COOKIES:  Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. ·  Más información » ACEPTAR
Publicidad
Motor 2000
 Síguenos en YouTube.com  RSS
Domingo, 26 septiembre - 2021 (23:45 h.)
Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter
Vencedores Samuel Rodríguez (Turismos) y David Francisco (Barquetas) en una carrera de sustos
En una prueba que tuvo una duración de casi seis horas y media, debido a un parón de dos horas como consecuencia de un accidente con tres lesionados, se registraron las victorias de Samuel Rodríguez (Mitsubishi Lancer Evo VI) en turismos y de David Francisco (Speed Car) en barquetas CM, este dejando el récord en la nueva distancia de 6,900 km.
29 ComentariosImprimir03-08-2013  |  Olegario Leal: texto y fotos
AMPLIAR
AMPLIAR
AMPLIAR
La Subida a Barlovento es algo más que una prueba de montaña. Durante el fin de semana, todos los caminos de La Palma conducen a este municipio, cuya población de apenas dos mil habitantes se multiplica por diez el día de la carrera.

Una carrera que tiene un sabor especial derivado de un atractivo racing y una hospitalidad que no se conoce en ningún otro lugar de Canarias. Los “Amigos del Motor de Barlovento”, capitaneados por Abián Francisco, han inoculado el virus de su pasión a todos los habitantes de la localidad, incluidas las autoridades, de modo que los pilotos, los organizadores, los aficionados, los informadores se sienten como en casa. De ahí que la Subida no necesite apoyarse en un campeonato para atraer a pilotos de otras islas, hasta 17 han llegado en esta ocasión desde Tenerife, Gran Canaria, La Gomera... ¡y no vienen a sumar puntos para ningún certamen!vienen porque aquí se disfruta de la amistad, de la camaradería, de la cálida hospitalidad de los barloventeros.

La carrera en si viene a ser la disculpa ideal para disfrutar del ambiente de Barlovento, de esas lloviznas en pleno mes de agosto, de su espesa niebla en primeras horas de la noche impregnando sus calles y caminos de un halo misterioso, fresco, y propicio para el disfrute gastronómico en alguna de sus características parrillas con los vinos y productos de la tierra, o del próximo mar.

Ni las fiestas patronales de Nuestra Señora del Rosario llevan la quinta parte de personas a Barlovento. Desde tres o cuatro días antes de la prueba, con el inicio del vacacional mes de agosto, empiezan a llegar a Barlovento participantes con sus familiares, amigos y asistencias, aficionados de otras islas, medios de comunicación con las radios emitiendo programas previos y ambientando la carrera. Todo ello tiene su punto culminante la víspera de prueba, donde la Bodega El Durazno se hace pequeña para albergar el agasajo que el amigo Perico ofrece al colectivo. Esta reunión se ha convertido en un acto tan clásico que sin el mismo ya no se concibe el evento automovilístico, aunque allí, además de los quesos ahumados, también se percibe alguna que otra “jumasera”, porque la condición humana es débil y se rinde ante los blancos dorados, los tintos ateados y los correspondiente complementos culinarios.

Este es el inigualable ambiente que envuelve los previos de la carrera. Una carrera que algunos desean no llegue, porque el inicio de la actividad deportiva marca el final de los alegres prolegómenos.

Una subida muy especial
Históricamente la Subida a Barlovento se disputaba sobre una distancia de 8,100 km. Con motivo de las obras en la carretera -que aún siguen actualmente- en las temporadas 2010 y 2011 se utilizó una versión de 6,220 km, que ha pasado a ser de 6,900 km en la que se ha disputado hoy.

Trazado muy ancho, porque en esta ocasión no se ha delimitado ninguna zona, como se hizo en las últimas temporadas. Esta generosa anchura y un firme con poco agarre debido a que el asfalto es aún provisional, se prestan a un pilotaje muy espectacular, que en no pocos casos se convierte en una continuada exhibición de cruzadas y derrapajes controlados, porque en definitiva la gente viene a Barlovento para disfrutar. La clasificación casi pasa a ser una circunstancia adicional, nunca prioritaria. Así, la afición permanece expectante esperando la llegada de los vehículos de propulsión, especialmente los numerosos BMW, para disfrutar de su paso por la “curva de la afición” y la siguiente “curva de meta”, ya en pleno casco urbano de Barlovento.

