COOKIES:  Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. ·  Más información » ACEPTAR
Publicidad
Motor 2000
 Síguenos en YouTube.com  RSS
Lunes, 6 diciembre - 2021 (05:22 h.)
Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter
Séptima generación cargada de tecnología y ayudas a la conducción
Volkswagen Passat, discreta elegancia
La clave del éxito de Volkswagen parece ser que es su homogeneidad, su discreción, su equilibrio, su ausencia de estridencias; en resumen, ha sabido ir creando modelos que sin llegar a enamorar son capaces de generar un magnetismo de atracción que resulta difícil de esquivar. Es el caso del nuevo Passat, un modelo que no posee virtudes “cum laude”, pero todo en él roza el sobresaliente.
1 ComentariosImprimir15-03-2011  |  Aythami Alonso/Fotos: Micael Löfgren
Agradecimiento: Finca de Osorio (Teror)

Con 38 años de existencia, 15 millones de unidades vendidas y siete generaciones circulando por todo el mundo, no cabe duda que el Passat es otro de los grandes éxitos de la firma de Wolfsburg, como lo fue el Escarabajo y lo es el Golf. Al igual que éstos, cada nueva generación de Passat ha ido subiendo peldaños, que lo han ido colocando más cerca del segmento superior y que en el caso de su versión Highline se podría catalogar como berlina Premium.

Exteriormente se aprecia un importante cambio en el nuevo modelo, tanto en el frontal como en la zaga, aunque sin perder el halo de discreción que rodea a este vehículo. La calandra dispone de cuatro lamas cromo horizontales interrumpidas por el gran logo VW, mientras que los grupos ópticos son de generosas dimensiones y rasgos rectilíneos, extendiéndose generosamente hacia detrás. Éste es el recurso estilístico preferido del equipo de diseño capitaneado por Walter Da Silva, ya visto en Touareg, Tiguan, Sharan, etc., lo cual lleva implícita una doble vertiente, tanto positiva como negativa. En el primero de los casos porque un Volkswagen es identificable a primera vista. En el segundo considerando, el negativo, porque visto un Volkswagen de frente ya se ha visto casi toda su gama…

En la zaga se han achatado los pilotos y éstos se deslizan hacia delante, formando un conjunto posterior con apariencia más ancha y estable, claramente influenciado por su hermano mayor, el Phaeton.

Interior muy amplio
Como es norma en el Passat, su maletero es realmente generoso -565 litros- con posibilidad de abatir los respaldos de los asientos y ganar un espléndido volumen. Existe la opción de incorporar la apertura automática del portón a través un sensor óptico, que capta el movimiento del pie bajo el paragolpes posterior y desbloquea el cierre.

En la cabina delantera destaca la elevada posición de conducción, que genera un amplio campo de visión frontal y permite un ángulo de los brazos con el volante bastante relajado.

Consola central, tablero, reloj analógico, equipo de audio y climatización, cofre central portaobjetos, etc. están impregnados del diseño sobrio y clásico de Volkswagen, lo cual es, además, sinónimo de ergonomía y accesibilidad, aunque existe un elemento común a todos los modelos del Grupo VAG, como es el mando de las luces, el cual hasta ahora no habíamos puesto en entredicho. Tal es el equilibrio general del Passat, que ahora sí llega a desentonar el archiconocido y recurrente conmutador de luces de VW, Audi, Skoda y Seat, ubicado a la izquierda del salpicadero y que para ser accionado requiere un movimiento de elongación del brazo, que podría ser evitado si se incorporara al mando de intermitencia, por ejemplo.

El acompañante disfruta de una generosa habitabilidad, pues el salpicadero, a la altura de la guantera, forma una pequeña onda que libera espacio para las rodillas, mientras que los ocupantes posteriores disponen de una sobresaliente capacidad habitable, con posibilidad de desplegar un apoyabrazos central, sacrificando la quinta plaza, pero ganando en confort.

