COOKIES:  Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. ·  Más información » ACEPTAR
Publicidad
Motor 2000
 Síguenos en YouTube.com  RSS
Lunes, 25 octubre - 2021 (22:16 h.)
Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter
A cielo abierto en la Isla de los Volcanes
Fiat 500C, el icono se hace convertible
Continuando con la línea que inició Volkswagen con el Escarabajo-Beetle, al que siguió la reedición actualizada del Mini, Fiat resucitó uno de sus iconos indiscutibles: el Cinquecento, cuyo éxito ha sido tal que se han comercializado más de medio millón de unidades y en España es líder destacado del segmento A. Cuando se proyectó el nuevo 500, la gama estaba asociada a la producción de un convertible, también a imagen y semejanza de aquel “Cinquecento aperto” con techo de lona enrrollable.
1 ComentariosImprimir06-06-2010  |  Juan J. Alonso
Apenas llegado al mercado nacional, Fiat Group Automobiles Spain, S.A. ha realizado en la isla de Lanzarote una presentación con amplia prueba dinámica del 500C (Convertible), vehículo que con su indiscutible glamour promete ser el gran complemento destinado a consolidar el “boom” comercial del exitoso “revival” 500.


Elegir la Isla de Los Volcanes para la convocatoria mediática no es casual, sino que ha sido programada en dos premisas fundamentales y ambivalentes: la relevancia comercial del nuevo concesionario, Came Canarias, perteneciente al potentísimo Grupo Cabrera Medina, que a su vez es líder en el sector de “rent a car” en Canarias.

Y es que con su estilo agradable a primera vista y la posibilidad de desplegar eléctricamente la capota en dos posiciones, el 500C es el vehículo ideal para el sector alquilador del archipiélago, donde todo el año primavera, y por lo tanto temporada turística. A ello hay que añadir su facilidad de manejo, un equipamiento inusual, bajo consumo y el disfrute del aire libre, tan propio para disfrutar al máximo del ocio vacacional

En la amplia prueba, a lo largo de dos jornadas, tuvimos la oportunidad de conducir el 500C con motorización 1.2 de 69 caballos. y también el modelo cerrado, pero con el fantástico motor 1.4 con 100 CV y cambio de 6 velocidades, por lo que podemos traspolar perfectamente su comportamiento y prestaciones al 500 abierto, un vehículo que para el comprador particular tiene un atractivo marcadamente emocional al adquirir un modelo que nunca se pasará de moto, en todo caso se convertirá en un clásico.

Convertible, no cabrio
En Fiat remarcan muy insistentemente que el 500C no es un cabrio, sino un convertible que retiene sus razones de ser, porque de hecho muchos usuarios de los cabrios suelen llevar los cristales laterales subidos, además de un plus de seguridad que supone esa estructura metálica, disuasoria para los amigos de lo ajeno.

Dimensiones contenidas, líneas redondeadas y unos grandes ojos que parecen mirate muy amigablemente, son razones que te hacen conectar anímicamente con un coche en el que se conjugan armónicamente los estilos retro y juvenil, este de forma muy especial en el interior.

La modernidad se aplica a las operaciones de apertura y cierre de la capota, que ya no se enrolla a mano y se sujeta con una correa en una solución muy “naif”. Ahora este proceso se realiza bien desde el mando de la propia llave, o con los interruptores situados en el interior. La apertura y espacio abierto tiene dos posibilidades, a través de dos fases: en la primera la capota se repliega hasta la altura del montante C, aunque puede también puede detenerse antes en cualquier posición,. El primer replegado queda con una especie de “efecto spoiler” y en el segundo la capota se apoya totalmente en el exterior, por lo tanto no afectando al maletero y su capacidad que es de 182 litros, ampliables a 520 abatiendo los asientos posteriores. La luneta trasera permanece inmóvil y no resta visibilidad al exterior y tampoco afecta a la tercera luz de freno integrada en el techo.

Las maniobras con la capota pueden realizarse sin ningún problema en marcha, hasta una velocidad máxima de 60 kilómetros por hora.

Pero como en este mundo no hay nada perfecto, también el Fiat 500C tiene sus inconvenientes. Los principales, y casi únicos, son las limitadas dimensiones del espacio en las plazas traseras y la dificultad -en algunos casos extrema- para leer las informaciones del panel de instrumentos, ya que la retro iluminación es muy débil, y cuando se abre el techo, prácticamente nos quedamos “a ciegas”. Evidentemente la luminosidad de Lanzarote no es la misma que se puede dar en las brumosas ciudades del centro y norte de Europa. Un detalle muy a tener en cuenta.

Personalización
Según nos explicaba Alfonso Ortín, director de RREE y Prensa de Fiat España, las posibilidades de personalización del 500 cerrado eran de 500.000, ahora este universo llega hasta un millón de combinaciones posibles en base a colores de carrocería, de la capota, de los modelos de llanta, motorizaciones, tipos de motores y cambios, además de todo un catálogo de pegatinas para el exterior y numerosos accesorios para el interior. Incluso la carcasa de la llave se puede personalizar. Con esta lista interminable de opciones, puede darse el caso de que en la práctica no haya dos Fiat 500 iguales.

