caso se mostró más favorable a los pequeños vehículos de tracción delantera, sin nada que ofrecer en términos de espectacularidad, en cambio eran los más efectivos de cara al crono, contrariamente a los 4x4, o los de propulsión trasera, que pronto se pusieron en pie de guerra. Sirva como ejemplo, que el primer clasificado de los considerados favoritos, venía a ser Victorino Concepción, que con su Evo IX se encontraba sexto de la general.

Con un esquema de carrera tipo montaña: manga de entrenos y dos oficiales, para extraer de estas el mejor crono válido para la clasificación. Miguel Ángel Suárez comienza mandando en la primera oficial, pero a muy escaso tiempo de Yeray Pérez, que para la ocasión se decidía por el conocido Toyota Starlet, -en lugar del Ibiza-, un segundito por delante de Victorino, que parece marcar la actuación de su hermano Santi, pues entre ellos se creaba el morbo de saber quién podría ser el mas rápido con el mismo vehículo y sobre los 1.150 metros del trazado.

Para la ocasión el mayor de los Concepción, asistido en el asiento derecho por su propia esposa Loli, se define por el espectáculo, dejándolo claro cuando en los aparcamientos Ramón Poll, el clásico giro sobre si mismo, para dar la vuelta, opta por repetirlo en varias ocasiones, por lo que ya el crono en esta primera pasada supone y que Victorino luego en la definitiva tome la misma actitud.

Ello devino posteriormente en la decisión que tomaban los demás, al verse incapaces de seguir rectos en un lugar tan apropiado y ante tanta afición aplaudiendo a rabiar. Por ello y curiosamente, en la siguiente donde éstos, tiraban definitivamente la toalla, pues tanto Pedro E. Santana, que había marcado un buen crono en la primera, cae en la tentación y cede tiempo en referencia a los optaron por situarse cerca de cabeza, pasando así de la cuarta a la séptima final, mientras Samuel Rodríguez y Javier Concepción con sus respectivos Evo VI, tampoco mantenían la posición, aún peor para el primero, pues consideraba que había cumplido con su manga y al estar conforme con su clasificación no salía en la última, siendo adelantado por Javier.

De igual modo Francisco Acosta, (Porsche) como el grancanario Borja Oliva (Lancia) siguieron esa misma tendencia, muy por debajo de sus posibilidades y de lo marcado habitualmente por estos hombres, sobre todo en el caso del Porsche por ser un vehículo netamente de asfalto y en un recorrido muy apto para sus prestaciones; todo lo contrario que el Lancia rescatado de la tierra, no se hallaba en plenitud para el asfalto. Pero es que ambos, aún con estos condicionantes nada se reservaron, mayormente el ese punto intermedio “giro sobre si mismo”, al que repitieron.

Por ello si bien este tipo de pruebas no sea una de esas que dejen huella con la victoria, es al fin una muy merecida y respetada, pues para Miguel Ángel Suárez supone la primera de su carrera deportiva, lograda sobre su Renault Clio de Grupo N, que al parece puede ser cambiado por el Mitsubishi de Javier.

Por atrás y logrando una de las mejores remontadas del día, Víctor Acosta, se alzaba hasta la segunda posición con su Citroën ZX, tras rebajar su crono en torno a los cinco segundos, lo que le significaba avanzar esas mismas posiciones y con ello desplazar a Yeray Pérez, de esa segunda posición, que la convertía en cuarta a pesar de de mejorar su crono en la ultima, aunque solo por milésimas, ya que también Carlos de Paz, quien al final tomaba el volante del Golf de COV La Palma, iba cogiendo el ritmo, tanto al vehículo como al trazado.

La escasa mejora de tiempo de Yeray Pérez en esta última manga, le supuso verse acosado también por esa cuarta plaza por un Aitor León (Toyota Yaris), que no se encontraba con un circuito a su gusto, hasta que no lo probó, dando muestras este piloto de un buen nivel en estas ultimas carreras; lo mismo que Mario Ángel Camacho, que con su Citroën Saxo, se defendió muy bien en este improvisado trazado urbano a pesar de que los conductores de vehículos pequeños, comentaban que este se había preparado para los vehículos potentes. Luego, con lo visto y ocurrido, les quitó la razón, fuese por el motivo que fuese.

