COOKIES:  Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. ·  Más información » ACEPTAR
Publicidad
Motor 2000
 Síguenos en YouTube.com  RSS
Lunes, 27 septiembre - 2021 (10:33 h.)
Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter
Disponible desde 15.500 euros, con un extenso equipamiento
Audi A1, sello de la casa
Las prisas no son buenas consejeras, por lo que Audi ha tardado en sacar un modelo a caballo entre utilitario y compacto. El resultado final, difícil de mejorar El Audi A2 salió como respuesta precipitada a la Clase A de Mercedes-Benz, y como todo lo que se hace apresurada y visceralmente, el resultado fue un borrón en el expediente de la firma de Ingolstadt.
2 ComentariosImprimir18-10-2010  |  Aythami Alonso/Fotos: Micael Löfgren
Junto con el cese de la comercialización del Audi A2 (año 2005) se inició el diseño del A1, un modelo nacido para defender la retaguardia del A3, cuyas dimensiones crecieron con su segunda generación, de tal forma que dejaba a la marca de los cuatro aros sin representante en la barrera de los 4 metros de longitud, un segmento de gran volumen de ventas y en pleno auge, dada la concienciación medioambiental y desplazamientos urbanos por los que actualmente se rige la mayoría de automovilistas.

Este modelo, completamente nuevo y nacido de un folio en blanco, atesora la esencia Audi de exclusividad, diseño y excelentes acabados, por lo que los seguidores de la marca podrán disfrutar de todo lo que tradicionalmente han ofrecido los cuatro aros, aunque concentrado en una plataforma de 3,95 m. de longitud, compartida con el VW Polo

Precisamente por esa concentración de virtudes parece que nuestros sentidos perciben aún con más fuerza lo que el A1 es capaz de transmitir, tanto en lo visual, como en lo táctil.

Diseño inédito
Ésta es la segunda experiencia en la era moderna de Audi sobre un modelo de dos volúmenes, tras haberse estrenado en el año 92 con el A3, aunque como decíamos anteriormente, éste ha crecido en su segunda generación, dejando al A1 como defensor en el ruedo de los inferiores de 4 metros. Lo fácil hubiera sido encoger al A3, pero los diseñadores se llenaron de orgullo y se propusieron crear algo totalmente inédito.

Y lo han conseguido, especialmente en la zaga, donde la originalidad es su principal virtud, pues la caída abovedada del techo, las líneas horizontales del portón, los grupos ópticos, etc. se salen de la norma del segmento, aportando aires renovados y frescura a un campo que siempre se ha caracterizado por la variedad de soluciones estilísticas implementadas.

En un primer vistazo surge la duda sobre la procedencia del nuevo modelo, pero los cuatro anillos entrelazados sobre el portón lo delatan de inmediato y es cuando nace la expresión de sorpresa, ya que no estamos acostumbrados a convivir con un Audi de dimensiones tan contenidas.

Del frontal poco se puede hablar, ya que ahí no ha habido experimentación. Había que conservar la imagen de marca y lo han logrado de forma sobresaliente, mezclando recursos como el capó apoyado sobre las aletas y los espejos anclados a las puertas, vistos en el TT o el R8, además de la parrilla Single Frame con los grupos ópticos y su ola de leds para la iluminación diurna. No existe opción al equívoco en su identificación delantera.

El perfil, con su techo abovedado y el arco en tonalidad diferente a la carrocería, marca la personalidad del A1 y lo diferencia completamente de su hermano el VW Polo, con el que comparte plataforma, aunque el Audi goza de una anchura 38 mm. superior (1.720 mm contra 1.682 mm.) y una altura 42 mm inferior (1.420 mm contra 1.462 mm) suficientes para aportar al A1 un aspecto más voluminoso y aplomado sobre la carretera.

