COOKIES:  Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. ·  Más información » ACEPTAR
Publicidad
Motor 2000
 Síguenos en YouTube.com  RSS
Jueves, 19 septiembre - 2019 (21:27 h.)
Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter
Gianfranco Cunico: vini vidi vinci
XVII Rallye Internacional Isla de Tenerife (2/3 marzo 1985)
La categoría internacional de esta 17ª edición del Rallye Isla de Tenerife se sustentaba en un rutómetro realmente duro y en la contratación de un numeroso grupo de pilotos italianos en el que hubo de todo, desde figuras indudables: Gianfranco Cunico, Tonino Tognana y Adartico Vudafieri, pasando por otras de simples turistas, y otras incluso pintorescas, como el piloto de F1 Arturo Merzario y su inseparable sombrero tejano.
0 ComentariosImprimir02-03-1985  |  Juan J. Alonso
AMPLIAR
AMPLIAR
AMPLIAR
Con las cámaras de TVE Canarias emitiendo en directo la salida desde el Parque García Sanabria., los participantes se dirigían al primer tramo “El Bailadero” y en la autopista de San Andrés eran varios los que recibían “regalitos” por importe de 15.000 pesetas a través de otras cámaras, en este las del coche radar de la Guardia Civil de Tráfico.

Los espectadores que están en la parte alta de este primer tramo no dan crédito a lo que están viendo sus ojos: Vudafieri, Tognana y Fontana ruedan con los neumáticos destrozados en sus respectivos Porsche 911 y sin asistencia intermedia penalizan en el siguiente control. El Renault 5 Turbo de Medardo Pérez, a pesar de haber marcado el tercer mejor tiempo, llevaba la temperatura por encima del tope desde la altura de la meta corta, lo que supone su abandono tras la Bajada de Las Mercedes, lo mismo que Vudafieri. Tras haber pasado oscuramente por Atogo, también se retiraba Tonino Tognana. que precisamente había sido el ganador de la anterior edición a los mandos de un Porsche 930 Turbo.

Todo un golpe de teatro que dejaba al rallye sin tres de sus tenores, a los que se sumaban las bajas de Francisco Saavedra (Citroën Visa) como consecuencia de un golpe en Las Mercedes, de Fernando Capdevila por avería de motor en el BMW 635 CSi, tras la dura exigencia recibida en el tramo de El Diablillo, y de Carlos Hafner a consecuencia de un fuerte llantazo en Atogo tras haber tenido problemas de puesta a punto en el nuevo motor del Mitsubishi Lancer, lo que le impedía luchar con posibilidades.

Arturo Merzario, tras pasearse tranquilamente por los tramos y comprobar el vértigo de los barrancos -porque ni había entrenado- se apresuraba a tomar el camino de su hotel en el Puerto de la Cruz.

En estos primeros compases también había que sumar las bajas de Julio Martínez por accidente con el VW Golf GTI, tras marcar tiempos importantes en Grupo N, donde peleaba a muerte con Tomás Gimeno, que estrenaba otro Golf GTI cuya carrocería pronto mostraba huellas de la dura contienda, hasta que un llantazo en Atogo, concretamente en la curva del túnel bajo la autopista le obligaba a parar y cambiar rueda, perdiendo bastantes puestos y retirándose apenas comenzada la segunda etapa.

El puesto de Gimeno era heredado alternativamente por José Antonio González (Toyota Corolla GT) y Antonio Betancort con el Alfetta GTV, precisamente cuando Betancor estaba en cabeza, penalizaba un minuto de adelanto (dos en tiempo real) y se quedaba sin posibilidades.

La segunda etapa fue casi soporífera, porque el gran esfuerzo se había hecho en la primera parte y casi todas las posiciones estaban muy estabilizadas. Cunico, imperturbable y sin grandes esfuerzos se iba anotando uno tras otro todos los tramos, incluso batiendo los récords más asequibles. José Luis Rivero hacía un rallye perfecto dentro de las posibilidades del BMW 323, controlando a un José María Ponce que con problemas de estabilidad y neumáticos en el BMW 635 CSi andaba un poco nervioso.

Muy lejos del trío de cabeza rodaba Carlos Alonso-Lamberti con el poco potente Opel Manta 200 de Grupo B, seguido también a distancia por Félix Delgado, que ofrecía otra gran actuación con el nuevo Corolla de Grupo A, preparado a nivel de suspensión y cambio, pero con el motor de serie. El sexto lugar fue para Melchor Dávila, que no podía arriesgar mucho con el Renault 5 Turbo debido a la escasez de neumáticos que sufría.

Un punto y aparte para Luciano Díaz, que con el Toyota Starlet hizo tiempos memorables, finalizando en el puesto undécimo de la general.

Tomás González tuvo la mala fortuna de tener que realizar los últimos cinco tramos con el soporte del baquet del Toyota Corolla desprendido,

Los tramos cronometrados, un total de 26, eran la sucesiva repetición de: El Bailadero, 10,630 km; “Las Mercedes, 4,000; El Diablillo, 14,000; Arico, 9,320 km; Atogo, 7,000; La Escalona-Jama, 11,850; Aldea Blanca, 3,510; Cuesta de Las Tablas, 6,775 km; El Bailadero-Las Mercedes, 25,520 y Los Loros,8,120. En total diez tramos distintos y 236,5 km contra el reloj. Unos datos que deben servir de reflexión para los pilotos actuales, que además de correr con unos coches que van sobre raíles, se quejan de todo, del número de tramos,de la nocturnidad de los trazados estrechos o de alguna bajada un poco especial. Revisen este rutómetro y también verán el motivo por el que los italianos solo traían gomas para cumplir con el trámite de tomar la salida y poco más.
Página 1 de 1   
Comentarios · 0
Página 1 de 1   
Su comentario: Normas de Uso

Nombre: 
  
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Motor2000.net.
  • No se permiten comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Motor2000.net se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere fuera de lugar o inadecuados, sin previo aviso.
  • El envío del comentario supone la aceptación de la Política de Privacidad.
» No pueden realizarse más Comentarios. Gracias por su visita.
Contactar   |   Añadir a Favoritos   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal
Ediciones Especializadas del Motor, S.L. © Copyright 2019 - Todos los derechos reservados
Cerrar
Imagen de la Noticia