Un ambiente propicio a la incidencia
Convertir lo que debe ser una carrera contra el reloj en una especie de concurso de habilidades varias, puede derivar en circunstancias indeseadas, porque hay pilotos que saben y dominan el tema, mientras hay otros que se atreven sin que sus facultades estén a la altura necesaria para controlar un vehículo cuando se excede en la maniobra, particularmente sobre un asfalto tan deslizante como el que tiene actualmente el firme de esta carretera.

Lo anterior, o cualquier otra incidencia imprevista, incluso de tipo mecánico, puede devenir en la pérdida de control y en una trayectoria imprevisible del vehículo. Algo de esto debió ocurrir en la manga de entrenamientos con el impacto que tenía Fernando Díaz con el BMW 325i en la “curva de la afición”. El golpe fue contra un contenedor recuperador de vidrio y no hubo consecuencia alguna.

Al aviso de los entrenamientos le seguía algo más serio en la primera subida oficial. Perseo Arbelo se salía con el BMW M3 en la “Montaña de Picón”, alcanzando a tres espectadores -dos adultos y un menor- que resultaban afectados con lesiones de incierta consideración. Tras ser asistidas y estabilizadas en el mismo lugar del accidente, se efectuó el traslado a un centro hospitalario bajo el control del médico de la prueba, Dr. Domingo Francisco Padrón. Al quedar la prueba sin el servicio médico, se produjo una larga interrupción en la que todos los protagonistas de la carrera quedaban lógicamente afectados y con los ánimos muy bajos ante la incertidumbre de la suerte que había podido correr la familia afectada.

El tiempo pasaba, la carretera fue abierta al tráfico y la interrupción se alargaba desde las 16.30 hasta las 18.30 horas para completar la primera manga.

En el intervalo, a través del programa “Formula Motor” que seguía emitiendo ininterrumpidamente, llegaban noticias tranquilizadoras respecto al estado de los lesionados. Pedro Pérez, presidente de la Federación de Automovilismo de La Palma, que acompañó a los lesionados hasta el centro hospitalario, informaba que el afectado más grave era un adulto con fractura de fémur y contusiones varias, mientras un menor y otro adulto recibieron magulladuras de carácter leve. Todo un alivio para los espectadores, para el piloto Perseo y para el resto del colectivo. Aunque con una lección que todos deben aprender, desde los organizadores para que no sigan primando el concepto espectáculo, hasta esos espectadores a los que se debe inculcar una verdadera cultura automovilística en la que no caben estas prácticas tan alejadas del verdadero espíritu deportivo.

Los hechos deportivos
Pasando a lo estrictamente deportivo, indicar que solamente se produjo una baja en las verificaciones, la del tinerfeño Santiago Padilla “El Percha” que no se presentó con su Mercedes 190 E 2.5-16.

Como es habitual, la manga de entrenamientos fue de tanteo para unos y de espectáculo cara a la afición para otros. En turismos los mejores cronos estaban firmados por Nicomedes Pérez (Ford Escort RS Cosworth) 3’38”094, seguido de Moisés Rodríguez (Ford Sierra RS Cosworth) a 925 milésimas y José Francisco Acosta (Porsche 911 GT3) a 1”224 de Nico.

Entre los problemas más importantes hay que reseñar los fallos de motor en el Mitsubishi Lancer Evo VI de Samuel Rodríguez por falta de gasolina, el toque y pinchazo de rueda trasera que tenía Armando Díaz con el BMW M3 en la “curva de la afición” y los más de 5 minutos que perdían Iván Armas y Miguel Ángel Quintino con sus respectivos BMW M3, el primero por avería en el mando del acelerador y el segundo por rotura de la correa del alternador, que pudo sustituir por la de repuesto para alcanzar la meta.

En las barquetas “día negro” para el favorito José Manuel González, un cortocircuito le dejaba sin gobierno las levas del cambio. Avería que se iba a repetir en la primera manga oficial, renunciando el contrariado piloto a salir en la última.

