COOKIES:  Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. ·  Más información » ACEPTAR
Publicidad
Motor 2000
 Síguenos en YouTube.com  RSS
Viernes, 24 septiembre - 2021 (00:50 h.)
Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter
Atmósfera racing
-
0 ComentariosImprimir30-07-2012  |  Aythami Alonso / Fotos: Micael Löfgren
AMPLIAR
AMPLIAR
AMPLIAR
Altura de las caderas respecto al suelo: 400 mm, la más baja de un modelo Toyota. Este dato basta para hacerse una idea de la atmósfera que se respira en el habitáculo del deportivo nipón, aunque se diferencia de los modelos de su segmento en que el túnel central de transmisión no es tan elevado ni intrusivo como de costumbre, por lo que no nos invade la sensación de encajonamiento, y es más, soy de la opinión que se podría haber rebajado aún más la altura de la banqueta, pues la visibilidad es perfecta y en ningún momento nos obstaculiza el panorama la altura del volante, posicionado prácticamente perpendicular respecto al suelo. Éste posee un diámetro de 365 mm, el más pequeño montado en un Toyota de calle.

También es cierto que la disposición de sendas protuberancias sobre las aletas delanteras supone una excelente referencia para ubicar ópticamente el morro, con lo que ello aporta de precisión a la hora de conducir por carreteras muy viradas y con referencias ciegas. En el tren trasero estamos asistidos por idéntica circunstancia, ya que las abombadas aletas son perfectamente visibles a través de los retrovisores exteriores, por lo que siempre tendremos ubicadas las cuatro esquinas.

Todos los elementos de control del habitáculo tienen inspiración sobria, circular, rozando lo espartano, pero es lo que pide este vehículo, especialmente en la zona reservada al copiloto, donde una triste, pero evocadora placa de carbono es la visión que tiene el navegante. La única extravagancia que se han permitido los interioristas ha sido dotar de forma octogonal los mandos del climatizador, además de instalar el sistema de infotainment “Touch & go”, pero sin cámara de visión posterior, que pesa mucho. Por supuesto el volante no dispone de mandos remotos. Está solo para guiar.

Toyota no se ha andado con eufemismos a la hora de definir la configuración de las plazas disponibles: 2+2 y es la pura realidad, pero las dos plazas traseras no llegan ni al nivel de transportín dado el escaso espacio para las rodillas, quedándose en unos adornos que están muy bien para la función que el fabricante describe en su extenso dossier de prensa: “transportar un juego de ruedas de circuito”. Ésta es una práctica muy extendida en Japón y Europa –el Infierno Verde alemán es la cuna- conocida como “trackdays” y que aquí en Canarias denominamos” tandas”, consistente en descargar adrenalina en un circuito cerrado, junto a otros amantes del automóvil, previo montaje de un set de ruedas cañeras, que algunos hasta transportan en fundas para no manchar el tapizado.

¿Y en el maletero no caben? Pues no, a pesar de que los 243 litros que dispone están por encima de la media del segmento de los 2+2.
Página 1 de 1   
Comentarios · 0
Página 1 de 1   
Su comentario: Normas de Uso

Nombre: 
  
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Motor2000.net.
  • No se permiten comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Motor2000.net se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere fuera de lugar o inadecuados, sin previo aviso.
  • El envío del comentario supone la aceptación de la Política de Privacidad.
» No pueden realizarse más Comentarios. Gracias por su visita.
Contactar   |   Añadir a Favoritos   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal
AUTOMOTOR EXPERT, S.L. © Copyright 2021 - Todos los derechos reservados
Cerrar
Imagen de la Noticia