COOKIES:  Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. ·  Más información » ACEPTAR
Publicidad
Motor 2000
 Síguenos en YouTube.com  RSS
Sábado, 14 diciembre - 2019 (18:01 h.)
Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter
Audi Q3 Sportback: coupé con carácter
Se mire por donde se mire la variante Sportback del Q3 es un ejercicio de virtuosismo estético, poniendo especial acento en la deportividad de la zaga. Una vez más, los chicos de Ingolstadt han dado con la tecla del dinamismo.
0 ComentariosImprimir18-11-2019  |  Aythami Alonso / Fotografía: Micael Löfgren
Agradecimiento: SPEGC (Sociedad Promoción Económica de Gran Canaria) por la localización de las fotografías estáticas.

Dinamismo es el cromosoma más abundante en el ADN de la firma de los cuatro aros, por lo que cada vez que anuncian una versión Sportback la expectación crece exponencialmente. Con el Q8 dieron la primera muestra de lo que son capaces de plasmar sobre un crossover de inspiración coupé, pero la última recreación del Q3 ha superado las mejores expectativas, ya que no se han limitado a remodelar la zaga, sino que han sometido a un tratamiento dinamizador a todo el conjunto del vehículo.

Respecto al Q3 convencional, la variante Sportback es 1,6 cm más larga, 3 cm más baja y 0,6 cm más estrecha, cotas que enfatizan su deportividad pues le aportan una apariencia más alargada y grácil.

Del resto se encarga la rejilla negra de la parrilla Singleframe octogonal con estructura de panal de abeja, que tiene un poderoso diseño tridimensional que hace particularmente deportivo a este nuevo modelo. Lo mismo ocurre con las tomas de aire trapezoidales frontales, conectadas entre sí por una franja horizontal en el paragolpes.

La cabina, semejante a la de un coupé, constituye un contrapunto con los distintivos elementos adicionales, que están pintados en color de contraste y enfatizan su carácter SUV. Una línea de techo baja continúa hacia unos pilares D planos e inclinados y culmina en un spoiler en el borde del techo. Sobre las ruedas, unas llamativas inserciones de plástico negro brillante destacan la presencia de la tracción quattro, de serie con la mayoría de los motores.

En la zaga, los diferentes elementos y detalles generan muchos juegos de luces y sombras. La anchura del Q3 Sportback está resaltada por la luneta baja, flanqueada por apéndices aerodinámicos y por el paragolpes deportivo, que tiene incorporadas las toberas de aireación.

También contribuyen a ello los grupos ópticos traseros, que se extienden hacia el interior con forma de cuña, al igual que los estilizados grupos delanteros. Para estos últimos, Audi proporciona tres versiones que culminan en los de tecnología Matrix LED, cuyo haz de luz larga adaptativo ilumina inteligentemente la carretera, adecuándose de forma óptima a cada situación.

Plazas diáfanas
Una de las primeras dudas que surge cuando nos ponemos frente a un modelo coupé se centra en la espaciosidad de la cabina posterior, pues la prominente caída del techo suele traer daños colaterales que afectan a la distancia libre para la cabeza de los ocupantes posteriores.

No es el caso del Q3 Sportback, pues Audi ha optado por adelantar levemente la segunda fila de asientos, salvando con ello la parte más baja del techo. Con este ardid se corre el peligro de mermar el espacio para las rodillas, pero los 2.680 mm de distancia entre ejes del Q3 son una cota más que suficiente para seguir contando con suficiente franquía para las piernas.

También es cierto que los interioristas han decidido limitar el deslizamiento longitudinal del asiento posterior en 20 mm, dejándolo en 130 mm, precisamente para evitar acercarnos en demasía al respaldo de la banqueta delantera.

Donde único apreciamos una ligera restricción es en la operación de acceso a las plazas posteriores, pues precisamos retraer levemente la cabeza en el momento de traspasar la unión del pilar D con el techo, aunque de forma casi inapreciable. Lo mismo ocurre con la visibilidad posterior a través del retrovisor interior, sutilmente mermada dada la menor superficie de la luneta. El volumen del maletero es el mismo que en el Q3 convencional: 530 litros ampliables a 1.400 abatiendo el respaldo.

Entorno digital
La firma de Ingolstadt tiene muy claro la irrupción de la digitalización en el automóvil, y prueba de ello es el habitáculo del Q3, cargado de información digital, tanto en el cuadro de instrumentos como en el display central del salpicadero.