Primera manga oficial
Esta subida quedaba partida en dos por el ya comentando incidente de Perseo, y ante el gran retraso acumulado los pilotos que restaban por salir apretaban el acelerador para asegurar el resultado, por si llegara a producirse la suspensión de la última manga. El mejor tiempo en turismos lo establecía Samuel Rodríguez en 3’33”689, con “Chicho” Acosta pisándole los talones a solo 643 milésimas y la sorpresa de ver en el tercer puesto al Citroën Saxo VTS del barloventero Julián González por delante del BMW M3 de Cristo Padilla, el Sierra Cosworth de Moisés Rodríguez y el Renault Clio V6 de Pedro R. Concepción.

El motivo de estas posiciones había que buscarlo en la retirada de Nicomedes Pérez a causa de un manguito del turbo, el mal tiempo que volvía a realizar Iván Armas al reproducirse la avería y en los problemas que tenía Ernesto Arrocha en el turbo del Mitsubishi Evo V, al parecer por un montaje defectuoso tras las verificaciones, al menos esto es lo que comentaba el piloto.

Como estaba pronosticado, Júnior Plasencia se hacía con el mejor tiempo en el Trofeo de Promoción (noveno de la general) distanciando en nada menos que 7”315 a Jorge Rodríguez, al que seguían con diferencias escalonadas Cristo Manuel Negrín y Lucas Díaz, todos ellos en lo que además parecía una copa monomarca con sus respetivos Citroën Saxo VTS.

Segunda manga, revolución en el podio

Se iniciaba la última ascensión a las 19.40 horas, saliendo los pilotos con intervalos de un minuto, por lo que la temperatura iba bajando ostensiblemente sobre todo en la zona de meta, y en consecuencia enfriándose el asfalto, lo que permitía un mejor rendimiento de los vehículos, de hecho una mayoría de los pilotos hicieron su mejor tiempo en esta manga.

Una manga que tuvo una impresionante aceleración final con los tiempos que se sucedían y los cambios de líder que iban a conformar un definitivo podio. Iván Armas, ahora con todo en orden, marcaba un 3’33”547 que parecía imbatible, hasta que llegó Nicomedes y le dio un bajón de 2”443 y cuando el piloto de Los Llanos se veía como ganador, arribaba Samuel Rodríguez que limaba 143 milésimas a un Nico que no terminaba de creerse el desenlace de una carrera igualada al máximo, porque tan mínima diferencia se producía en una considerable distancia de casi 7 kilómetros.

La nueva composición del podio dejaba a “Chicho” Acosta en cuarto lugar, el mismo del año pasado. El piloto del Porsche hizo que le aflojaran la suspensión para defenderse mejor en ese patinaje sobre asfalto, pero el resultado fue que empeoró unas milésimas su tiempo anterior; eso sí, distanciando a Cristo Padilla en casi 5 segundos, éste estuvo a punto de perder la posición a manos de Moisés Rodríguez, quien se quedó a solo 416 milésimas del BMW M3 del tinerfeño. En esta lucha por la quinta plaza también estuvo Pedro Concepción con el Clio V6 muy mejorado de funcionamiento, ya que finalmente solo 137 milésimas le separaron de Moisés.

En esta manga final, Ayose Pérez (Citroën AX GTI) rebajó su crono anterior en más de tres segundos y se hizo con el octavo puesto en perjuicio de Julián González. Cerrando el “top 10” Nauzet Brito, con demasiados problemas en el Porsche 911 GT3, que superaba por 1”762 al BMW M3 de Quintino, que tampoco tuvo esta vez su mejor día.

Los diez primeros del Trofeo de Promoción bajaban sus tiempos en la segunda manga, sin embargo no hubo alteración en las primeras posiciones, siempre bajo el severo mando de Júnior Plasencia.

En Grupo T, con clasificación independiente, el grancanario Modesto Martín impuso su BMW M5 por una diferencia de 4”383 al BMW 325i del tinerfeño Fernando Díaz.

Sorpresas en barquetas
La primera de estas sorpresas fue el ya citado abandono del favorito José Manuel González. En los entrenamientos tomaba el mando Aníbal de Luis (BRC) frente a un prudente David Francisco, que tras dos años inactivo pasaba de un Citroën Saxo a subirse por primera vez a una barqueta.