Juan Lorenzo Fernández, sufría rotura de palier en la última, lo que le dejaba prácticamente en la misma posición, aunque falta saber si de terminar hubiera mejorado posición. Rotura similar para el único de los Hyundai Getz pilotado por Ernesto Arrocha, aunque con la diferencia de que se producía en reconocimientos. Luego entraba en una bonita pugna con Israel Cairós, que como siempre actividad plena la de este hombre del Peugeot 106 Rallye, y que en su caso, comenzó incluso dominando a Francisco Plasencia, aquí con el Opel Corsa GSI, de Jorge Rodríguez, que le asistió en el asiento de la derecha.

Por su parte Daniel Martín (Citroën Saxo de Grupo N) volvía con Ederle Calero, empeorando registro aunque por muy escasa diferencia. Todo lo contrario que su sucesor Aníbal Díaz, que perdía casi un minuto, que luego recuperó para acercarse a Daniel; en tanto que Alejandro Palmero, piloto que en su tercera prueba, venía a ser el mejor colocado entre los BMW, que prácticamente estaban mas tiempo en marcha atrás que en su sentido normal, situándose por delante de Guadalberto Luis y Sergio González, éste apenas sin experiencia sobre asfalto, puesto que las dos competiciones anteriores las ha protagonizado en ADEA.

Definitivamente, debut como piloto de Eduardo Henríquez, y decimos definitivamente por que comenzó por las clásicas, luego de copiloto del herreño Javier González en ADEA y para la próxima temporada, ya de lleno en el certamen de promoción de asfalto con su afinado Toyota Starlet de primera generación. También venido de la tierra, Jacomar Rodríguez, no se guardó nada en ofrecer espectáculo con su VW, lo que derivó en una posición en nada habitual de este hombre, aunque sus participaciones en asfalto, pasan únicamente por estos Slaloms, que ya ha repetido en Santa Cruz de La Palma.

Los únicos abandonos fueron los de Joel Triana (PRM 600) y Antonio Remedios (Citroën Saxo VTS), mientras la única baja fue la de que Aitor Morales al romper la tarde anterior un palier delantero de su BMW IX, y que no pudo reparar al carecer del repuesto.

En Kart Cross, Victoria de Francisco Acosta con su Speed Car Extrem, no teniendo mayores dificultades para imponerse a unos rivales de escasísima experiencia, pues tanto José Ricardo Rodríguez como David Domínguez, se estrenaban como pilotos.

En definitiva, rebelión de los modestos ante la pasividad o entrega al espectáculo de los favoritos, que dígase también se presentaron casi en su plenitud en esta primera carrera de Los Llanos de Aridane. Nos sorprendió la agilidad con que se iba llevando los acontecimientos, incluida la entrega de trofeos, apenas cuatro horas después de su inicio. Por tanto buenas las acciones organizativas de la Escudería Valle Aridane, con Adelto Concepción y Julio García como cabezas visibles de un nutrido grupo de personas, que llevaron la actividad a buen término.

Ahora queda por saber su futuro, que se desvelará en el transcurso de la temporada, ya que esta es una competición recuperada por la Valle Aridane ante la negativa de la Escudería de Santa Cruz de La Palma a mantener el clásico Slalom de Navidad, que cada temporada se venía desarrollando bajo el mismo formato en las calles capitalinas.
Página 1 de 1   
Comentarios · 0
Página 1 de 1   
Su comentario: Normas de Uso

Nombre: 
  
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Motor2000.net.
  • No se permiten comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Motor2000.net se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere fuera de lugar o inadecuados, sin previo aviso.
  • El envío del comentario supone la aceptación de la Política de Privacidad.
» No pueden realizarse más Comentarios. Gracias por su visita.
Contactar   |   Añadir a Favoritos   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal
AUTOMOTOR EXPERT, S.L. © Copyright 2021 - Todos los derechos reservados
Cerrar
Imagen de la Noticia