Desde el equipamiento básico se incluye una instrumentación digital con pantalla de 10,25” que el conductor puede manejar con los controles del volante multifunción. En el sistema más avanzado, el MMI Navegación plus, la pantalla del Audi virtual cockpit ofrece muchas funciones adicionales. También incluye una superficie táctil de 10,1” en el centro del salpicadero, que emite una respuesta acústica cuando se selecciona una función.

La principal novedad es la integración de Alexa, el servicio de voz de Amazon en la nube, con el que se puede acceder por streaming a música, audio libros y más de 80.000 Alexa Skills. La navegación con Google Earth y la radio híbrida, que cambia automáticamente entre FM, DAB y streaming online según las condiciones de recepción, también forman parte de este paquete.

Motor 2.0 TFSI-230 CV
En el momento actual de lanzamiento, el Q3 Sportback está disponible con dos motores de 2.0 litros, un TDI (150 CV) y un TFSI (230 CV). Este último es el que hemos probado por gentileza de Audi Canarias y, como siempre, nos ha dejado un gratísimo sabor de boca.

Los TFSI del Grupo VAG se erigen como una de las familias de motores más equilibrada del mercado, comenzando por los voluntariosos de 3 cilindros, los de 4, 5, y hasta 6 cilindros.

La unidad que monta el Q3 Sportback gasolina es un 4 cilindros, por supuesto turboalimentada, lo que, más allá de los 230 CV, le procura un par proverbial par de 350 Nm desde 1.500 rpm. Si a esto sumamos el cambio DSG7 (S tronic en Audi) con levas en volante y la tracción quattro, tenemos un cóctel imbatible.

A fin de adaptar el comportamiento del Q3 Sportback a cada necesidad, Audi lo ha dotado del selector de conducción (drive select), ofreciéndonos cinco programas: offroad, efficiency, comfort, auto y dynamic. Cada uno de ellos va combinando un reglaje de dureza y precisión de la dirección, respuesta del acelerador y, en el caso de montar suspensión adaptativa, la elasticidad de la misma.

Hemos probado el Q3 Sportback en cuatro de las cinco posibilidades (no en offroad) y el consumo medio de combustible está algo por encima del homologado por el fabricante, que es de 9 litros/100 km. Nuestro registro ha sido de 10,2 litros, lo cual no está nada mal para las prestaciones que ofrece a cambio.

Comportamiento dinámico excepcional
Como regla general, las unidades que las marcas matriculan para el departamento de prensa son ‘full equip’, y el SUV compacto coupé de Audi Canarias no iba a ser una excepción: S line.

Este acabado incorpora dos elementos cruciales en la dinámica de conducción del Q3 Sportback, como son los neumáticos 255/40 R20 (Hankook Ventus S1 evo2 SUV) y la suspensión deportiva (no adaptativa). El calzado, en primer lugar, está claramente enfocado a su uso sobre asfalto, pues el exiguo perfil 40 desaconseja su utilización fuera carretera, motivo por el cual no nos hemos aventurado a sufrir un inoportuno pinchazo, con el agravante de no contar con rueda de repuesto.

Por otro lado, la suspensión deportiva de serie muestra un equilibrio perfecto entre comodidad y estabilidad, gestionando los 1.680 kg del Q3 con gran aplomo y baja rumorosidad de rodadura, a pesar del bajo perfil de los neumáticos, combinando con uno de los elementos que más nos ha gustado de esta unidad: la dirección.

Las vueltas de volante de tope a tope superan ligeramente los dos giros, lo cual es una inequívoca carta de presentación deportiva. Si a eso añadimos el programa de conducción dinámico, tenemos ante nuestras manos un automóvil extremadamente preciso y con espíritu trasgresor.

Su altura más baja respecto al Q3 estándar le confiere un centro de gravedad inferior, acercándonos a sensaciones de turismo más que de SUV, con la ventaja de ir sentados más altos, lo cual es un plus en sensación de control y seguridad.
Página 1 de 1   
Comentarios · 0
Página 1 de 1   
Su comentario: Normas de Uso

Nombre: 
  
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Motor2000.net.
  • No se permiten comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Motor2000.net se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere fuera de lugar o inadecuados, sin previo aviso.
  • El envío del comentario supone la aceptación de la Política de Privacidad.
» No pueden realizarse más Comentarios. Gracias por su visita.
Contactar   |   Añadir a Favoritos   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal
Ediciones Especializadas del Motor, S.L. © Copyright 2019 - Todos los derechos reservados
Cerrar
Imagen de la Noticia