En la primera oficial seguía mandando Aníbal, pero con una ventaja de solo 1”483 ante un David que se iba haciendo progresivamente a la nueva montura y recuperándose de su letargo, esa mejora se sustanció definitivamente en la última ascensión rebajando su crono en mas de 5 segundos para batir a Aníbal en 1”349, dejando un registro de 3’26”049 que es el récord absoluto de Barlovento en esta versión de 6,900 km.

Una organización que estuvo a la altura

La responsabilidad organizativa estuvo a cargo de un comité de la FIALP , que en primer término tuvo la muy especial labor de reconducir la negativa del Ayuntamiento de Barlovento a la celebración de la prueba, tras el rocambolesco final que tuvo la edición del año pasado.

El tacto negociador de Pedro Pérez “Madalú” no solo obtuvo el placet municipal para esta edición, sino el regreso a la organización en 2014 de la Escudería La Palma Isla Bonita, tras tomar la presidencia de esta entidad Juan Santana.

Ya en el día de la carrera, no fue nada fácil la papeleta que se presentó con el ya comentado accidente. Pero nadie perdió los nervios, la veteranía y buen hacer de todos los componentes de la organización supieron estar a la altura, controlando perfectamente el desarrollo de la prueba. No faltaron críticas al hecho de que los coches salieran de minuto en minuto, sobre todo cuando parecía que la noche se venía encima, pero tal como estaba de deslizante la carretera, y con la incidencia ya vivida, este intervalo era una medida de seguridad, por lo tanto intachable.

Destacar la colaboración de la marca KIA en la caravana de seguridad, y la "reaparición" de un ilustre de nuestro automovilismo, Paco Trujillo, pilotando de nuevo en Barlovento, ahora el KIA cee_d que oficiaba de "coche cero".

Armando Díaz “Premio de la afición”

Al término de la multitudinaria entrega de trofeos, con los ánimos ya serenados al conocerse la favorable evolución de los lesionados, se procedió a desvelar el destinatario del “Premio de la Afición” que tradicionalmente entregan los “Amigos del Motor de Barlovento”. En esta ocasión el galardonado fue Armando Díaz Expósito, un hombre fiel a esta prueba, aunque nunca haya estado en las primeras posiciones por su generoso estilo de conducción dedicado a agradar a cierto público, antes que al crono.

