COOKIES:  Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. ·  Más información » ACEPTAR
Publicidad
Motor 2000
 Síguenos en YouTube.com  RSS
Martes, 30 noviembre - 2021 (11:51 h.)
Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter
El Beetle del Siglo XXI es más deportivo, rotundo, masculino…
VW Beetle 2012, el icono se reinventa
No resulta nada sencillo, aunque sí muy arriesgado, tocar las cosas que funcionan, pero Volkswagen ha vuelto a hacer alarde de su profundo conocimiento del negocio poniendo en liza la tercera generación del Escarabajo, una versión de mayor espectro que su antecesor el New Beetle, enfocado en exceso al género femenino.
0 ComentariosImprimir01-02-2012  |  Aythami Alonso/FOTOS: Micael Löfgren
La receta del equipo de diseño de Walter de Silva ha sido dotar al Beetle 2012 de unas proporciones más atléticas y musculosas, destacando su anchura aumentada en 84 mm, lo que sumado a la reducción de altura en 12 mm y alargamiento total en 152 mm, conforman una estampa bastante más rotunda y menos volátil que su antecesor, confirmando la “masculinización” del icónico modelo que abre su puerta a un público que anteriormente chocaba con un estilo de vida “divinity”.

Los nuevos usuarios del Beetle no siguen “Anatomía de Grey” o “Mujeres Desesperadas”, son más bien consumidores de “Megafactorías”, “El último Superviviente” o la “Liga BBVA”, con la gran ventaja de que todos ellos –los de Anatomía y la Liga- son compradores potenciales de Beetle, con lo que a buen seguro este modelo superará las ventas de su antecesor, aunque eso sí, muy lejos de las 21,5 millones de unidades del primogénito. Basta el dato ofrecido por la importadora para Canarias, que en los dos primeros meses de comercialización ha duplicado las expectativas de ventas.

Versión 2.0 TSI-200 CV
Volkswagen ha invertido la pirámide y en el lanzamiento mundial del Escarabajo 2012 ha dado prioridad a la versión más prestacional, suponemos que con el afán de dar un golpe de efecto en el estreno del nuevo modelo y enfatizar aún más el carácter deportivo del mismo, evitando la divagación de si se trata de un restyling o es una generación totalmente nueva.

Es por ello que para esta prueba hemos dispuesto del Beetle más hipervitaminado de la gama, el que ha sido denominado “Turbo” por la sobrealimentación de su conocido motor 2.0 TSI, cuya potencia en este caso se queda en 200 CV. Decimos se queda porque el escalonamiento de caballos de este propulsor llega hasta los 265 del Scirocco R, por ejemplo, pasando por los 210 del Golf GTI.

Y solo podemos decir una cosa tras bajarnos del Beetle Turbo: “Va mejor que un Golf GTI…” afirmación algo arriesgada que podría dejarnos en evidencia cronómetro en mano, pues los 120 kilos extra del Escarabajo y sus 10 CV menos son unos argumentos suficientemente influyentes como para evitar lanzar un desafío, pero lo cierto es que la percepción sensorial que se recibe al volante del evocador modelo es más que satisfactoria.

Por peso y potencia el Golf es probable que marque un mejor crono a velocidad pura en circuito, pero el Beetle aporta mayor sensación de seguridad y aplomo, especialmente en curva rápida y en frenada, donde muestra una compostura intachable, imposible de vulnerar en carretera abierta. La única forma de encontrar el límite del Beetle Turbo sería en circuito cerrado.

¿Dónde está el secreto? Básicamente en el rectángulo que forman sus cuatro puntos de apoyo con el suelo, y muy en especial su ancho de vía delantero, que es 45 mm superior al del Golf GTI, lo que permite el montaje de espirales con menor dureza sin perder capacidad de guiado ni estabilidad, que son los puntos fuertes del tren delantero del Beetle Turbo.

Su reparto de masas, llantas de 19 pulgadas y tarado de la suspensión Sport hacen del Beetle un vehículo sumamente ágil y predecible, del que tenemos la sensación haber conducido toda la vida, algo realmente valorado por el usuario masculino en la búsqueda de la rápida adaptación a un modelo tan prestacional como la versión Turbo.

Del motor 2.0 TSI de 200 CV no vamos a descubrir nada, pues todo son parabienes, pero sí que nos permitiremos la licencia de dar un pequeño consejo a quien esté pensando en comprar este modelo, y es que lo solicite con cambio secuencial DSG, y si es posible con levas en el volante, pues sus 1.400 euros de sobrecoste realmente merecen la pena, como hemos manifestado cada vez que probamos un modelo del Grupo VAG con posibilidad de incluir esta transmisión, que en el caso del Beetle dispone de seis relaciones.

Reposacabezas-almohada
El habitáculo y especialmente el salpicadero del Beetle 2012 son borrón y cuenta nueva respecto al anterior, inspirado en el famoso Festival Woodstock y su movimiento hippie, con receptáculo para sostener una flor incluido. Digamos que ese recurso estuvo muy bien cuando se decidió resucitar al mítico Escarabajo y enfocarlo al público femenino, pero ahora que ha vuelto a alcanzar la madurez, las concesiones a la extravagancia son casi inexistentes, y mucho menos en la versión tope de gama, en la que hasta el símil carbono hace acto de presencia en los planos verticales del salpicadero.

En la parte superior central del mismo se puede solicitar como equipamiento extra un pequeño cuadro de instrumentos con tres esferas que informan de la temperatura del aceite motor, la presión de soplado del turbo y un cronómetro para los fanáticos del “Infierno Verde”.

En las versiones Design, el frontal del salpicadero va pintado en color carrocería, lo que nos retrotrae al Beetle originario, aunque los mandos de control, volante y calidad de los guarnecidos se encargan de recordarnos que estamos ante el modelo del Siglo XXI.

Pero como no hay rosal sin espinas, el Beetle 2012 tiene una en su número de plazas, que suman cuatro. Por el contrario, las delanteras gozan de un elemento que por lo general suele pasar desapercibido, como es el reposacabezas cuyo cometido fundamental es evitar el latigazo cervical por alcance, pero que en el caso de este modelo ejerce la función que su nombre indica, como es descansar la testa gracias a un mullido realmente elástico que acoge y envuelve a la perfección tan importante elemento de la anatomía.

El Beetle se encuentra disponible desde 15.900 euros de la versión 105 CV gasolina, hasta los 24.325 del tope de gama sometido a esta prueba.
Página 1 de 1   
Comentarios · 0
Página 1 de 1   
Su comentario: Normas de Uso

Nombre: 
  
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Motor2000.net.
  • No se permiten comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Motor2000.net se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere fuera de lugar o inadecuados, sin previo aviso.
  • El envío del comentario supone la aceptación de la Política de Privacidad.
» No pueden realizarse más Comentarios. Gracias por su visita.
Contactar   |   Añadir a Favoritos   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal
AUTOMOTOR EXPERT, S.L. © Copyright 2021 - Todos los derechos reservados
Cerrar
Imagen de la Noticia