Interior genuinamente Audi
Elementos aeronáuticos han sido la fuente de inspiración de los interioristas del A1, comenzando por la forma de ala del salpicadero y siguiendo con las prominentes toberas del sistema de aireación, similares a las turbinas de un jet. En lo alto del salpicadero emerge la pantalla escamoteable de 6,5”, en la que podemos controlar el equipo de audio, el bluetooth, los periféricos conectados a la toma Auxiliar, etc.

En los acabados y calidad de los materiales nos reencontramos con los estándares de Audi, caracterizados por unas superficies perfectamente esculpidas, rematadas por un recubrimiento mullido y suave al tacto, propio de segmentos superiores. Como los mandos del sistema de climatización, cuyo tacto ha sido perfectamente estudiado para transmitir solidez en su manejo, aún estando fabricados en plástico.

Destaca el apoyabrazos central, dispuesto entre ambas banquetas delanteras, que aparte de servir de descanso para el codo esconde un muy útil espacio para guardar objetos. El apoyabrazos de la puerta –lado del conductor- sin embargo, no resulta lo suficientemente cómodo o funcional, pues queda en un plano demasiado bajo, e impide descansar el codo y asir el volante al mismo tiempo de forma ergonómica.

Una de las dudas que surgen al observar el perfil del A1 se centra en la habitabilidad de los ocupantes posteriores, la cual ha sido resuelta con eficiencia, ya que la merma de altura libre al techo que se produce por la caída de éste, ha sido compensada por una cota de la banqueta trasera rebajada mínimamente, permitiendo viajar con holgura a adultos de estatura media-alta.

Motor 1.6 TDI 105 CV, la opción ideal
La unidad cedida por Domingo Alonso para esta prueba es el 1.6 TDI de 105 CV, tope de la gama diesel y, bajo nuestro criterio, la opción ideal en cuanto a prestaciones y consumo.

Su inyección directa y la presencia de turboalimentación le hacen poseedor de una agilidad sensacional, a lo que se unen unos niveles de consumo realmente aquilatados. El fabricante lo cuantifica de forma optimista –como suele ser habitual- en 3,9 lit/100 kms, aunque en condiciones de circulación realista se incrementa hasta los 5,3 lit/100 kms., los cuales, dicho sea de paso, están más que bien.

Su entrega de potencia es plana y su rumorosidad bastante baja, pero el complemente perfecto hubiera sido el cambio de 6 marchas que existe en el catálogo del Grupo VAG, en vez del 5 marchas que han decidido acoplar al A1.

Ello no quiere decir que este cambio vaya mal, todo lo contrario, es un ejemplo de efectividad, pero el rizo hubiera quedado perfectamente rizado con la caja de seis, aunque ya existe la S-Tronic secuencial de 7 marchas para cerrar el círculo del placer de conducir.

La gama de motorizaciones queda configurada por otro 1.6 TDI de 90 CV y dos 1.4 gasolina TFSI de 86 y 122 CV.
Página 1 de 1   
Comentarios · 2
2 · jarvis 03-01-2011 12:18 h.
Me encanta!! El otro día vi una buena prueba a fondo del coche en una revista digital que me bajé: http://motorlife.autoconsultorio.com
1 · Miguel C. Dávila 18-10-2010 18:53 h.
Fantástico coche. Esencia Audi e incursión en un nuevo segmento para la marca a la que felicito. ¡Quiero uno Reyes Magos!
Página 1 de 1   
Su comentario: Normas de Uso

Nombre: 
  
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Motor2000.net.
  • No se permiten comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Motor2000.net se reserva el derecho de eliminar comentarios que considere fuera de lugar o inadecuados, sin previo aviso.
  • El envío del comentario supone la aceptación de la Política de Privacidad.
» No pueden realizarse más Comentarios. Gracias por su visita.
Contactar   |   Añadir a Favoritos   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal
AUTOMOTOR EXPERT, S.L. © Copyright 2021 - Todos los derechos reservados
Cerrar
Imagen de la Noticia