Sin quitar un ápice del merecimiento de Armando, ni de la buena voluntad de los “Amigos”, se incide en premiar la espectacularidad en el pilotaje. Aparte de que hay pilotos también con indudables méritos, sobre todo porque los modestos también cuentan, debe rebajarse ese tono de “prueba-espectáculo” que se está dando a esta subida y que termina en consecuencias indeseadas como las de hoy. En los dos incidentes hubo una especial fortuna, pero no siempre la suerte va a estar al quite, y ya se sabe “tantas veces va el cántaro a la fuente...”
Página 1 de 3    Siguientes »
Comentarios · 29
29 · juan pedro 07-08-2013 12:01 h.
jajaj ya empiezan a escribir aqui,los peritos ,jajajaja a donde hemos llegado. si no pagan es que ,la gente estaba mal puesta.habia gente que querian hasta tocar los coches cuando subian.esos si son unos temerarios,no los participantes.
28 · El Profe 07-08-2013 08:32 h.
Espacio : Tiempo = Velocidad, todo lo demás ¡¡¡BASURAAAAA!!!
27 · Iuris 06-08-2013 16:36 h.
Indemnización lesionado por fractura de dos piernas, rehabilitación, baja laboral, daños morales, etc: 120.000 euros aprox. La Cía. aseguradora se niega a pagar, porque al revisar el vídeo se aprecia conducción peligrosa "no deportiva", y por tanto fuera de cobertura. El tema va al juzgado y el Juez condena solidariamente a Madalú como organizador, a Julín como director de carrera, y al aspirante a piloto por sus antecedentes en fabricar donuts. Total: a 40.000 euros por barba la bromita de Barlovento. Pero si las lesiones se complican, agárrense a la brocha, porque les quitan la escalera.
26 · Tono 05-08-2013 22:38 h.
El reglamento no permite estas locuras y disparates dentro de una prueba de montaña donde algunos pilotos quieren ganarse a los aficionados haciendo trompos y lo peor es que muchos medios de comunicación en especial el CCC (Comida, coche, Casa) el Cipriano le da bombo y platillo a estos locos. No se puede permitir que en una prueba se hagan trompos a conciencia uno y otro (visto por mi personalmente) es diferente que por ir rápido puedas hacer un trompo, que te cruces un poco, pero ir haciendo el tonto en todo el tramo debería estar castigado con retirar la licencia.
25 · Patrik 05-08-2013 22:21 h.
Acabo de ver el accidente en la tele Canaria, tratado como un suceso, en deportes ni una palabra. Se observa perfectamente que el pseudo piloto va fuera del sitio y totalmente pasado, encima tira del freno de mano para hacer una de sus gansadas y plaff. Los lesionados estaban en el exterior de la curva, cierto, pero a una distancia considerable y sin peligro alguno para los que van a hacer tiempo y no el papa frita. Este hombre en la ultima de Gúimar hizo tres trompos, y aquí se ve iba en la misma linea. No conozco a fondo los reglamentos, pero deben contemplar una total prohibición que acabe con esta plaga.
24 · ACLARATORIO 05-08-2013 18:09 h.
jordi campeon no soy armando diaz,no creo que le haga falta meterse pero cuando veo cosas que no vienen a termino las defiendo y se un poco coherente y si eres un buen aficionado,valoras las carreras. no mezcles las carreras con la polemica,defiende este deporte que tenemos que no llegaremos a ningun lado debemos tomar las precauciones adecuadas.
23 · Pablo Delgado 05-08-2013 13:09 h.
El drifing es una modalidad como otra cualquiera, y lo mismo de respetable, pero se debe practicar en lugares idóneos y no en una prueba de montaña o un rally. Por ejemplo, en Las Palmas hay dos o tres clubs de drift que se reunen para hadar sus rodadas particulares en el circuito de Maspalomas, también cuando hay pruebas de velocidad los invitan para que rueden en los intermedios. Así sí, en un circuito, donde no hay ninguna posibilidad de llegar haste el público. Fuera de stos lugares acotados, peligro, mucho peligro, ya se han sufrido varios ejemplos, incluido uno en una pista de karting, que tampoco sirve para eso.
22 · Jordi 04-08-2013 22:06 h.
Al Aclaratorio: Excusatio non petita, accusatio manifesta. Apuesto que te llamas Armando y te apellidas Díaz.
21 · A PIE DE TRAMO 04-08-2013 19:59 h.
Hola, mucho fantasma habla aqui, yo estaba en el lugar del accidente la culpa no la tiene el PIlOTO LE DOY ANIMOS AL PILOTO PARA QUE ARREGLE SU PRECIOSO BMW Y SIGA CORRIENDO, la gente estaba en la salida de una curva al lado de la carreta con niños, cuando la cinta de seguridad estaba 10 metros mas atrás LA CULPA ES DEL AFICIONADO.
20 · ACLARATORIO 3 04-08-2013 18:46 h.
el otro el bmw el blanco que casi tocas la valla del antiguo bar mirador con la gente que habia que necesidad tienes de irte a tu casa,sabiendo que has dejado herida a alguna persona,espero refleccionen y no tengamos una desgracia.POR EL BIEN DE TODOS..... 4.Deberian diferenciar conduccion rapida y algo espectacular Armando Diaz y Pepe Juan y la conduccion driftera la cual llegas a una curva frenas y haces la machangada espero tengan uso de razon y este susto de una buena leccion de lo que se esta volviendo el automovilismo SUERTE A TODOS EN LAS PROXIMAS CARRERAS
Página 1 de 3    Siguientes »
Su comentario: Normas de Uso

Nombre: 
  
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Motor2000.net.
  • No se permiten comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Motor2000.net se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere fuera de lugar o inadecuados, sin previo aviso.
  • El envío del comentario supone la aceptación de la Política de Privacidad.
» No pueden realizarse más Comentarios. Gracias por su visita.
Contactar   |   Añadir a Favoritos   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal
AUTOMOTOR EXPERT, S.L. © Copyright 2021 - Todos los derechos reservados
Cerrar
Imagen de la Noticia