Una vez elegido en el concesionario el paquete de personalización cromático y de accesorios, el plazo máximo de entrega del vehículo es de dos meses.

Gama de motores
La oferta de motores para el Fiat 500C se configura en cuatro propulsores, dos de gasolina y dos turbodiesel, con potencias comprendidas entre los 69 y los 100 CV. En el primer apartado encontramos un 1.2 de 69 CV (con 8 válvulas) y el más potente de la gama, un 1.4 16V de 100 CV, el único que se asocia de serie a un cambio manual de 6 relaciones, en los demás el cambio manual es de 5 relaciones.

Las mecánicas de gasóleo son el 1.3 Multijet 16V de 75 CV y, como gran novedad, un 1.3 Multijet II de 95 CV, cuyo consumo medio es de sólo 3,9 litros, en parte debido al sistema Start&Stop de serie. Opcionalmente esta disponible una transmisión automática “Dualogic” de 5 velocidades.

Para finales de año está prevista la incorporación a esta gama de motores del innovador TwinAir bicilíndrico.

Comportamiento
Vaya por delante la felicitación a Fiat, lo que quiere decir personalmente a Alfonso Ortín, por la programación de las pruebas dinámicas, con una amplia duración y una gran disponibilidad de vehículos -gracias a la implicación de Came Canarias, concesionario en Lanzarote- de tal modo que prácticamente cada informador tenía un vehículo a su disposición.

Gracias a este generosa fórmula, tuve la oportunidad de probar a fondo las dos motorizaciones de gasolina. El 1.2 de 8 válvulas muy tranquilo, necesita tirar de cambio con mayor frecuencia, y el 1.4 realmente fastuoso en prestaciones dadas las dimensiones y el peso contenido del vehículo. En ambos casos hay que destacar una dirección suave y precisa que “lee” perfectamente el firme, un cambio que se maneja tan intuitivamente, que casi parece tener autonomía propia. La insonorización no es el punto fuerte, lo que tampoco tiene demasiada repercusión en un coche cuya utilización va a ser fundamentalmente con el techo abierto, y ya se sabe la rumorosidad que ocasionan las corrientes de aire.

Si el 500 ya era divertido de conducir, ahora el 500C -y ahora también toda la gama- incorpora el puente de torsión y la barra estabilizadora del 500 Abarth, por lo que la diversión está garantizada, el comportamiento en curvas sorprende porque la estabilidad parece no tener límites y el comportamiento es de total nobleza en cualquier circunstancia, incluso sin la típica tendencia al subviraje de los tracción delantera. Los frenos colaboran eficazmente, al menos sólo con el conductor a bordo, en todo caso la confianza que ofrecen es muy alta. Todo lo anterior teniendo en cuenta las características de las carreteras de Lanzarote, básicamente planas, sin curvas cerradas ni grandes desniveles, salvo en alguna zona muy puntual.

Hay que hacer virguerías con el volante -regulable en altura y profundidad para conseguir una visibilidad óptima sobre la instrumentación. Claro, éste es el peaje que debemos pagar los que tenemos una gran estatura con su posibilidad de mirar desde arriba.

Resumiendo: si el Fiat 500 ya es de por si un icono, un objeto de culto, el 500C es rizar el rizo. El guiño al pasado es mucho más que eso, hay un plus emocional ambivalente, para los nostálgicos del pasado verán como el amor renace nuevamente, y los jóvenes serán víctimas del amor a primera vista, de un irresistible flechazo. Para los alquiladores sin conductor, el único inconveniente es el precio, pero -supongo- que esto se compensará ampliamente por el mayor índice de solicitudes en base a esa moderna y atractiva singularidad.

PRECIOS EN CANARIAS

Acabado POP

- 1.2 8V (69 CV) 13.155 euros
- 1.3 Multijet 16 V (75 CV) 15.034
Acabado Lounge
- 1.2 8V (69 CV) 15.034 euros
- 1.4 16V (100 CV) 16.807 euros
- 1.3 Multijet 16V (75 CV) 16.913 euros
- 1.3 Multijet 16V (95 CV) 17.853 euros
Página 1 de 1   
Comentarios · 1
1 · jose manuel garaña 10-06-2010 11:58 h.
Esto sí que es un artículo en condiciones. Trabajado, documentado y sentido. Enhorabuena!!
Página 1 de 1   
Su comentario: Normas de Uso

Nombre: 
  
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Motor2000.net.
  • No se permiten comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Motor2000.net se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere fuera de lugar o inadecuados, sin previo aviso.
  • El envío del comentario supone la aceptación de la Política de Privacidad.
» No pueden realizarse más Comentarios. Gracias por su visita.
Contactar   |   Añadir a Favoritos   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal
AUTOMOTOR EXPERT, S.L. © Copyright 2021 - Todos los derechos reservados
Cerrar
Imagen de la Noticia