COOKIES:  Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. ·  Más información » ACEPTAR
Publicidad
Motor 2000
 Síguenos en YouTube.com  RSS
Sábado, 4 febrero - 2023 (17:49 h.)
Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter
Hyundai Santa Fe: aspirante premium
Tercera generación del Hyundai Santa Fe, un SUV de libro, con carrocería autoportante y ausencia de caja de reductoras, aunque lo más destacable es su agilidad, virtud aún más meritoria si nos atenemos a sus cotas, con casi 4,7 m de longitud total.
1 ComentariosImprimir02-12-2014  |  Aythami Alonso / FOTO: Micael Löfgren
Un paso de gigante es el que ha dado Hyundai con su crossover de tamaño grande, sobre el que ha aplicado toda la batería de conocimientos y ‘know-how’ en materia de tecnología y dinámica de conducción, disfrazando un crossover D, de casi 1.900 kilos, como un dócil vehículo que bien podría pasar por un SUV compacto, en lo que a sensaciones tras el volante se refiere.

De hecho, por momentos llegamos a dudar si la unidad de pruebas cedida por Hyundai Canarias incorporaba suspensión autonivelante, elemento opcional descartado en esta unidad concreta, lo cual confiere una mayor valoración al comportamiento del nuevo Santa Fe, cuya prueba dinámica se desarrolló enteramente bajo lluvia, sin mostrar el menor atisbo de pérdida de adherencia o movimiento extraño.

La sensación que transmite es de mucha precisión, incluso con el selector de asistencia de la dirección (Flexsteer) en modo “confort”. El balanceo de la carrocería es mínimo, pero no porque el tarado del conjunto muelle/amortiguador/estabilizadora haya sido endurecido, pues la rumorosidad en el habitáculo y absorción de irregularidades rozan la perfección. Probablemente los ingenieros de dinámica vehicular han optado por aproximar el centro de gravedad y el eje de balanceo del vehículo, logrando este efecto de “virar plano”.

Interior ‘business class’
El efecto de elegancia y clase que transmite exteriormente el nuevo Santa Fe se extrapola al habitáculo, cuyo diseño, detalles de acabado y materiales empleados poco tienen que envidiar a los intocables del segmento SUV premium, comenzando por el primer gesto que hacemos cuando nos ponemos al volante: ajustar el asiento, operación que se realiza de forma eléctrica, con posibilidad de memorizar los reglajes de hasta tres conductores.

El aumento de tamaño del nuevo Santa Fe ha traido consigo la ganancia en espacio para las piernas en la primera y segunda filas (38 y 45 mm), no así en altura libre al techo, pues ésta ha disminuido, pero sin llegar a poner en peligro el confort de los más altos. Con la tercera fila de asientos (tipo transportín plegable) recogida, el volumen del maletero es de 534 litros. Con 7 plazas disponibles, éste baja hasta 476 litros.

En este enlace se puede repasar con detenimiento el amplio listado de equipamiento de la unidad de pruebas, tope de gama (versión Premium), cuyo precio final es de 34.750 euros, aunque la versión de acceso está disponible desde 28.895 euros.

Motor 2.2 de 197 CV, cambio automático y 4x4
La gama Santa Fe en cuanto a motorizaciones es muy simple, con dos motores de 2.0 y 2.2 litros, que ofrecen 150 y 197 CV. Este último es el que hemos conducido, con un nivel de satisfacción casi inmejorable, pues tiene suficiente potencia para mover el vehículo con diligencia, a lo que se suma el cambio automático de 6 velocidades, que incorpora dos modos de funcionamiento: totalmente automático y deportivo.

Aunque se trata de una transmisión normal de convertidor de par, incorpora un convertidor exclusivo de par plano y una configuración innovadora que lo convierten en la unidad de seis velocidades de menor tamaño del mundo; pesa 12 kg menos y es capaz de lograr un ahorro de combustible de hasta un 12% en comparación con una transmisión automática convencional.

Únicamente merece, bajo mi opinión, un punto a mejorar, como es el accionamiento de la palanca cuando pasamos a través del Neutro, Parking, o Reverse. Su tacto se muestra algo más rudo de lo que cabría esperar, aunque como compensación nos permite su utilización en modo secuencial, situando la palanca hacia la derecha en posición “D”.

La tracción de la unidad de pruebas es 4x4 permanente, sin posibilidad de incorporar reductora, lo cual le impide acceder al rango de todo terreno. El sistema motriz es inteligente, variando el reparto de tracción desde un 100% delantera en condiciones de buena adherencia, hasta 50/50 en terreno resbaladizo, con posibilidad de bloquear electrónicamente el diferencial mediante un pulsador en la consola (hasta 40 km/h). Existe una versión 4x2.

Su comportamiento dinámico fuera carretera es muy bueno, y aunque no lo sometimos a exigencias extremas, la capacidad motriz en terreno suelto permite circular con seguridad, si bien la llanta de 19” y el neumático de perfil 55 desaconsejan acometer pistas pedregosas, pues el pinchazo aparecerá indefectiblemente.
Página 1 de 1   
Comentarios · 1
1 · Guillermo 02-12-2014 20:47 h.
Felicitaciones por el coche, por el artículo y por las fotos, muuuuuyyyyyyy buuuueeenaaassss. En Canarias hay nivel y damos sopas con honda (o con Hyundai) y es un orgullo.
Página 1 de 1   
Su comentario: Normas de Uso

Nombre: 
  
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Motor2000.net.
  • No se permiten comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Motor2000.net se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere fuera de lugar o inadecuados, sin previo aviso.
  • El envío del comentario supone la aceptación de la Política de Privacidad.
» No pueden realizarse más Comentarios. Gracias por su visita.
Contactar   |   Añadir a Favoritos   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal
AUTOMOTOR EXPERT, S.L. © Copyright 2023 - Todos los derechos reservados
Cerrar
Imagen de la Noticia