Otro aspecto a destacar es la completa dotación en medidas de seguridad, entre cuyos sistemas destacan el detector de fatiga del conductor, el asistente de frenada en ciudad, los asistentes de luz de cambio de carril, de mantenimiento de carril, de aparcamiento o de reconocimiento de las señales de tráfico, entre otros.

El asistente de frenada de emergencia es un componente del sistema de regulación automática de la distancia 'ACC', que se activa automáticamente a velocidades inferiores a 30 km/h en caso de emergencia, contribuyendo así a evitar colisiones por alcance.

El sistema de detección de fatiga, ofrecido por primera vez por Volkswagen en este segmento, registra constantemente el grado de concentración del conductor y, en caso de comprobar que la concentración disminuye, activa un sistema de alerta consistente en una señal acústica y una recomendación de pausa visual indicada en el cuadro de instrumentos.

Excelente chasis
De las generosas dimensiones del nuevo Passat -4,7 m. de longitud- y su peso -1.532 kg- se presuponen unas reacciones algo mermadas o torpes, pero la realidad es bien distinta, pues los tarados de suspensión aúnan de forma sobresaliente las necesidades de confort y de estabilidad, permitiendo alcanzar ritmos de conducción altos con máxima seguridad y comodidad para los ocupantes. El reglaje de barras estabilizadoras mitiga el balanceo de la carrocería, a la vez que ofrece una respuesta diligente de la dirección, ofreciendo una precisión de guiado extra, sin que se transmita rudeza o contrareacción al volante.

Como complemento idóneo a este bastidor se encuentra la motorización disel intermedia, es decir, la 2.0 TDI de 140 CV, que por su capacidad de entrega y cifra de consumo -4,6 lit/100 km- se erige en opción prioritaria para nuestro territorio, en el que su orografía hace necesario un nivel de potencia medio-alto.

Los 140 CV y, sobre todo, los 320 Nm surgidos de la turboalimentación, permiten una conducción realmente fluida, en marchas largas y con empuje constante, para un nivel de emisiones de 119 grCO2/km.

La gama Passat queda definida por otros cuatro motores, dos de gasolina, 1.4 y 1.8 TSI de 122 y 160 CV y otros dos diesel, 1.6 y 2.0 TDI-CR de 105 y 170 CV.

Todos los motores diesel vienen equipados de serie con el sistema BlueMotion Tecnologies, que incluye sistema Start-Stop (desconectable desde la consola central) y el sistema de recuperación de energía en las frenadas.

La unidad probada monta el cambio DSG de 6 marchas, sin levas en el volante, una opción más que alabada y a la que Volkswagen está sacando un provecho impagable.

Por el tipo de modelo que es el Passat y el perfil de conductor que lo utiliza, lo más aconsejable es utilizar la transmisión en modo completamente automático, es decir, palanca en posición “D” de directa y olvidarnos de cualquier maniobra sobre la misma.

La presión del pie sobre el acelerador se encarga de adecuar la relación de cambio a la solicitación del conductor, aunque si éste precisa de un plus de prestaciones, puede seleccionar el modo “S” de Sport. Si con ello no queda satisfecho y desea seleccionar las marchas manualmente, palanca en modo secuencial y empujando hacia delante se suben marchas y tirando hacia detrás, se reducen.
Página 1 de 1   
Comentarios · 1
1 · Alberto S.T. 16-03-2011 12:31 h.
Felicidades al Sr. Lofgren por las fotos quien por el apellido supongo que no es canario
Página 1 de 1   
Su comentario: Normas de Uso

Nombre: 
  
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Motor2000.net.
  • No se permiten comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Motor2000.net se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere fuera de lugar o inadecuados, sin previo aviso.
  • El envío del comentario supone la aceptación de la Política de Privacidad.
» No pueden realizarse más Comentarios. Gracias por su visita.
Contactar   |   Añadir a Favoritos   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal
AUTOMOTOR EXPERT, S.L. © Copyright 2021 - Todos los derechos reservados
Cerrar
Imagen de la Noticia