COOKIES:  Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. ·  Más información » ACEPTAR
Publicidad
Motor 2000
 Síguenos en YouTube.com  RSS
Martes, 17 septiembre - 2019 (10:18 h.)
Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter
V Rallye Villa de Teror (21 de septiembre 1985)
Carlos Alonso-Lamberti, “señor de El Zumacal”
Pocas veces podrá darse tanta emoción en un rallye tan pequeño como en el Villa de Teror, que en su quinta edición contaba con solo siete tramos y a lo largo de los cuales se sucedieron hasta cuatro líderes al mando de la clasificación.
0 ComentariosImprimir12-09-1985  |  Juan J. Alonso/ Fotos: Orlando Yánez
AMPLIAR
AMPLIAR
AMPLIAR
Aparte del gran momento que atravesaba en esa temporada 85 Carlos Alonso-Lamberti, contando sus actuaciones por triunfos, en este rallye era aún más favorito al considerar su habitual y perfecto acoplamiento al tramo de “El Zumacal” –con doble pasada en ambos sentidos- cuya extraordinaria simbiosis con este trazado le permitía incluso recuperar la veintena de segundos que perdía en “Jardín de Corvo” a causa de un trompo con el Opel Manta 400.

Cuando un rallye es tan breve, cualquier incidencia se refleja en movimientos clasificatorios, sobre todo si los afectados son los hombres de cabeza. En el TC1 a Medardo Pérez se le desprendía el sillón del Porsche 911 SC y cedía un buen puñado de segundos, además de alcanzar la meta casi de milagro; En el TC3, José María Ponce perdía una docena de segundos al trompear con el BMW 635 CSi y en el TC4 el afectado era Santi Álvarez, que lideraba el rallye con 9 segundos de ventaja sobre Medardo y 10 respecto a Lamberti, cuando en la zona más rápida de “Los Castillos” volcaba dando varias vueltas de campana con el valioso Renault 5 Turbo de Corse. En el penúltimo tramo, la “Bajada de El Zumacal”, Lamberti recuperaba el liderato del rallye en la forma prevista y definitiva.

A partir del segundo puesto las diferencias fueron escalonándose , con José María Ponce y Fernando Capdevila tercero y cuarto, respectivamente, con los BMW 635 CSi de Sauermann Competición, quejándose el tinerfeño de problemas con la estabilidad al montar su coche una suspensión de circuitos.

Manuel Rodríguez “El Vaquero” terminaba quinto de milagro, ya que su Ascona 400 sufrió problemas de motor a lo largo de toda la jornada, llegando incluso a la meta final con el motor parado. Sergio Marrero protagonizaba una extraordinaria carrera con el Renault 5 Copa Turbo de Grupo A, perdiendo el sexto puesto por una penalización de dos minutos en un apurado cambio de neumáticos, cuando la penalización en retraso se contabilizaba en tiempo real…

Las posiciones sexta y séptima eran ocupadas por Sebastián González, en una de sus mejores actuaciones con el Opel Ascona 2000, y Tomás González a los mandos del Toyota Corolla ST. A partir de aquí empezaban a aparecer los pilotos más destacados de Grupo N, dentro de un cerrado duelo VW Golf GTI que se resolvía a su favor Orlando Alonso, debiendo emplearse a fondo para distanciar a Paco Naranjo que empezaba muy fuerte. Antonio Guerra, que también estuvo en la lucha, se salía con el flamante y novedoso Renault 5 GT Turbo y Ángel Dávila sufría problemas de inyección en el BMW 325i que incluso le llevaban al abandono.

Después de una gran carrera se situaba en la décima posición el seminovel George Van Wijk, que además era el ganador en Grupo 2 con el Toyota Celica. Los puestos siguientes eran ocupados por Patrocinio Barambio (Opel Ascona 2000), Manuel Suárez (Honda CRX), Octavio Monzón y Roberto Ravelo, ambos con Toyota Starlet, antecediendo al infortunado Sergio Marrero, cuya citada penalización le costaba ocho posiciones.

Suele suceder que los rallies tan cortos y concentrados, se convierten en un vertiginoso sprint que se cobra numerosos abandonos. Ya en el primer tramo era baja Severo Romero, que reaparecía con un Opel Ascona 2000 de Grupo A. siguiéndole en la lista de retirados Manuel Padrón con el Talbot Sunbeam Lotus; Diego Suárez, que rompía la caja de cambios del Honda Civic cuando rodaba tras el quinteto de cabeza; Carmelo Santana, que volcaba con el Fiat Ritmo 130 TC sobre la línea de meta de “El Zumacal” y María del Pino Peña, que ya más hecha a su nuevo Renault 5 GT Turbo truncaba una gran actuación al desprenderse un amortiguador trasero. De los 47 equipos que tomaban la salida, eran 36 los que llegaban a la meta final en la Villa de Teror.
Página 1 de 1   
Comentarios · 0
Página 1 de 1   
Su comentario: Normas de Uso

Nombre: 
  
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Motor2000.net.
  • No se permiten comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Motor2000.net se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere fuera de lugar o inadecuados, sin previo aviso.
  • El envío del comentario supone la aceptación de la Política de Privacidad.
» No pueden realizarse más Comentarios. Gracias por su visita.
Contactar   |   Añadir a Favoritos   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal
Ediciones Especializadas del Motor, S.L. © Copyright 2019 - Todos los derechos reservados
Cerrar
Imagen de la Noticia